Desde que se introdujo la pintura al óleo por los primitivos flamencos con su técnica de las veladuras, los pintores de todos los estilos han conseguido colores maravillosos. Durante el Renacimiento se consiguieron unos extraordinarios colores rojos y azules acumulando capas de color o usando veladuras sobre empasto, Rembrant formó las áreas claras de sus retratos superponiendo veladuras y Turner creó sus luminosos cielos con este mismo sistema.

Pero para conseguir todos estos asombrosos efectos se debe de conocer esta técnica y utilizarla correctamente.

Qué es una veladura

Una veladura es una fina capa transparente de pintura al óleo aplicada con el pincel sobre una capa seca, delgada o espesa, con la finalidad de pintar un color o modificar el color ya existente.

Debido a que una veladura altera el color de la capa anterior, ésta se puede utilizar para mezclar colores. De esta forma al aplicar una veladura azul ultramar sobre un amarillo el resultado será un verde y al superponer una veladura carmesí sobre un azul se obtendrá un morado.

El descubrimiento de la pintura al óleo

En el año 1410, en la ciudad de Brujas, capital de Flandes Occidental, el joven pintor de veinte años Juan van Eyck empezó a pintar con una mezcla de barniz blanco de Brujas y aceite de linaza. Con esta mezcla, van Eyck, aglutinaba las mismas tierras de colores que utilizaba para pintar con la técnica de pintura al temple, modo de pintar utilizado en la Edad Media.

El pintor comprobó que utilizando estos compuestos conseguía mejores colores. Además, experimentó que según la cantidad del barniz blanco de Brujas utilizado, estos colores podían secar más o menos pronto; que podía repintar o rectificar sobre los colores anteriores secos; que únicamente podía aplicar veladuras magras, sin aceite de linaza, sobre las grasas, con más aceite que barniz de Brujas; que estos colores se veían recién pintados y que el cuadro secaba sin riesgos a la sombra.

Aunque el óleo ya era conocida por los artistas de la Edad Media que lo combinaban con la pintura al temple o al fresco y, además, muchos seguían los consejos escritos en el Tratado del monje Teófilo, se considera que los hermanos van Eyck, sobre todo Juan, fueron los que explotaron las posibilidades de esta técnica, que hasta entonces había quedado infravalorada.

De esta forma nació el mejor medio para pintar: la pintura al óleo considerándose a Juan Van Eyck el descubridor.

Indicaciones para el uso de las veladuras

La técnica de las veladuras es similar a la de la acuarela: se aplican diversas capas de pintura hasta conseguir la coloración deseada; pero mientras el acuarelista intenta conseguir el color deseado mediante una primera capa, el pintor al óleo superpone diversas capas o veladuras hasta que obtiene el color deseado además de lograr la luminosidad, transparencia y riqueza del color conseguido mediante estas veladuras.

Si se quiere conseguir una veladura luminosa es necesario que el fondo sea claro. Así, para pintar el color rojo brillante de un vestido mediante veladuras se trabajará sobre blanco o fondo muy claro.

Se debe de tener en cuenta, también, que se debe seguir la norma graso sobre magro, es decir que nunca se debe pintar una veladura magra con mucha esencia de trementina y poco aceite sobre una veladura grasa con mucho aceite y poca esencia para evitar los cuarteados y que antes de aplicar una veladura, la capa anterior estará seca al tacto.

Pasos a seguir

Para conseguir unas buenas veladuras se seguirán los siguientes pasos:

  1. Se realiza una mezcla de color en la paleta a la que se añade una cantidad correspondiente de médium hasta que la pintura adquiera una consistencia diluida pero oleosa. La pintura no se mezclará sólo con trementina, ya que ésta apaga los colores y puede causar grietas en la superficie. Conviene utilizar un pincel de pelo blando, plano y largo para conseguir buenos resultados.
  2. La veladura se aplica mediante una capa fina sobre un fondo luminoso. Se mantendrá el lienzo en horizontal para que la pintura no gotee o se corra.
  3. Cuando la anterior capa se haya secado se aplicará la siguiente veladura. Entonces se observará como el color de la inferior se transparenta.
Las veladuras también se pueden aplicar sobre húmedo, en cuyo caso al mezclarse la última veladura sobre la anterior el color de la última pierde efectividad. Igualmente, se pueden aplicar las veladuras de óleo sobre pintura acrílica pero no se puede superponer pintura acrílica sobre pintura al óleo.

Los mediums

El medium es el disolvente de la pintura al óleo compuesto por la mezcla de barnices secantes, resinas sintéticas y esencias de lenta o rápida evaporación. Los mediums se pueden adquirir en frascos ya preparados por marcas de garantía pero todavía es frecuente que el artista prepare la fórmula clásica mezclando en partes iguales aceite de linaza y esencia de trementina rectificada.

Algunos investigadores han afirmado que el “barniz blanco de Brujas” utilizado por Juan Van Eyck es lo que conocemos en la actualidad como esencia de trementina o aguarrás.

Con la escuela flamenca se introduce una nueva técnica al óleo que otorga brillo a los colores, una técnica que posiblemente, en la actualidad, sea la más popular de todas por su versatilidad y porque puede utilizarse de diferentes maneras. Lejos quedan los tiempos en que el artista tenía que moler laboriosamente sus pigmentos, unos pigmentos que desde el siglo XIX podemos comprar en tubos asequibles a todo el mundo. Aunque es posible que una persona aprenda a pintar por su propia experiencia a base de probar, el conocer las principales técnicas como la de las veladuras, hará que el artista principiante ahorre frustraciones conociendo mejor los lenguajes de la pintura.