Preparar curry no es tan difícil como pueda parecer, pese a lo exótico de su aspecto. Este plato de la gastronomía oriental cuenta con numerosos fans en muchos países, contando con una gran cantidad de restaurantes dedicados a su preparación. Sin embargo, hacerlo en casa es igualmente fácil ya que sus ingredientes son fáciles de encontrar si queremos hacer un curry común.

El curry, comida oriental

La cocina hindú es especialmente identificable con el curry, una comida que actualmente cuenta con una gran popularidad en todo el mundo. Su significado original es “estofado”, la palabra curry que fue usada por los ingleses para designar los platos calientes indios con un caldo más o menos cremoso y abundante en especias.

Estos platos fueron importados a Europa, y actualmente el término se aplica a casi cualquier plato con especias de estilo indio o asiático. Existen numerosos tipos de curry con muy distintos niveles de picante y sabor: así, hay desde los curris más suaves y cremosos hasta los más líquidos y picantes, pasando por una gama casi infinita de modalidades diferentes.

Ingredientes para hacer salsa de curry

Con esta lista de ingredientes haríamos una cantidad suficiente de salsa de curry como para acompañar la comida de unas cuatro personas. Si se busca un sabor más fuerte, se puede añadir tabasco o guindillas a la elaboración.

  • 3 cebollas de tamaño medio o grande
  • 1 diente de ajo grande
  • 6 cucharadas soperas de curry en polvo
  • 1 cucharada de harina
  • 150 ml de caldo de pollo o verdura
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 200 ml de de nata liquida para cocinar
  • 2 cucharaditas de comino

Elaboración de la salsa de curry

Para empezar, se pelan tanto el ajo como la cebolla y se cortan en trozos. El tamaño en que se dejen va en función del gusto, pero normalmente cuanto más pequeños sean los trozos mejor. Una vez cortados, freiremos el ajo y cebolla a fuego lento con el aceite equivalente a 6 cucharadas rasas.

Cuando la cebolla y el ajo se vean listos, que notaremos porque la cebolla ha dejado de tener el aspecto duro que posee cuando está cruda y notamos que ha absorbido el aceite, añadiremos la harina. Con la harina, removeremos bien la mezcla y lo dejaremos cocer, sin dejar de remover, unos 3 minutos o hasta que la pasta quede bien mezclada.

Pasado ese tiempo, apartaremos la mezcla del fuego y añadiremos el curry, el comino y el caldo, removiéndolo a conciencia. Volvemos a poner la sartén en el fuego y lo dejamos hervir a fuego lento, removiéndolo, durante 5 minutos más. En ese momento se añade la mostaza y la nata, mezclándolo luego bien.

Con esto, ya tenemos nuestra salsa de curry lista; es ideal especialmente para la carne de ave, como el pollo, y el cerdo; igualmente, resulta muy sabrosa como una salsa para las patatas, el arroz y para acompañar verdura hervida.

Bebidas para acompañar al curry

El curry se puede acompañar de cualquier bebida, pero es especialmente recomendable tomarlo con agua para disfrutar del sabor, o con alguna marca de cerveza india más o menos fácil de encontrar como la marca Cobra. Otra opción es preparar bebidas indias de fácil preparación, como el ‘lassi’ o el té con especias.

  • ‘Lassi’: Esta bebida se prepara con yogur, zumo de limón o lima, un poco de comino y sal; muchas veces se acompaña también con unas hojas de menta.
  • Té con especias: Se pone a hervir agua, y cuando esté lista se añaden dos cucharadas de té de Ceilán, un par de clavos de especia bien aplastados, un trocito de canela y dos vainas de cardamomo abiertas. Se remueve y se deja en infusión durante unos tres minutos. Con esto la bebida ya está preparada, pero se puede añadir leche al té.
Con estas bebidas como acompañamiento, tendremos preparado un plato exótico de fácil preparación acompañado de la forma adecuada para disfrutarlo como se merece.