Cuando alguien va a casarse parece que el estrés se apodera de su vida. Hay tantas cosas que organizar, tantos detalles de los que estar pendiente, que los novios están durante meses al borde de un ataque de nervios. A menudo, lejos de parecer una experiencia bonita, parece un trago que pasar.

Pero si no te dejas llevar por la locura, sigues unos pasos muy claros y mantienes tus ideas frente a todo lo que te digan los demás, puedes tener la boda que deseas e incluso disfrutar de unos preparativos que no son tan estresantes como parecen.

Elegir una fecha

Este es el punto de partida. Hasta este momento todo han sido castillos en el aire, pero una vez que eliges una fecha y la cierras con el lugar de celebración empieza verdaderamente la cuenta atrás.

Una recomendación es elegir la fecha con la intervención del menor número de gente posible. Piensa que cuanta más gente participe en cada decisión que debéis tomar, mucho más complicadas serán las cosas. Una vez que tengáis la fecha cerrada podéis empezar a anunciarlo a familiares y amigos. De esta manera ya habréis dado el primer paso en la organización sin haber tenido ningún problema ni estrés.

Elegir el lugar

La clave para la elección del lugar está en no obcecarse con nada. Si realmente lo que queréis es celebrar una boda sencilla no os volváis locos buscando el lugar que habíais soñado porque es muy probable que no exista, y si existe es muy probable que no lo podáis pagar.

Hay muchos sitios en los que puedes celebrar tu boda por un precio muy razonable y donde el resultado puede ser realmente bonito. Los hoteles son una buena opción y suelen tener bastante experiencia en la organización de eventos, lo cual es una ventaja de cara a que puedan aconsejaros para conseguir un buen resultado.

Pero ante todo no os ofusquéis con cosas que no son realizables. Esta es una de las principales causas de frustración para los novios.

La documentación

  • Para iniciar el expediente matrimonial ambos contrayentes deben presentar en el Registro Civil la documentación correspondiente acompañados por un testigo.
  • Puedes informarte a través de internet de qué documentación debéis presentar o puedes acudir al Registro Civil directamente.
  • Prácticamente todos los documentos necesarios puedes solicitarlos a través de internet.
  • No os demoréis en la presentación de la documentación. No son trámites complicados, pero ante cualquier dificultad es mejor tener tiempo por delante. Esto os evitará mucha tensión.
Organización de la ceremonia, decoración y fotografía

Si no queréis celebrar el matrimonio en el Registro o Ayuntamiento y habéis encontrado un lugar para celebrar la ceremonia, la mejor idea es acudir a una agencia de organización de bodas y eventos. Hay muchas que por un precio muy razonable se van a encargar de contactar con un concejal para oficiar la ceremonia y de organizar cada detalle: flores, decoración, organización de invitados y de lecturas, megafonía, etc.

Una buena opción es elegir un mismo lugar en el que celebrar tanto la ceremonia como el banquete evitandoos problemas como traslados o tiempos muertos. Si además elegís un lugar con experiencia en la organización de este tipo de eventos van a poder daros facilidades y consejos en cuanto a la decoración floral, organización de las mesas, menú y demás detalles.

Tradicionalmente la elección de las flores pone muy nerviosas a las novias. Piensa que casi cualquier tipo de flor va a quedar bonita a la vista. Salvo que tengas una clara preferencia, déjate aconsejar, hay opciones más económicas que otras con un resultado estético muy bueno.

La elección del fotógrafo es muy personal. La misma agencia que os ayuda en la organización de la ceremonia puede facilitaros el contacto de fotógrafos profesionales. Lo normal es que tengan una página web en la que podréis ver sus trabajos anteriores y elegir el que más se adapte a vuestro gusto y economía.

El vestido, el peinado y el ramo

La novia es sin duda una de las principales protagonistas de este día. Si buscas algo sencillo pero que no te prive de ese protagonismo, busca el vestido y el peinado que más se adapten a tu personalidad y más te favorezcan y, ante todo, trata de parecer tú misma.

No olvides que el ramo es un complemento más que debe ir acorde al estilo del vestido y del peinado, y déjate aconsejar sobre qué flores son de temporada y sobre posibles opciones que harán que el ramo sea más barato y probablemente igual de bonito que el que habías pensado.

El alquiler

Es una buena opción si no queréis que el presupuesto de la boda se os vaya de las manos. Es menos frecuente en el caso de las novias, pero muchos novios alquilan el chaqué o frac por un precio bastante asequible, sobre todo si lo comparas con el precio de venta.

Y llegados a este punto podríamos decir que ya está organizada vuestra boda. Los pequeños detalles, como las invitaciones u obsequios para los invitados, van a depender de cada pareja de novios. Los menos tradicionales pueden optar por invitaciones vía internet o por fabricar ellos mismos las invitaciones y obsequios. Pero aquí entran los gustos y preferencias personales.

Ahora ya sólo queda disfrutar, y no sólo de la celebración, sino de cada paso en la organización, que como véis no tiene por qué ser tan complicada. No os dejéis llevar por los nervios, id sin prisa pero sin pausa y con las ideas muy claras y conseguireis la boda que queríais, sin estrés, sin complicaros la vida y sin darle necesariamente un duro golpe a vuestra economía.