Es importante considerar al pescado como parte de una dieta saludable, ya que es una fuente abundante del ácido graso OMEGA-3, el cual es fundamental para el buen funcionamiento del organismo; pero no es una tarea fácil, pues suele considerarse como un alimento insípido y de pocas opciones. Aquí se muestran algunos consejos para cocinar este sano alimento, cómo acompañarlo y algunas alternativas que le darán variedad a su sabor y facilitarán su inclusión en la dieta diaria.

¿Cómo preparar pescado?

Las siguientes opciones están creadas en base a filete de pescado, se recomienda utilizar tilapia, pero cualquier pescado de su preferencia podrá incorporarse. Es primordial recordar que lo mejor es que haya sido fileteado por un profesional y que esté lo más fresco posible, tanto el filete fresco como el previamente congelado se sugiere cocinarse dentro de las siguientes 24 horas después de la compra o el descongelado.

  • A la plancha: se ponen a marinar los filetes de pescado con un poco de limón durante unos minutos, luego se colocan en la plancha caliente y se le añade sal y pimienta; se voltean los filetes cuando sea fácil introducir un cuchillo o tenedor y se puedan desmenuzar. De igual forma se puede cocinar en una sartén engrasada con un poco de aceite de oliva o mantequilla.
  • Lampreado: se salpimientan los filetes y se enharinan, luego se cubren con claras de huevo batidas a punto de turrón y se fríen en una sartén con aceite vegetal previamente calentado. Los filetes lampreados están listos cuando el huevo haya cobrado un color dorado o café claro.
  • Empanizado: a los filetes se les agrega sal y pimienta, se enharinan y se remojan en yemas de huevo batidas, luego se les cubre totalmente con el pan para empanizar y se fríen en una sartén con aceite vegetal previamente calentado, están listos cuando tengan un color dorado. El pan para empanizar puede comprarse natural o con especias italianas, incluso se le puede añadir un poco de ralladura de limón o queso parmesano.

Guarniciones y acompañamientos

Las guarniciones o acompañamientos son una parte fundamental del platillo, pues resaltará el sabor del pescado y lo puede convertir en un éxito. Éstas son algunas alternativas que se pueden considerar dependiendo de la forma en que se cocine el pescado y su sabor.

  • Vegetales de temporada: los vegetales van de la mano con el pescado y cualquiera que se escoja será una excelente opción, lo recomendable son los espárragos, el brócoli, las zanahorias, los chícharos y el calabacín. Pueden servirse al vapor o con mantequilla, sal y pimienta.
  • Ensalada verde: estas ensaladas se les llama así porque se componen de todo tipo de hojas verdes disponibles como las espinacas, la lechuga romana, rúcula, o repollo.
  • Ensalada mediterránea: la típica en la comida italiana, sus ingredientes son lechuga, cebolla morada y/o blanca, olivas negras, pimientos de preferencia, crutones y queso parmesano.
  • Ensalada de papa: cuadros medianos de papa cocida y pelada que se cubren con una mezcla de mayonesa, mostaza, apio, sal y pimienta al gusto.
Algunos otros acompañamientos sugeridos son el arroz, puré de papa, papas sazonadas o papa al horno.

Salsas, aderezos y vinagretas

El pescado puede llegar a ser un alimento un poco seco, sobre todo las primeras veces que se cocina, es por eso que muchos optan por incluir alguna crema o aderezo para darle un sabor más refinado y elegante al platillo. Estas son algunas recomendaciones que se pueden verter tanto en los filetes como en los acompañamientos:

  • Crema chipotle: se licuan 250 gramos de crema ácida junto con dos chipotles, dos cucharadas de leche y sal al gusto. Otra opción es recurrir a la crema de champiñones enlatada.
  • Salsa de limón: media barra de mantequilla se derrite en una sartén junto con el jugo de un limón, alcaparras y sal al gusto. Está lista cuando la mantequilla se haya derretido, no debe quemarse ni oscurecerse.
  • Vinagreta: se mezcla con un agitador el jugo de un limón, un ajo finamente picado, vinagre blanco, sal y pimienta, luego se va incorporando lentamente el aceite de oliva. A esta receta se le puede añadir mostaza en lugar del jugo de limón o ambos.
  • Aderezo de mayonesa: se mezcla una cuchara grande de mayonesa, una cuchara de mostaza regular, una cucharada de mostaza Dijón y una cucharada de mostaza granulada, sal y pimienta. Se le pueden añadir alcaparras.
  • Salsa de tomate: se cuecen dos tomates grandes y se licuan con dos chiles jalapeños medianos o uno grande, un cuarto de cebolla y se le agrega sal y pimienta.
Cualquiera que sea la opción que haya decidido cocinar, acompáñela con deliciosos cócteles y finalice con postres ligeros de temporada. Estos deliciosos consejos le darán un toque refinado a sus comidas, le ayudarán a experimentar, combinar sabores y texturas y darle gran variedad a su recetario.