La cocina japonesa, una de las más saludables y equilibradas del mundo, es mucho más que el famosísimo sushi y no sólo se basa en el arroz y el pescado, sino que va mucho más allá, utilizando también verduras y carne sencillamente cocinadas y aportando sanos nutrientes a una dieta ya de por sí saludable.

Estos platos pueden ser perfectamente cocinados en casa y aunque es cierto que algunos son de preparación muy laboriosa, otros son muy sencillos. El hecho de que últimamente hayan proliferado en España las tiendas de productos japoneses exportados, hace que no sea difícil hacernos con algunos ingredientes esenciales que aquí no se encontraban y que en la actualidad podemos ver incluso en mercados y grandes superficies.

Las Buta-Jiru o sopas japonesas

En prácticamente cada callecita de Japón existe un puesto de sopas. Se sirven en grandes bols y contienen todos los nutrientes necesarios para reponer fuerzas. Se elaboran con diferentes tipos de caldo y están compuestas de fideos, verduras, carne, pescado y huevo, incluyendo todos estos ingredientes o en diferentes combinaciones. Resulta obvio decir que tras el festín alimenticio, el caldo también se bebe.

Hacer semejante manjar en casa no es difícil, ya que las verduras que se usan son perfectamente conocidas por todos. En cuanto a la carne, se puede utilizar tanto pollo, como cerdo o ternera y los pescados en este tipo de sopas suelen ser gambas y palitos de pescado.

Ingredientes para hacerla en casa

Es importante que el bol sea grande ya que sino no cabrá todo.

Además de los ingredientes antes nombrados, debemos utilizar también fideos, que pueden ser fideos ramen, fideos soba o fideos de tipo udon. Mientras los ramen han sido elaborados con trigo, los soba, más oscuros, están hechos con harina de alforfón y los udon, también hechos con trigo, son más gruesos y de color blanco.

Y para hacer el caldo, utilizaremos salsa de soja, mirin (vino de arroz) y dos variedades de bonito seco. Estos ingredientes, además de los fideos (del tipo que elijáis), sí que deberéis buscarlos en tiendas especializadas, ya que son la base. Los alimentos que utilizaremos para completar el plato pueden encontrarse perfectamente en nuestra nevera, pero si queréis elaborarlo con algún ingrediente especialmente japonés, que también incluimos aquí, mejor que mejor.

Pero vayamos por partes, la lista de ingredientes que utilizaremos para 2 personas es la siguiente:

Para hacer el caldo:

  • Agua
  • Salsa de soja
  • Mirin (Vino de arroz)
  • Katsuo-bushi (Bonito seco con forma de pielecitas)
  • Hondashi (Virutas de bonito seco y algas combu)
Para completarla: (puede variar al gusto)

  • Fideos Udon, ramen o soba
  • Zanahoria
  • Lomo de cerdo, pollo y/o ternera
  • 2 ó 4 rodajas de Narutomaki (pasta de pescado con una espiral rosada de hierbas aromáticas) y/o 2 palitos de pescado o cangrejo
  • Cebolleta
  • Espinacas
  • Huevo duro

Cómo elaborarla

Primero pelaremos las zanahorias y las cortaremos en tiras. Las cebolletas y el narutomaki y/o los palitos de pescado en rodajas. Pondremos el huevo a hervir.

Asimismo, pondremos a hervir los fideos en un cazo con agua, como hacemos normalmente con la pasta, sólo que iremos vigilando ya que éstos tardan menos en cocerse. Se venden ya en paquetitos individuales, así que la medida siempre será la adecuada.

Mientras se reblandecen, iremos separando suavemente los fideos con un tenedor para que no queden enganchados. Cuando estén listos los pondremos en los bols.

Freiremos la carne que hayamos elegido en una sartén. Una vez frita al gusto, la cortaremos en tiras y ya podremos repartirla en los bols para la sopa.

En otro cazo de tamaño medio pondremos a calentar 1/2 litro de agua a fuego medio y antes de que comience la ebullición echaremos los siguientes ingredientes en este orden:

  • 1 cucharada sopera de Hondashi
  • 1 cucharadita de postre o pellizco de Katsuo-bushi
Removeremos y esperaremos un par de minutos para que coja un poco de sabor. Después continuaremos con:

  • 1/2 vaso de salsa de soja (puede variar dependiendo de la intensidad que queráis darle)
  • 1 tacita de mirin (si le echáis demasiado quedará muy dulce)
Lo ideal es ir probando hasta que quede al gusto de cada uno e ir modificando las cantidades a medida que llega a hervir.

Es importante no dejar de remover para que el honsashi y el katsuo no se peguen a la base del cazo o se haga una pasta.

Cuando llegue a ebullición, echaremos las cebolletas para que el caldo coja un poco de su sabor. Después de 5 minutos lo retiraremos del fuego.

En los dos bols, con los fideos y la carne, ponemos las tiras de zanahoria, las hojas de espinacas, repartiremos los narutomaki o los palitos de pescado, la mitad del huevo duro para cada uno (también puede ser frito) y repartiremos el caldo con las rodajas de cebolleta.

Un último apunte

También puede enriquecerse este plato con otras verduras al gusto o substituir la carne por gambas o añadirlas también.

Una vez hayáis terminado, sólo decir que sea con tenedor o palillos, ¡a disfrutarla!