Las coletas con tupé son un peinado actual y a la moda, que se incluyen dentro de la tendencia combback. Mientras la coleta permite llevar el cabello recogido, el tupé, icono de los rockeros, le da un toque informal. Este peinado es favorecedor, sobre todo para las personas con cara ancha, ya que en los lados el pelo va pegado al cuero cabelludo, mientras que el tupé, al estar elevado, alarga el rostro estilizándolo. Además, al dejar la nuca despejada, es perfecto para lucir con camisas y camisetas o jerséis de cuello alto.

¿Qué se necesita para hacer una coleta con tupé?

Para llevar a cabo este peinado, es necesario contar con:

  • Laca de fijación media/fuerte
  • Laca de fijación fuerte
  • Cera fijadora
  • Horquillas
  • Goma del pelo fuerte
Para facilitar el trabajo, es recomendable contar también con un peine de púa, un peine de cardar y unas planchas de pelo o tenacillas.

Cómo dividir el pelo para hacer un tupé y una coleta

Este peinado ha de comenzar a hacerse con el pelo ya seco. Aunque lo más frecuente es que se elija el pelo liso para lucirlo, también puede hacerse una coleta con pelo rizado u ondulado, sin embargo, el tupé ha de hacerse con un mechón de pelo liso.

La parte del cabello que se elegirá para hacer el tupé será la parte del flequillo, o si el corte de pelo carece de él, la zona donde este estaría: se debe separar del resto del cabello un cuadrado en la parte superior de la cabeza, que ha de comenzar en la frente; esta tarea que se hace más sencilla con un peine de púa. Una vez separado se agarrará con una pinza para que no vuelva a mezclarse y se procede a hacer una coleta con el resto del pelo.

Cómo hacer la coleta

Este peinado suele lucirse con colas de caballo de altitud media o, sobre todo, alta. Para hacer la coleta, es recomendable untar los dedos con una pequeña cantidad de cera fijadora y frotar las manos antes de comenzar con el recogido, lo que ayudará a que este permanezca intacto más tiempo. Con las manos se procede a hacer la cola de caballo, aún sin poner la goma, ya que antes, sobre todo con las melenas lisas, hay que peinar el cabello con un cepillo adecuado para que llegue a la coleta sin abombamientos que afearían el peinado. No debe olvidarse, antes de colocar la goma, observar el perfil y la parte de la nuca, donde suelen aparecer antiestéticos bultos que afectan negativamente al resultado final del peinado.

Una vez se considere que el cabello está bien pulido, sin abombamientos, se pone la goma. Esta goma suele ponerse de un color similar al cabello, aunque también puede utilizarse este elemento para dar un toque de color al peinado. Lo más importante es que sea una goma fuerte, para que mantenga el peinado el tiempo necesario.

Si no se desea que se vea la goma, puede cogerse un mechón de la coleta y enrollarlo al rededor de la misma, ocultándola. Cuando se haya enrollado el pelo por completo, lo fijaremos con una horquilla con la que se ha de enganchar la punta del mechón y que se pasará bajo la goma de la coleta, lo que proporcionará mayor duración.

Cómo hacer un tupé

Con el pelo ya recogido, solamente queda hacer el tupé. Para ello, se peinará la sección de cabello antes separada para ello y se aplicará un poco de laca media/fuerte para que el cardado resulte más sencillo. Se elige un fino mechón de la parte trasera y ha de comenzar a cardarse, para lo cual es recomendable contar con un peine de cardar, aunque puede hacerse con cualquier otro de púas finas y juntas.

El proceso de cardado se lleva a cabo poniendo el mechón de pelo en vertical y, con el peine, apretando hacia abajo, un movimiento que ha de repetirse varias veces hasta que el mechón quede cardado. El cardado se repetirá en todo el pelo que conformará el tupé, por secciones. Cuando finalice el proceso de cardado, puede optarse por utilizar unas planchas de pelo para dar forma a los mechones de pelo que quedarán a la vista, los que recubrirán el tupé, para ello se coge el mechón con las planchas y se guía para que tome la forma deseada (más ondulada o cuadrada). Los tupés han de quedar rectos respecto a la frente antes de que el pelo comience a ir hacia atrás, ya que si el pelo se inclina hacia atrás desde el nacimiento se produce un efecto antiestético.

Una vez el tupé tiene la forma deseada se aplica laca fuerte a toques dándole forma con las manos. Finalmente, anclaremos las puntas de los mechones del tupé al resto del pelo con horquillas (cerradas o de moño) para que el peinado quede más uniforme y no se deshaga con facilidad. Como toque final, aplicaremos laca fuerte.

Este peinado, que si está bien hecho contará con una larga duración, puede lucirse de día o de noche, y su mayor ventaja es la comodidad, ya que permite que el pelo permanezca apartado de la cara y no necesitará muchos retoques, ya que la laca y el cardado impedirán que este se deshaga. Si se desea acentuar el toque rockero del peinado, el look ha de completarse con un maquillaje efecto smokey.