Tal y como lo define el bibliólogo y lexicógrafo José Martínez de Sousa las citas son todos aquellos textos ajenos que se introducen en un trabajo de investigación, bien como prueba de lo que se afirma o como contraste a ello.

Un trabajo de investigación sin citas que lo sustenten no tiene valor académico. Toda estudio debe contar con una búsqueda documental y una consulta de fuentes y las citas son la materialización de este proceso de búsqueda y consulta.

Citar sólo cuando la información es relevante

Un trabajo de investigación debe sustentarse en las citas, pero solo debe citarse cuando la información de esta es relevante y guarda relación con el tema que se está tratando. Un trabajo de este tipo es más que una mera lista de citas. La cita debe utilizarse como apoyo al trabajo de investigación pero nunca debe estar constituido exclusivamente por ellas.

Asimismo no se deben utilizar citas para sustentar datos e información que pertenezcan al conocimiento general. También es importante que el autor de la cita sea una autoridad en el tema analizado. Toda cita debe ir acompañada de una referencia bibliográfica que indique el autor de la cita y su origen, ya sea un libro o un medio audiovisual o digital.

Los tipos de cita

Las citas pueden ser de dos tipos, según el modo en que se reproduzca la información.

  • La cita directa es aquella que reproduce literalmente las palabras, los pensamientos o las opiniones de una determinada persona. En este caso la cita va siempre entrecomillada.
  • Si la reproducción de las palabras, los pensamientos y las opiniones de una persona no se hace de un modo literal entonces se trata de una cita indirecta. En estos casos la cita se introduce sin comillas.

La extensión de la cita

La extensión de la cita debe ser la justa, aquella que aporte la información relevante y más interesante en relación con el tema que se está tratando. De este modo se debe omitir de las citas toda información superflua que no guarde una relación directa con el tema sobre el que se esté trabajado. Asimismo se debe omitir de las citas toda información que tenga un carácter anecdótico.

Si la cita es corta puede situarse a continuación del texto del trabajo, precedida de dos puntos y entrecomillada. Por el contrario, si se trata de una cita larga se debe situar aparte del texto del trabajo, en un párrafo aparte, con la letra de la misma medida que el texto pero en cursiva. En este caso el texto de la cita se introduce sin entrecomillar y con sangría a la derecha y a la izquierda.

Cómo se deben citar los versos

Si lo que se quiere introducir en el trabajo es la reproducción de los versos de un poema la forma de citar sufre algunas variaciones respecto al modelo general. En este caso los versos se introducen en el mismo párrafo que el texto del trabajo, separados entre sí por una barra (/) y entrecomillados.

Si se reproducen más de cuatro versos se deben citar en un párrafo aparte, con un cuerpo de letra más pequeño que el del texto del trabajo, sin comillas, sangrado y centrado el verso más largo.