La crisis económica afecta a España de una manera acusada y aguda. El movimiento migratorio de los últimos años se está revirtiendo. Los ciudadanos latinoamericanos, principalmente, que residían en España por causas laborales, han decidido volver a sus países de origen ya que la falta de trabajo está en franco aumento.

Volver a casa es un sueño, pero a la hora de llevarse las posesiones que se atesoraron durante años, hay dudas en los trámites.

Ya está todo listo, reservas de pasajes, equipaje listo, conteiner contratado… Queda el coche, ¿cómo nos llevamos el coche con nosotros?, ¿se puede?, ¿qué tramites hay que seguir?

Trámites para exportar coches de segunda mano desde España

Sin importar el lugar de destino, el primer paso que se debe dar para exportar nuestro coche a casa es darlo de baja en España. Tenemos que hacerlo mediante un impreso oficial que nos facilitarán en la Delegación de Tráfico de nuestra ciudad en España. Habrá que pagar las tasas de alrededor de 8 euros (salvo si el coche tiene más de 15 años), presentar nuestro DNI o la tarjeta de residencia, también nos pedirán el permiso de conducir y en el caso de las personas jurídicas, el NIF.

En cuanto a la documentación del coche, nos van a pedir el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV, y el libre deuda del vehículo.

Si no se pueden realizar estos trámites personalmente, se puede firmar una autorización para que se encarguen terceras personas de ello.

Una vez que esta parte del trámite está cumplimentada, lo que resta es la aduana española y, dependiendo del destino del automóvil, habrá que atenerse a las normas de importación del mismo en el país final.

Importar un coche, nuevo o de segunda mano, a Perú

No hay ningún tipo de traba en Perú a la importación de coches, siempre y cuando se paguen las tasas correspondientes.

Si se trata de un coche nuevo, tendremos que pagar un 12% del precio del coche, más una sumatoria de impuestos (ISC, IGV, IPM) que le suman otro 38%.

Si se trata de un coche de segunda mano, hay una serie de requisitos en la aduana peruana que tomar en cuenta:

  1. "Que tengan una antigüedad menor a cinco (5) años. La antigüedad de los vehículos cuenta a partir del año siguiente al de su fabricación.
  2. Que no hayan sufrido accidentes con vuelco.
  3. Que no hayan sufrido siniestro. Para estos efectos, se considerará siniestrado a un vehículo cuando haya sufrido choques frontales, laterales o traseros sustanciales.
  4. Que tengan originalmente -proyectado e instalado de fábrica-, el volante a la izquierda. No se permitirá, en consecuencia, el ingreso de vehículos de volante original a la derecha que hubieren sido transformados a la izquierda.
  5. Que la emisión de monóxido de carbono no supere el límite de 9% en volumen.
A partir del 1 de enero de 2009 está prohibida la importación de vehículos diésel o por compresión, excepto vehículos de categoría M3 (Vehículos de más de ocho asientos, sin contar el asiento del conductor y peso bruto vehicular de más de 5 toneladas) con antigüedad máxima de 2 años y 200.000 kilómetros.”

El coste para la exportación de coches usados a Perú es de un 9% del precio de tasación del vehículo, y los impuestos (ISC, IGV e IPM) que suman otro 49%.

Importar un auto de segunda mano a Argentina desde España

La legislación argentina permite la importación de vehículos a su territorio con las siguientes condiciones:

  1. Que el vehículo sea propiedad de un residente en el extranjero por más de un año, y lo acompañe en su repatriación. En este caso habrá de nacionalizarlo como auto argentino para poder circular.
  2. Que el vehículo sea nuevo y no se fabrique en Argentina, no posea representante oficial la marca o importador acreditado. En el caso de automóviles de lujo estará gravado con un 100% de impuestos internos.
  3. Automóviles para discapacitados, si son nuevos la importación es libre, pero con el recargo impositivo estipulado para ese caso.

Importar un coche a Colombia desde España

Colombia no permite la importación de coches de segunda mano en su territorio, excepto si son de colección o constan de cupo diplomático, es decir autos de miembros de embajadas, consulados, ONG, etc.

Sí está permitida la importación de coches nuevos, el coste de estas operaciones es elevado. Oscila en un casi 40% sobre el valor de compra, más un 80% aproximado de IVA. Hay que añadir a esto el coste del transporte internacional.

Cómo importar un coche a Chile desde Europa

No se pueden importar coches de segunda mano a Chile excepto para aquellos chilenos que regresen al país después de un año de residencia en el exterior podrán importar el automóvil con ellos. Para ello deben:

  1. Acreditarse con la presentación de un Certificado de Viajes emitido por Policía Internacional, donde consten los ingresos y salidas del beneficiario.
  2. Solicitar mediante la presentación de una Declaración de Importación suscrita a través de un Agente de Aduana.
  3. La propiedad del vehículo se acreditará mediante factura, padrón u otro documento que haga sus veces, extendido al nombre del beneficiario.”

Importar un coche desde España a Bolivia

Bolivia contempla la importación de coches de segunda mano al país, siempre y cuando se observe el cumplimiento de las condiciones técnicas y medioambientales requeridas, para lo cual deben contar con los certificados de Ibnorca y Diprobe.

Si el coche tenía el volante en el lado derecho debe estar reacondicionado al lado izquierdo antes de su ingreso al país, puesto que “no está permitido el ingreso a territorio aduanero nacional de vehículos con volante de dirección reacondicionados en territorio nacional”.

Si el coche ha sufrido un cambio del dispositivo de combustible a gas natural vehicular (GNV), deberá presentar el certificado correspondiente.

Importar un coche de segunda mano a Latinoamérica

Cada país tiene su normativa de importación. Lo conveniente es asesorarse muy bien antes de dar el paso. Algunas naciones tienen prohibida la importación, otras ponen trámites burocráticos muy importantes, o el coste es tan elevado que se hace inasequible.

Costa Rica pide un Certificado de Emisiones que pruebe que el vehículo no contaminará el medioambiente, México tiene aranceles tan altos que casi elevan a un 100% el coste de importación del coche. Argentina protege fieramente a sus automotrices trabando la importación con burocracia y elevados impuestos.

Puede considerarse utilizar un sistema de consolidaciones o agrupar varios autos en un contenedor a transportar en el barco, con ello podemos abaratar gastos, pero, de todos modos, el gusto de conducir un coche de importación, sigue siendo, en la mayoría de los casos, un lujo.