Agua marina, algas y fango son utilizados en centros de talasoterapia como terapia relajante, con beneficios sobre el metabolismo, la circulación de la sangre y el aspecto de la piel.

Pero cuando no podemos asistir a un centro de talasoterapia, existen fórmulas fáciles y prácticas para realizar en casa.

El aire de mar

Cuando uno está de vacaciones es muy saludable el paseo matinal por la playa. El aire posee una alta concentración de oxígeno e iones negativos. Cuándo éstos llegan a la sangre, estimulan el metabolismo y filtran las toxinas.

En casa, este golpe de energía se puede revivir con geles o sales de baño. Enseguida después de la ducha, cuando los poros están dilatados, se puede potenciar la acción de las cremas reafirmantes para el cuerpo, si son a base de algas. Determinados componentes de las algas estimulan la reducción de grasas.

Qué es el fango

El fango marino se forma en las orillas durante la cristalización de la sal marina. Está compuesto por agua de mar, sustancias orgánicas e inorgánicas y según el lugar, de minerales como yodo, hierro, azufre, calcio y magnesio.

Cómo preparar y aplicar el fango

Para preparar el fango hay que mezclar tierra con un poco de agua. Se extiende sobre la piel, envolviendo la zona con una película transparente (puede ser la de la cocina), se deja 20 minutos y se enjuaga debajo del chorro fuerte de la canilla de la ducha.

Gracias al calor, las sustancias minerales desintoxicantes actúan en un modo eficaz.

Tratamiento con algas para el rostro

La piel de la cara también puede gozar de estos beneficios. En los comercios se encuentran cremas que contienen algas, barro y sales marinas, todas sustancias que dan una excelente hidratación, reforzando la piel y reduciendo la aparición de arrugas.

También se pueden usar máscaras de espuma a base de algas que se extienden sobre la piel y son absorbidas inmediatamente.

En caso de dermatitis o psoriasis, se deben utilizar cremas o lociones a base de principios activos marinos. Se debe combinar esta terapia con la prescripta por el médico, ya que los extractos de fango marino y algas alivian el prurito y reducen la sensibilidad de la piel en contacto con agentes irritantes.

Beneficios de las algas

Además de ser empleadas en los tratamientos de belleza, también son útiles para el organismo.

Las tisanas a base de algas estimulan el metabolismo y eliminan las toxinas. La piel luce tersa, firme y tonificada.

Para quien no es amante de las tisanas, existen las cápsulas a base de algas, que actúan como integradores alimentarios y contienen extracto de alga espirulina, con muchas proteínas, que refuerza el sistema inmunitario.

Las algas enriquecen la dieta, es una “verdura marina”, contiene muy pocas calorías y muchas fibras. No sólo favorecen el tránsito intestinal, sino que también dan sensación de saciedad.

Los centros de talasoterapia ofrecen variados tratamientos con agua de mar, fango y algas. El equipo médico y fisioterápico aplicará distintas técnicas en función de las necesidades del cliente.