Una vez que ya se ha elaborado un buen C.V., con todos los elementos que se quieren destacar de la carrera académica y profesional, llega el momento de elegir entre ser uno más o de destacar entre los cientos de C.V. que recibe una empresa a lo largo de la semana.

Sobre todo en tiempos de inestabilidad económica, como la actual, se deben buscar herramientas para destacar de forma honesta y creativa. Una carta de motivación es la herramienta perfecta para desarrollar la creatividad, destacar aquellos puntos del C.V. que se consideran más importantes para el puesto vacante y, por supuesto, la motivación para solicitar dicho puesto.

Partes de una carta de motivación

Aunque existen cientos de modelos para elaborar una carta de motivación efectiva, lo principal es mostrarse como uno es. Si se realiza un simple "corta y pega", la persona de recursos humanos que la reciba se dará cuenta y echará la solicitud a la papelera. Por ello, a pesar de que es importante conocer los puntos que no deben faltar en una carta de motivación bien hecha, lo principal es dedicarle tiempo, creatividad, profesionalidad y rigor. A fin de cuentas, el C.V. y la carta de motivación es el primer trabajo que una empresa recibe de un candidato.

Las partes que no deben faltar en una buena carta de motivación son:

  • La información del candidato completa en la esquina superior izquierda. Aquí no debe faltar en ningún caso el nombre completo y la forma de contacto (dirección, e-mail o teléfono).
  • Fecha de redacción de la carta. Aunque se disponga de varias cartas de motivación previamente redactadas, se debe cambiar la fecha siempre que se solicite la participación en un proceso de selección nuevo.
  • La información del destinatario. Si se desconoce el nombre de la persona responsable del proceso de selección, se puede señalar un destinatario genérico como "A la atención del Dpto. de RRHH" o similares.
  • En los primeros párrafos de la carta, se debe detallar el puesto solicitado, dónde se ha visto anunciado, y por qué se considera que se es el mejor candidato para el puesto. Se debe realizar un barrido por los estudios más importantes que avalan nuestra formación, así como las experiencias profesionales que respaldan nuestras habilidades y destrezas para el puesto. No es cuestión de elaborar una lista monótona, sino de destacar lo principal, lo que puede hacer que nuestra candidatura destaque de entre el resto.
  • A continuación, se pueden comentar otros conocimientos complementarios, como idiomas o informática, que puedan resultar un buen complemento para el trabajo solicitado.
  • Sin ánimo de resultar presuntuoso, se pueden destacar ciertas habilidades personales que permitan al responsable de recursos humanos sentirse interesado por dicha candidatura. Por ejemplo, se puede comentar que se tiene habilidad para las relaciones interpersonales, experiencia en hablar en público, capacidad de superación, motivación por un trabajo por objetivos, habilidad para aprender nuevos programas informáticos o facilidad para integrarse en equipos nuevos. Sólo uno mismo sabe cuáles son sus puntos fuertes.
  • La carta se debe cerrar quedándose a disposición de ampliar toda la información ofrecida en una entrevista personal.
Si la solicitud de empleo no responde a ninguna vacante concreta, sino que es una candidatura espontánea, también debemos mencionarlo y reforzar nuestro interés en trabajar en dicha empresa en concreto.

El formato de una carta de motivación

En cualquier caso, una carta de motivación nunca debe exceder los dos folios. Y, si se puede condensar toda la información que se quiere transmitir en uno solo, mucho mejor.

El tono debe ser respetuoso y ameno. La lectura debe resultar sencilla y, por supuesto, carecer de errores ortográficos y sintácticos. Para ello, lo mejor es pasarle el corrector de Word y dejar la carta a algún familiar y amigo para que facilite una primera impresión antes de hacer llegar mandar carta de motivación a una emrpesa. Como se suele decir, cuatro ojos ven más que dos.

Asimismo, puede resultar interesante destacar los puntos más importantes de la carta de motivación con negritas. No es cuestión de marcarlo todo, sino aquella formación, experiencia laboral o habilidades que puedan resultar más interesantes para el personal de recursos humanos.

Se debe dejar bastante espacio entre los párrafos para dar una imagen de limpieza, orden y amenidad. Por ello, puede resultar interesante dejar 1,5 de espacio entre las líneas y un doble espacio entre los párrafos.

Adaptar, adaptar y adaptar

Lo más importante de una carta de motivación es ser consciente de que es una oportunidad única de mostrar las capacidades personales para el puesto y el interés en la empresa. Por ello, cada puesto de trabajo requerirá adaptar la carta de motivación para que el receptor entienda que hay un interés real.

Hay que tener claro que el objetivo fundamental es que el seleccionador tenga la curiosidad suficiente como para coger el teléfono y solicitar una entrevista personal con el candidato en cuestión. Para ello, se debe conseguir destacar de entre los cientos de C.V. que recibe a la semana y mostrarse como personas accesibles, honestas y profesionales.

Nadie puede hacer una carta de motivación por uno mismo y es un error grave coger un modelo de internet y adaptarlo a las necesidades propias. Por ello, lo mejor es leer varios modelos y hacer una personal, que refleje las características propias, destacando los puntos fuertes y reforzando las habilidades y experiencias que pueden hacer de nuestra candidatura algo diferente.