Numerosos son los niños que cada año al iniciar el curso escolar contraen pediculosis, infestación de la cabeza producida por la presencia del parásito Pediculus capitis, vulgarmente conocido como el piojo de la cabeza. La aparición del insecto es más propicia en la época de calor aunque no se descarta la existencia en otras épocas del año.

Esta infección según la Asociación Española de Pediatría es "una de las enfermedades más contagiosas, junto con el resfriado común".

Piojos y liendres

Los piojos son insectos ovíparos de color grisáceo, que habitan exclusivamente en el cuero cabelludo, se alimentan de sangre, miden entre dos y tres milímetros, y carecen de alas. Poseen seis patas aptas para sujetarse al cabello y desplazarse rápidamente. De difícil localización, se distinguen con más facilidad a las liendres, pequeños huevos de color blanco o amarillento que se encuentran adheridas a la base del pelo. Eclosionan entre siete y diez días y se convierten en piojos.

En numerosas ocasiones los diminutos huevos se confunden con la caspa, sin embargo esta se desprende fácilmente del cabello mientras que las liendres se resisten, debido a una sustancia pegajosa, la quitina, que la madre utiliza para fijarlas al pelo.

Estos animalillos se transmiten por contacto directo con el pelo de una persona infestada ya que no saltan ni vuelan. El cabello limpio es su predilecto permitiéndoles sujetarse mejor, alcanzando antes el cuero cabelludo para así poder alimentarse. Aunque atacan a cualquier persona, los niños en edad escolar son los más propensos al contagio por los hábitos que adquieren, presentando las niñas mayor predisposición.

Cómo descubrir la presencia de piojos

El síntoma principal es el picor en la cabeza, irritación detrás de las orejas, la coronilla y la nuca producido por la saliva que origina el huésped al picar sobre el cuero cabelludo para alimentarse.

A veces la sensación de picazón no es causada por el insecto, sin embargo una buena opción para saber si existen piojos en nuestra cabeza es peinar el pelo con una lendrera, sacudiéndola en el lavabo para mirar si hay algún visitante. Si se detectan es el momento perfecto para eliminarlo.

Pediculosis: tratamiento y prevención

Una vez confirmada la presencia de estos bichos lo idóneo es utilizar un tratamiento a base de permetrina combinándolo con el uso de la lendrera. Para que dicho tratamiento resulte eficaz se deben seguir las siguientes indicaciones: aplicar una loción pediculicida sobre el cabello seco, cubrir la cabeza con un gorro de plástico durante 15 minutos y aclarar el pelo. Acto seguido se utiliza un acondicionador o champú dejándolo actuar entre 10 o 15 minutos, se enjuaga con abundante agua y finalmente se retiran con la ayuda de un peine de púas finas y estrechas los piojos y liendres muertas.

Posteriormente se inspecciona la cabeza para controlar la reaparición.

Consejos útiles para evitar la aparición de piojos

A la hora de prevenir los piojos hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar el intercambio de cepillos, gorras, horquillas... mientras exista riesgo de contagio.
  • Lavar la ropa de la persona contagiada a temperaturas superiores a 50ºC.
  • Desinfectar los peines y utensilios del pelo.
Es fundamental repetir el tratamiento al cabo de una semana para comprobar la existencia de liendres, ya que ningún producto las elimina por completo.