La acampada ha sido una actividad relacionada con la vida del hombre. En principio por la necesidad de pernoctar en el camino durante una travesía y en la actualidad más como una forma de recuperar esa libertad y disfrutar el contacto con la naturaleza, que no se tiene viviendo en la ciudad. A continuación puede encontrar consejos útiles para organizar un campamento en tiempo de verano.

Preparativos para la acampada

Lo primero que se tiene que hacer es investigar los lugares disponibles dependiendo de la zona donde se quiere viajar. Normalmente existen sitios acondicionados y preparados expresamente como campamentos, donde está permitido realizar este tipo de actividades y contar con cierta protección y seguridad. De acuerdo con esto se tiene que preparar la ropa, calzado, comida y forma de transportarla. Finalmente se pueden considerar las actividades que se pueden realizar en la zona de campamento y en los alrededores, una vez instalado.

Elaborar una lista con todo lo que se requiere llevar, planear adecuadamente lo que se necesita dependiendo de los días que se va a estar acampando y repasar que no falte nada indispensable y eliminar lo que pueda ser innecesario.

En general lo más común en una acampada es el uso de una mochila para el traslado de lo que se necesite. Adicionalmente se requiere considerar la tienda de acampar y el saco para dormir, los utensilios para preparar la comida, ropa y calzado, además de las herramientas básicas que se pueden utilizar.

Ropa, calzado y artículos personales

La ropa y calzado debe ser adecuada al tipo de acampada. En general deben ser cómodas, con tejidos frescos y de fácil secado, y varias prendas que puedan ser fácilmente intercambiables. Nunca se debe utilizar calzado nuevo porque, por lo general, entre las caminatas y el ejercicio, puede provocar ampollas. Lo ideal es utilizar botas que protejan y cubran el pie.

Es importante llevar:

  • Recipientes para cargar agua, como cantimploras
  • Navaja multiusos
  • Encendedor o cerillos, que pueda proteger de la humedad
  • Bolsas de plástico para proteger la ropa y artículos del agua
  • Kit de costura con agujas, hilo, botones, seguros
  • Kit de aseo personal
  • Kit de primeros auxilios con solución antiséptica, alcohol, repelente para mosquitos, vendas, esparadrapo, tijeras y puntos de sutura.

Tienda de campaña y saco de dormir

El descanso es fundamental para el campista, una buena casa de campaña y un saco de dormir que lo proteja son vitales.

El saco de dormir para noches calurosas es generalmente de tejido sintético y utilizan cierres con cremallera que envuelven el cuerpo. Es recomendable utilizar el saco sobre una colchoneta delgada y aislante del suelo.

Es elemental considerar el sistema de iluminación que se puede emplear. Independiente de las clásicas fogatas de las noches de campamento, es imprescindible contar con linternas o faroles que proporcionen una iluminación adecuada.

La elección de la tienda de campaña debe considerar las condiciones del clima donde se va a acampar y el número de personas que se van a dormir en su interior. Para mejor comodidad se calcula un espacio de 70x180 cm por persona.

Al momento de instalar la casa de campaña se recomienda ubicarla en zonas arboladas con sombra y protección del viento, cercano a fuentes de agua pero lejos del cauce o senderos que puedan conducir el agua en caso de lluvia, preferentemente en zonas elevadas. Siempre es conveniente limpiar el terreno de palos y piedras que puedan quedar bajo la tienda y contar con el suficiente tiempo de luz solar para montarla.

Al retirarse, el lugar de acampar debe dejarse en las mismas condiciones en que se encontraba al llegar, es una regla no escrita que rige las relaciones entre los campistas.

Durante la acampada se pueden realizar diversas actividades como: excursiones, caminatas, escaladas, explorar cuevas y grutas, pesca, paseos por el río, relajarse disfrutando del contacto con la naturaleza y el aire puro, o incluso tener sexo. Es importante investigar sobre las regulaciones de la zona, para evitar la invasión de áreas protegidas o reservas naturales.

Acampar es una actividad enriquecedora para compartir con la familia y amigos, la que en particular los niños disfrutan mucho y les permite aprender los secretos de la naturaleza. Además, contribuye a la educación en la protección del medio ambiente y el cuidado del ecosistema.