Y es que cada vez que se habla de hamburguesas, el pensamiento se va a McDonalds o Burguer King. Gracias al marketing de las empresas de “comida rápida”, dirigido a los más pequeños de la casa en muchas ocasiones, estos establecimientos han adquirido una gran popularidad. Pero existe una variante que no todo el mundo conoce y quizás sea ahora el momento de probar algo nuevo (para algunos) y casi con seguridad más nutritivo: la hamburguesa casera.

Esta receta no es en absoluto complicada, y la mayoría de los ingredientes son fáciles de encontrar en la tienda, o incluso son de uso común en cualquier cocina. Así que nunca es tarde para preparar unas suculentas hamburguesas y, si se quiere, darles un toque personal.

Ingredientes (para 6 personas)

  • 1 kilo (aproximadamente) de carne picada, mejor si es mezcla (carne de vacuno y de cerdo), para que las hamburguesas sean más jugosas.
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan de molde, sin la corteza exterior.
  • Un poquito de leche (unas dos o tres cucharadas soperas)
  • 1 diente de ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Cebolla
  • Aceite (preferiblemente aceite de oliva)
  • Pan para hamburguesas
  • Ketchup
  • Mostaza (opcional)
  • Unas hojas de lechuga
  • 1 ó 2 tomates naturales, dependiendo de su tamaño
  • 1 loncha de queso por hamburguesa

Utensilios

  • Sartén
  • Moldes para las hamburguesas (se pueden comprar, pero también se puede utilizar cualquier recipiente cuyo diámetro sea aproximadamente el de la hamburguesa.)

Elaboración

  1. Poner toda la carne picada en un bol o recipiente ancho.
  2. Aplastar con un tenedor hasta que la carne picada se convierta en una masa más homogénea.
  3. Añadir a la carne el huevo (sin batir) y mezclar todo con el tenedor.
  4. A esta masa se le añade la sal (unos dos o tres “pellizcos”, dependiendo del gusto de cada uno).
  5. Pelar el diente de ajo y picarlo lo más pequeño posible. Añadirlo a la carne.
  6. A continuación agregar el perejil. Si es natural, lavarlo y cortar las hojas en trocitos (el tallo se retira). También se puede añadir perejil seco (en bote).
  7. Colocar en un plato la rebanada de pan de molde, sin la corteza, y verter sobre ella la leche, hasta que esté lo suficiente empapada como para no admitir más.
  8. Añadir la rebanada de pan con leche a la mezcla de la carne y continuar mezclándolo todo con el tenedor.

Dar forma a las hamburguesas

  1. Después de haber dejado reposar la carne preparada en el bol (para que coja sabor), dividir la masa con un cuchillo en tantas porciones como hamburguesas se quiera preparar (esto se hace para intentar que todas las hamburguesas tengan más o menos el mismo tamaño.)
  2. Tomar una porción de carne y darle forma de hamburguesa. Se puede utilizar un molde para hamburguesas, de venta en muchos establecimientos. Pero si no se dispone uno, se puede utilizar un bol pequeño que tenga el tamaño aproximado de la hamburguesa. Finalmente, otra opción es no utilizar ningún molde.
  3. Tomar la porción de carne y hacer una bola.
  4. A continuación, aplastar dicha bola contra una superficie plana, como la de una mesa, hasta conseguir que la hamburguesa tenga la forma y grosor necesarios.

Freír las hamburguesas

Ahora que las hamburguesas ya están listas...

  1. Poner una sartén al fuego, con un poco de aceite. (la cantidad estrictamente necesaria para cubrir el fondo de la sartén). Procurar que el fuego no esté muy alto.
  2. Cuando el aceite comience a estar caliente, poner las hamburguesas, una a una, a freír.
  3. Hay que tener un poco de paciencia, porque es preferible freírlas a fuego medio. Si el fuego estuviera muy alto, se quemarían por fuera y por dentro se quedarían crudas.
  4. Cuando ya estén hechas por los dos lados, sacarlas de la sartén y ponerlas sobre un plato que habremos cubierto previamente con papel de cocina o una servilleta de papel. Esto se hace para que el papel absorba el exceso de aceite de las hamburguesas.

Opcional: la cebolla

Para aquellos a quienes les guste:

  1. Cortar la cebolla en rodajas muy finas.
  2. En el mismo aceite sobrante de freír las hamburguesas, freír también las rodajas de cebolla, hasta que queden transparentes (tener cuidado de que no se quemen.)

Presentación de la hamburguesa

  • Poner sobre un plato las dos rebanadas de pan para hamburguesa.
  • En la parte inferior del pan, poner un trozo de hoja de lechuga, lavado previamente.
  • A continuación, dos o tres rodajas de tomate (lavarlo antes).
  • Sobre la lechuga y el tomate, poner la hamburguesa.
  • Finalmente, poner la cebolla que se ha frito anteriormente (opcional), y ketchup y/o mostaza al gusto.

Otras ideas

Los ingredientes que se añaden (como la lechuga, el tomate o la cebolla, citados anteriormente) son opcionales. Hay personas a quien no les gusta el tomate o la mostaza.

Pero hay otros ingredientes que pueden ser añadidos a la hamburguesa casera: una loncha de queso, pepinillo en rodajas, mahonesa, o para los que no estén a dieta, un filete de panceta (bacon) a la plancha. ¡En la variedad está el gusto!

Por último, se puede acompañar esta hamburguesa con unas patatas fritas o con una ensalada simple. ¡Buen provecho!