Desde la aparición de la vida en pareja monogámica, la infidelidad ha acompañado al hombre y ha sido motivo de múltiples rupturas y sufrimientos.

La fidelidad y la infidelidad han sido concebidas de diferente manera a través del tiempo. Así, en Grecia se consideraba que un hombre era infiel si tenía relaciones sexuales con una mujer casada pero no lo era si lo hacía con concubinas o esclavas.

Esto confirma, que el concepto de infidelidad ha ido cambiando en el tiempo y actualmente, cada pareja marca sus propios límites y lo que para una es infidelidad para otra no es mas que un simple coqueteo.

El placer de la conquista, denominador común en las personas infieles, es una conducta que esconde miedo al fracaso, a las relaciones, falta de madurez e inseguridad.

Para muchas personas, es fundamental tener una actividad sexual importante para que una relación afectiva funcione. Cuando esto no ocurre, buscan lo que les falta fuera de la pareja, afirmando que la infidelidad o el engaño les ayuda a mantener su vida en pareja.

¿Qué es la infidelidad?

La infidelidad es el incumplimiento del compromiso de fidelidad, teniendo en cuenta que la fidelidad es el respeto mutuo entre los miembros de una pareja.

Se aplica también a la ruptura de cualquier compromiso pactado por la pareja y que, por cualquier circunstancia, posteriormente se ha quebrantado por uno de los miembros.

Motivos de la infidelidad

Son muchas las razones que llevan a una persona a ser infiel a su pareja. Generalmente, una infidelidad indica un deseo interno de cambio. Los más comunes son la falta de comunicación, aburrimiento, distanciamiento, falta de amor, necesidad de sentirse vigentes en el "mercado sexual" o problemas sexuales.

Señales para descubrir si te engañan

  • Si su pareja se muestra más atenta de lo habitual, si realiza cumplidos y regalos a menudo puede estar tratando de acallar su sentimiento de culpa.
  • Si busca con frecuencia motivos para pelearse y así tener una excusa para poder desaparecer por un tiempo.
  • Si cada vez que discute amenaza con acabar la relación, ya que se siente a salvo cuando da estos ultimátums porque ya tiene a otro-a, en caso de separación.
  • Crítica exagerada hacia la pareja.
  • Muestras repentinas y explosivas de enfado y afecto.
  • Poco comunicativo.
  • Pone excusas a la hora de mantener relaciones sexuales, cada vez son menos frecuentes y se muestra mucho menos interesado que antes por el sexo.
  • Gastos extraños que antes no tenía.
  • Llega más tarde de lo habitual.
  • Si establece nuevas reglas de privacidad como cerrar la puerta del baño cuando nunca lo había hecho, hace su propia colada, mantiene cajones cerrados con llave, no deja el teléfono al alcance....
  • Si de repente cambia de gustos en cuanto a la indumentaria, música... quiere decir que esta intentando de complacer a su amante.
  • Si empieza a arreglarse mas de lo normal, de manera especial o hace cosas que antes no hacía como usar colonia o usar una distinta.
  • Si se comporta como si ya no formara parte de su vida o rechaza hacer planes de futuro.
Si sospecha que le están engañando, lo mejor es mantener la calma y pedir a la pareja una explicación de manera serena.

Una vez hablado el tema de la infidelidad con la pareja, si se decide seguir con la relación, para recuperarse de este engaño, lo más aconsejable es visitar a un profesional que nos ayude a recuperar la confianza en nosotros mismos y en la pareja y que nos ayude a conocer los motivos que han dado lugar a este hecho para que no vuelva a repetirse.