De cinco personas, cuatro sufren, han sufrido o sufrirán dolor de espalda. Es una patología que, además de ser muchas veces invalidante, representa una de las principales causas de ausencias en el trabajo, con un alto costo social.

Las causas más frecuentes del dolor de espalda

Solo el 20% de los dolores de espalda son debidos a patologías como alteraciones congénitas de la columna, artrosis, osteoporosis o hernia de disco. En el 80% de los casos, el dolor es debido a causas no específicas como malas posturas, movimientos incorrectos, estrés, sobrepeso. Para prevenir el dolor de espalda es fundamental conocer el funcionamiento de la columna vertebral.

La importancia de conocer la columna vertebral

En general, las personas que sufren dolores de espalda siguen terapias pasivas, reposo, fármacos, y diversas formas de terapias instrumentales (crioterapia, magnetoterapia, ultrasonido). Pero el inconveniente de estas terapias es que son sintomáticas y no estudian las causas que producen el dolor.

En la Back School de Milano, escuela para los enfermos de lumbalgias, se enseña el funcionamiento de la columna vertebral y el mecanismo que puede producir el dolor. El doctor Benedetto Tosso explica que en la escuela se pasa de un tratamiento pasivo a uno activo: “el paciente lumbálgico no sigue pasivamente las indicaciones médicas, sino que es activamente conciente de su tratamiento”. En la escuela se imparten lecciones teóricas para aprender a conocer la propia columna y se sigue un programa personalizado de ejercicios posturales.

Gimnasia antiálgica con pelota para prevenir el dolor de espalda

La propiocepción es la capacidad de reaccionar ante estímulos externos que alteran la posición en el espacio. Los movimientos del cuerpo son guiados por estructuras llamadas propioceptores, cuya función es la de controlar la contracción de los músculos. La acción dinámica de la pelota obliga a los receptores propioceptores a activarse. El objetivo es determinar las contracciones musculares necesarias para compensar las imprevistas variaciones de la posición del cuerpo en el espacio y mantenerlo en equilibrio. La pelota permite mejorar el control postural, el equilibrio y la orientación en el espacio. Es especialmente indicada para personas con un tono muscular débil. La pelota debe tener un diámetro de 45 - 75 cm.

Quiropráctica para equilibrar la columna

Concentra la atención en las relaciones entre estructura (columna vertebral) y función (coordinada con el sistema nervioso) y el modo en que el equilibrio entre ellas influye en la recuperación y mantenimiento de la salud.

Busca individuar y corregir los desequilibrios, sobre todo a nivel estructural, mediante correcciones manuales específicas, sin necesidad de recurrir a los medicamentos y estimulando la capacidad natural de curación que tiene el organismo. El doctor John Williams, presidente de la Asociación quiropráctica italiana, dice que es una técnica muy útil en el caso de hernia de disco, “el médico interviene sobre toda la columna vertebral, tratando de descargar el estrés del disco afectado”.

Tai Chi Chuan para corregir la postura

Es una antigua técnica china de artes marciales, cuyo objetivo es alcanzar la integración de cuerpo y espíritu. Esta disciplina pone máxima atención en la postura; los ejercicios permiten mejorar la flexibilidad de la columna y tonificar los músculos del pecho. El Tai Chi Chuan es un método no invasivo, poco costoso, sin elementos adicionales y que puede ser practicado en cualquier lugar. Numerosos estudios demuestran la eficacia del Tai Chi: entre los más recientes se destaca el realizado por el George Institute for International Health que demuestra los beneficios efectivos sobre el dolor óseo muscular.

Además de las técnicas citadas, existen otras alternativas como el método Alexander, la acupuntura y los masajes. Con el tiempo las terapias han cambiado, y hoy el concepto más importante es “moverse para detener el dolor de espalda”.