Nota: El ebook de tinta electrónica Kindle se puede ya comprar en España por 79 €


Son innumerables las erupciones volcánicas que han tenido lugar a lo largo de la historia de la Tierra. Algunas de ellas se han producido de forma anónima, formando pequeñas islas en el Océano Pacífico; otras, como la que protagonizó el Vesubio y destruyó la ciudad romana de Pompeya, han acabado con la vida de miles de personas.

En el mundo superpoblado de la actualidad, cada vez más interconectado y tecnificado, la erupción de un volcán puede tener una consecuencias mucho mayores que en la antigüedad, y a las víctimas mortales hay que sumar el caos subsiguiente: rutas aéreas cerradas, comunicaciones interrumpidas, etc.

Solidaridad ante las erupciones de 2010: el volcán de Islandia, el Tungurahua, el Pocaya...

Varios son los volcanes que han entrado en erupción en 2010 (en realidad, cada año se detectan entre 50 y 60 erupciones volcánicas en todo el mundo) y que han provocado problemas de diversa índole, haciéndoles protagonistas absolutos de los medios de comunicación.

Entre ellos, el más conocido es el volcán Eyjafjallajökull, en Islandia, que durante varias semanas tuvo en jaque el tráfico aéreo sobre Europa debido a las nubes de cenizas en suspensión en los cielos de la Unión Europea.

Más reciente es la creciente actividad del volcán Tungurahua ("Garganta de Fuego", en Quichua), junto a la población de Baños, en Ecuador. La amenaza de que entre en erupción ha puesto en alerta a dicha población, que ya vio cómo en otro episodio del volcán en 2006, cinco de sus vecinos morían calcinados.

Asimismo, la erupción del volcán Pacaya el pasado 28 de mayo de 2010 ha generado el caos en Guatemala, así como la solidaridad de ONGs y fundaciones benéficas.

Origen de los volcanes

El interior de la Tierra es un océano de minerales en estado líquido debido a las altísimas presiones y temperaturas a las que se encuentra. En ocasiones, determinadas bolsas de este magma buscan su salida a la superficie, formando los volcanes.

Cuando la lava se desborda en la superficie, se enfría y solidifica, haciendo así que aumente la altura del volcán y dándole su forma cónica.

Partes de un volcán

Un volcán consta de cuatro partes principales:

  1. El cono volcánico: es lo que se conoce como "el volcán", ya que es la parte queda a la vista. Se forma a partir de la lava enfriada y solidificada que, en diferentes coladas, mana del cráter.
  2. El cráter: Es el punto más alto del volcán, por el que sale la lava. En ocasiones, cuando el volcán se vuelve inactivo, el cráter colapsa y en su interior puede acumularse el agua de lluvia, formando pequeños lagos.
  3. La chimenea: el conducto que comunica el cráter del volcán con el depósito de magma fundido en su interior. La lava asciende por la chimenea hasta el cráter, donde se derrama y, al enfriarse, hace que aumente la altura y el diámetro del cono volcánico.
  4. Magma: Bajo tierra se encuentra la bolsa de rocas fundidas que ascienden por la chimenea hasta el cráter, de donde mana en forma de lava.

Tipos de erupciones de volcánicas

En función de la composición, temperatura, viscosidad y de los elementos que formen el magma, podemos tener diferentes tipos de erupciones, que serán más o menos explosivas y vendrán acompañadas de diferentes cantidades de productos volátiles. Los diferentes tipos de erupciones volcánicas son:

  • Estromboliano: De lava fluida. Los gases se desprenden en abundancia y con facilidad, por lo que no hay apenas cenizas en suspensión. La lava rebosa por el cráter, pero no alcanza grandes extensiones.
  • Hawaiano: Lavas bastantes fluidas que recorren largas distancias. Son típicos de las islas del Pacífico, y la solidificación de su lava ha contribuido a aumentar la superficie de dichas islas volcánicas..
  • Vesubiano: Alta presión de gases, por lo que produce explosiones muy violentas con nubes que al enfriarse producen lluvia de cenizas. Su nombre deriva del volcán Vesubio, que destruyó la ciudad de Pompeya el 24 de agosto del año 79 de nuestra era.
  • Peleano: Lava muy viscosa que se solidifica rápidamente. Esto hace que el cráter pueda llegar a taponarse, con lo que la presión de los gases provocaría grandes explosiones que levantarían el tapón formando una gran aguja.
  • Vulcaniano: Magma poco fluido que se solidifica con rapidez, por lo que, al igual que en los volcanes peleanos, se producen grandes explosiones de lava pulverizada.

Los volcanes como destino turístico

A pesar de su virulencia, los volcanes son también un destino turístico de interés. Así, es posible realizar "rutas volcánicas", así como explorar diversos volcanes, extintos o no, a lo largo y ancho del mundo.