Mientras nos estamos maquillando, podemos derramar sin darnos cuenta la base de maquillaje y mancharnos la blusa, o se nos puede caer el colorete sobre la camiseta blanca... son accidentes que suceden con bastante frecuencia y muchas veces no sabemos cómo corregir. Aquí explicamos la forma más adecuada de quitar las manchas de maquillaje de los materiales más comunes.

Algodón

  • Si el tejido donde ha caído la mancha es de algodón, se elimina frotando con un algodón empapado en alcohol o éter antes de lavar la prenda de la forma habitual. Hay que cambiar el algodón las veces que sea necesario hasta que no quede ni rastro.
  • A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de las manchas, las de maquillaje se fijan más profundamente si en un primer momento se utiliza agua fría o hielo para intentar eliminarlas, por eso lo mejor es limpiarlas desde el principio con agua templada o caliente.

Lana

Cuando la mancha está muy reseca, al no poder lavarse la prenda en agua muy caliente, porque encogería, hay que ablandarla un poco utilizando el aire caliente del secador de pelo. Después se frota con un poco de éter y se lava a mano de la forma habitual, pero sin dejar la prenda en remojo para no deteriorarla.

Seda

  • Cuando la mancha es reciente y de poca envergadura, se espolvorea la zona con polvos de talco y, después, se cepilla enérgicamente. Si ya lleva tiempo, o es muy grande, lo mejor es frotar la zona manchada con un algodón empapado en éter y colocar, a modo de emplaste, un poco de jabón líquido especial para prendas delicadas.
  • A continuación se lava de forma habitual a mano y, si es necesario, se frota suavemente con un cepillo de dientes.

Ante

Primero se intenta eliminar frotando con un algodón embebido en alcohol y, si la mancha se resiste, se puede frotar, pero con cuidado y muy ligeramente, con una lija de grano muy fino, para no estropear el ante.

Piel y cuero

Las manchas de maquillaje se eliminan de las tapicerías y prendas de piel con una loción o crema desmaquillante de las que utilizamos para la cara. Hay que aplicarla con cuidado, en poca cantidad, extendiéndola con la mano y retirándola con un algodón. Para que el efecto sea mayor puede calentarse un poco la zona frotando con la mano. Si no se quita, tendremos que frotar con éter y nutrir después con una crema hidratante.

La máscara de pestañas

A veces el rimel nos deja alguna mancha oscura cuando se desprende sobre el maquillaje. Podemos eliminarlas humedeciendo la punta de un algodón o de una servilleta de papel con un líquido o una crema desmaquillantes y pasándolos suavemente sobre la mancha hasta eliminarla. Luego debemos terminar el retoque con un toque de polvos sueltos aplicados con una brocha gruesa. Utilizar un peine para pestañas nos ayudará a quitar el exceso de rimel y evitará que se desprenda.

Si lo que se ha manchado de rimel ha sido alguna prenda, la solución es diluir un poco de amoniaco en agua fría (1 parte de amoniaco y 2 de agua), empapar un algodón y frotar la mancha hasta que desaparezca. Aunque se elimine, puede quedar un cerco, y para quitarlo tendremos que lavar la prenda normalmente.