La limpieza de la casa es muy importante, igual el que huela bien. Las amas de casa gastan mucho en la compra de aromatizantes para así estar seguras de que la casa olerá bien. Hay métodos sencillos para aromatizarla y del mismo modo se pueden llegar a neutralizar olores no deseados.

El olfato es el medio por el cual el ser humano capta los olores, tiene la capacidad de distinguir entre más de 10.000 aromas.

Las partículas aromáticas vuelan en el aire y van a dar a la nariz (al epitelio olfativo), este manda la información a la corteza cerebral, ahí se procesa y en caso necesario se generará una respuesta.

Estas son distintas en cada persona, por eso no es de extrañar que algunos olores no sean bien recibidos por ciertas personas.

Olores agradables

El llegar a casa y que esta huela a limpia o a flores es algo que a la gente le gusta. El uso de aromatizantes va en aumento, y todo por querer tener una casa perfumada.

Métodos prácticos dan el mismo servicio sin el hecho de gastar en exceso, para eso se puede:

  • Poner agua a hervir con azúcar, clavo, canela y una cáscara de limón, se deja evaporar y que el olor se distribuya, o al quedar un poco de líquido concentrado, se colocan pequeñas porciones en tapas de refresco y se ponen en la ventana o bajo los sillones
  • Al estar los focos (bombillas) apagados, rociarlas con un poco del perfume favorito y al encenderlos, el calor desprenderá partículas de perfume
  • Se puede comprar varas de canela y hacer un atado con trozos del mismo tamaño para ponerlo en la sala como adorno
  • En el closet se puede poner una mandarina, a la que se la habrán insertado algunos clavos de olor
  • Si se le aplica una fuente de calor a una cáscara de manzana o de algún cítrico, o a un hueso de albaricoque o melocotón, al calentarse desprenderán una delicada fragancia
  • Las flores dejan su aroma si se tiene oportunidad poner una o varias en un pequeño florero, o colocar una planta que ayude al ambiente
  • Decorar con frutas llenará el ambiente de un aroma dulce
  • Usar velas aromáticas
Es muy agradable tener la casa perfumada, pero la nariz se llega a acostumbrar y puede llegar al punto de no notar los aromas.

Lo mismo pasa con los alérgicos, fumadores y quienes inhalan sustancias tóxicas, pues este sentido puede perder capacidad.

Muy desagradable

La casa recibe a la gente que la ocupa, pero a veces llegan olores no muy agradables y se quedan, hay algunas soluciones prácticas

  • Si el olor a pintura fresca es muy fuerte, poner en la habitación una cebolla en rodajas dentro de una vasija con agua fría
  • Si el ambiente está cargado debido a los fumadores, poner un vaso de agua con un chorrito de vinagre y el humo desaparecerá
  • Un trozo de carbón vegetal absorbe los malos olores de la despensa
  • Un terrón de azúcar dentro de la cafetera que se va a aguardar, evitará que tenga malos olores
  • Si una habitación huele mal, prender un cerillo y dejarlo así por 10 segundos, luego sumergirlo en un vaso con agua
  • Si la cocina huele mal, hervir la cáscara de una naranja en un poco de agua
  • Mal olor en el refrigerador, poner dentro un trozo de carbón vegetal, o un poco de café molido
  • La cáscara rayada de un limón en el bote de basura, evitará que genere malos olores
  • Si el microondas huele mal, poner un vaso de agua al que se le agregó el jugo de un limón, y hacerlo funcionar por un minuto
  • Exprimir un limón en el jabón del fregadero dejará su olor en las vasijas al lavarlas
  • Al cocer verduras, algunas de ellas desprenden un olor no muy agradable, si se coloca la cáscara de un limón o naranja o unas gotas de su jugo sobre la tapa de la vasija, el olor de los cítricos prevalecerá sobre el otro
  • Al cocer pescado se queda solo el olor en el ambiente, dorando un poco de café molido en una sartén neutralizará el ambiente
  • Ante alimentos que dejen mal olor, bastará poner unas hojas de tomillo, laurel o romero, sobre una superficie caliente (sartén o cerca del piloto de la estufa), con el calor se desprenderá el aroma
Son métodos baratos y fáciles de llevar a cabo y además no representan grandes esfuerzos.

El resultado que ofrecen es para mejorar el ambiente de la casa, y que tanto integrantes como visitantes se sientan a gusto, dejando atrás los comentarios de olores raros.