Octavio Paz dijo: “La cocina norteamericana tradicional es una cocina sin misterios: alimentos simples, nutritivos y poco condimentados. El placer es una noción (una sensación) ausente de la cocina yanqui tradicional”.

Hay quien piensa que la gastronomía norteamericana es desangelada, sin gracia. No obstante, esta afirmación no parece encajar con la realidad de Estados Unidos; un país que ha recibido inmigrantes de tantos países y que ha sabido combinar lo mejor de cada una de estas culturas en su gastronomía.

A parte de la cocina realmente autóctona de los nativos norteamericanos y de la famosa fast food, existe también la cocina tradicional que es el resultado de la fusión de varias culturas de todo el mundo. Ejemplos serían: la pizza, la cocina tex-mex o los rolls (sushi americano).

Sin embargo, aunque el origen de su gastronomía esté en otros países, los norteamericanos han adaptado las técnicas culinarias y los ingredientes a su forma de vida y a sus gustos. Las famosas hamburguesas y los hot dogs, son platos originarios de Alemania, pero a nadie le sería difícil reconocer el estilo americano en su preparación.

La comida más importante del día

Empezar el día con un buen desayuno es fundamental, eso es algo que los estadounidenses tienen muy claro. Los desayunos norteamericanos son abundantes y suculentos, pero eso sí, ricos en calorías. Si alguien ha tenido la oportunidad de viajar a Estados Unidos, quizá se habrá asombrado con el tamaño y la cantidad de ingredientes de los desayunos y de todas las comidas en general.

Un desayuno medio en Norteamérica seria: dos huevos fritos, revueltos o escalfados , salchichas o bacon frito, pan tostado con jamón, mermelada o mantequilla, pancakes con jarabe de arce o cualquier tipo de sirope, cereales, café o té y una pieza de fruta. También es normal comer patatas fritas en el desayuno.

Uno de los platos por antonomasia en la gastronomía de EEUU a la hora del desayuno son los pancake, fáciles de hacer y asequibles para cualquier bolsillo.

Consejos prácticos para preparar pancakes

  • Existen mezclas preparadas para pancakes, pero el resultado no es el mismo que el de unas deliciosas tortitas caseras.
  • La mezcla de los ingredientes debe hacerse en el orden correcto para lograr unos pancakes perfectos.
  • Para saber cuándo está listo el pancake, hay que comprobar que esté esponjoso, tierno y dorado por los dos lados. Los bordes suelen quedar un poco tostados y algo crujientes.
  • Es importante poner las tortitas unas encima de otras para que se mantengan calientes. También es aconsejable tamizar la harina junto con los ingredientes secos para que no se formen molestos grumos.
  • No se trata de un plato dulce necesariamente, por ese motivo la masa no debe llevar mucho azúcar. Además se suele aderezar con mermeladas, siropes o miel, que ya contienen mucho azúcar de por sí.
  • Para batir es mejor utilizar unas varillas, ya que la batidora eléctrica aumenta la consistencia de la masa y luego quedan menos esponjosos.

Ingredientes para 12 tortitas (4 personas)

  • 200 de harina común
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ½ cucharada de sal
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas pequeñas de levadura (medio sobre de levadura en polvo)
  • 1 vaso de leche
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla derretida (para añadir a la mezcla)
  • Mantequilla o margarina para engrasar la sartén
  • 1 cucharada de azúcar de vainilla (opcional)
  • Jarabe de arce, sirope o miel (opcional)

Elaboración

  1. En un bol: tamizar la harina, el azúcar, la sal, el azúcar de vainilla y la levadura en polvo.
  2. Hacer un hueco en el centro de la mezcla para añadir la leche y los huevos.
  3. Mezclar bien con las varillas y añadir la mantequilla derretida. La mezcla debe quedar líquida pero consistente y homogénea.
  4. Precalentar una sartén antiadherente mediana engrasada con un poco de mantequilla. El fuego debe ser medio para evitar que se quemen.
  5. Poner 3 cucharadas soperas de preparado en la sartén. Esperar a que los bordes se empiecen a secar. Además empezarán a salir burbujitas en toda la tortita. En este momento, se le da la vuelta a la tortita y se deja unos minutos más. Se puede levantar para comprobar cuando está dorada y lista.
  6. Repetir la operación con cada tortita hasta terminar la masa. Si se desean las tortitas más grandes, sólo hay que echar más preparado y esperar más tiempo en cada tortita antes de darle la vuelta.

Sugerencias

Si se opta por lo dulce, los pancakes se pueden servir con jarabe de arce o miel, chocolate líquido, nata montada, sirope de fresa o de cualquier sabor, mermelada, o dulce de leche. Sin embargo, también se puede experimentar con ingredientes salados. Como sugerencia se pueden preparar con maíz: se dora un poco de cebolla, se le añade una lata de maíz dulce pequeña, se mezcla todo y se añade media taza de leche. Se sala al gusto y se deja reducir hasta que quede consistente y cremoso. Finalmente, se sirve la mezcla encima de los pancakes recién hechos y se decora con un poco de queso rallado.

Si no se está acostumbrado a los desayunos muy pesados, es mejor no intentar hacer un desayuno norteamericano completo, ya que las tortitas llenan bastante.