Como el juane, el tacacho es un plato típico de la región selvática del Perú, que al parecer viene siendo consumido por sus comunidades originarias desde tiempos remotos, teniendo en cuenta que el término que lo identifica derivaría del quechua “taka chu” que significa “lo golpeado”; algo que por lo demás, hace alusión a la forma en que es elaborado (conforme se verá más adelante).

Actualmente es muy extendida su consumición en las principales ciudades amazónicas del Perú como Iquitos, Pucallpa, Madre de Dios o Tarapoto; lo cual suele conservarse entre sus emigrados en el resto del país y el mundo.

Y con denominaciones distintas, es también preparado en algunos otros países de Latinoamérica; en Ecuador lleva el nombre de bolón, y se le suele mezclar con queso; en Cuba es conocido como fufú de plátano, y en República Dominicana y otros países caribeños como mofongo.

Ingredientes para preparar tacacho para cuatro (4) personas

  • 4 plátanos machos verdes.
  • 400 gr. de panceta o chicharrón de cerdo.
  • ½ vaso de aceite.
  • Sal al gusto.

Preparación del tacacho peruano

Cocer en una olla o cazo los plátanos pelados cortados por la mitad; cuando estén bien cocidos, después de unos veinte minutos de hervor, sacarlos y machacarlos en un tazón o bol con un utensilio preferiblemente de madera, agregando sal al gusto.

Al mismo tiempo poner en una sartén a calentar el aceite, para luego freír o pochar la panceta o los chicharrones de cerdo cortados en tacos pequeños; y después depositarlo en el bol o envase con el plátano machacado, conjuntamente a la cantidad deseada de aceite que haya quedado en la sartén o se haya desprendido de la panceta o chicharrón; mezclar todo muy bien.

Presentación y degustación del tacacho

Dividir todo el preparado en cuatro partes, cada una de las cuales amasarlas y formar con las manos una especie de bola, para ser luego colocadas en los platos.

Una vez allí, se complementará perfectamente con un trozo de carne seca de monte o cecina, con pollo, con algún pescado frito, y hasta con una ensalada o salsa ácida. En el ámbito de la selva peruana, se suele acompañar también con la libación de algún licor regional como el chuchuhuasi, el witochado o el rompe calzón.

Por lo demás, si se desea que tenga un toque dulce, uno de los plátanos deberá estar algo maduro; asimismo, de acuerdo al gusto de los comensales se podrá freír o asar los plátanos, en lugar de cocinarlos o sancocharlos.