La entrevista de trabajo es la llave que abre la puerta a un empleo. Para lograr el éxito en ella lo más atinado es aprender a saber que busca el empleador. Por lo general, el empleador busca un candidato que sea autosuficiente, que sea versátil, que sea seguro de sí mismo y que demuestre el brío suficiente para hacer el trabajo o hacer que sus subordinados lo hagan.

De la habilidad del entrevistado para brillar en ese “breve” momento depende su oportunidad de entrar o quedar afuera.

El primer paso para triunfar es conocerse a sí mismo

Durante la entrevista se sobrelleva una especie de venta en la cual el empleador es el comprador y el candidato es el vendedor cuyo producto principal es, él mismo. Entre más claro se tenga quien es usted, cuáles son sus mejores atributos, cuáles son sus debilidades y cuáles han sido sus principales logros, mejor preparado se estará para el reto que se avecina.

El primer paso en esta preparación es hacer una lista de todas sus experiencias de trabajo, de sus conocimientos, de sus habilidades especificas, de las fechas de sus promociones, de los galardones que se han recibido, menciones de honor o reconocimientos especiales.

Aspectos de su persona que debe poder enumerar fácilmente

Lo más interesante de este ejercicio es que muchas veces al hacerlo se descubren aspectos de sí mismo que se desconocían y se establece bien clara su experiencia y conocimientos en los diferentes aspectos laborales. Esto le ayudará a venderse de la mejor manera.

El entrevistado debe poder detallar sus habilidades o cualidades en cada uno de las siguientes áreas: conocimiento, destrezas, personalidad y logros; de alguna manera casi todas las preguntas durante una entrevista están destinadas a hurgar en estas zonas. Conviene hacer ejercicios y tener una serie de buenas respuestas para cada una de ellas y sobre todo conocer las diez preguntas más comunes y también más difíciles durante la entrevista.

1. ¿Podría hablarme un poco sobre usted?

Una de las preguntas favoritas de los entrevistadores más experimentados. Aunque parece fácil, se podría decir que esta pregunta conlleva todas las posibles interrogaciones de una entrevista. Si no está bien preparado puede anotarse el primer desastre. La respuesta debe exponer su experiencia laboral “relacionada” con el trabajo para el cual se está entrevistando.

La respuesta debe ser concisa y no debe tomar más de dos minutos, en los cuales se debe hacer una introducción breve, hablar de sus mayores aciertos, detallar las capacidades necesarias para dichos logros y hacer énfasis sobre la importancia de dichas cualidades y los beneficios que podría traer a este empleo. Finalmente, se debe hablar sobre dónde se ve usted, en el futuro, dentro de la ocupación para la que está siendo entrevistado.

2. ¿Por qué está pensando en dejar su trabajo actual?

Por ninguna razón hable mal de su trabajo presente. El entrevistador pensará que usted hará lo mismo con él. Lo mejor en este caso, es hablar de los límites que su trabajo actual tiene, en el área de su interés, para su crecimiento. Asegúrese de que esos límites no existen en la empresa o posición para la que está siendo entrevistando. La respuesta ideal sería: disfruto mucho mi empleo pero el potencial para mi crecimiento es limitado.

3.

¿Qué le interesa de nuestra compañía?

Esta es la oportunidad ideal para brillar demostrando lo mucho que sabe sobre la compañía. Hable sobre ella y las áreas en las que usted cree podría hacer su contribución. Por ningún motivo diga que está mucho más cerca de su casa, o algo de igual interés personal.

4. ¿Cuánto tiempo planea trabajar para nuestra compañía?

La repuesta debe ser simple: mientras yo continúe creciendo y aprendiendo, mientras yo continúe contribuyendo de manera positiva al crecimiento de la empresa. Jamás diga que piensa trabajar allí para siempre, porque eso nadie se lo creerá y puede generar más preguntas en este terreno.

5. ¿Cómo maneja usted conflictos en general?

La contestación es que no es frecuente que usted se enoje con la gente. Sin embargo, si un conflicto es inevitable usted lo puede enfrentar de manera razonable. También puede admitir que ha tenido confrontaciones con subordinados que no estaban cumpliendo con su trabajo.

6. ¿Cómo maneja su tiempo?

La respuestas debe ser específica: Nunca fallo una fecha de cumplimiento, aunque tenga que poner horas extras, si hubo problemas para completar el proyecto. Otra respuesta es: Lo primero que hago al comenzar el día es crear una lista de prioridades.

7. ¿Cuál es su peor defecto?

La respuesta debe ser un defecto que presente una ventaja para el empleador. Por ejemplo: tiendo a ser adicto al trabajo, pero estoy estudiando libros sobre este tema para remediarlo.

8. ¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?

La contestación a esta pregunta es enfatizar actividades que complementan sus actividades de trabajo.

9. ¿Puedo contactar sus referencias?

La respuesta debe ser, sí. Ofrezca una lista de referencias para por la tarde, o para el día siguiente. Esta respuesta es adecuada y le dará tiempo de llamar a sus referencias para advertirles que esperen esta llamada.

10. ¿Tiene alguna pregunta?

Jamás diga, no. Esto sólo demostrará que usted tiene poco interés. Aunque usted ya sepa todo sobre la compañía, haga preguntas sobre ella o pida más detalles sobre la plaza que ocupará.

Otros detalles de importancia en la entrevista

Por último, todas las respuestas deben mantener un grado mínimo de humildad, reflejar sinceridad y suficiente entusiasmo. Una respuesta que no contesta la pregunta formulada es una falla grave. El desconocimiento sobre la empresa para la que se está entrevistando es inaceptable. Es muy importante mirar a los ojos del entrevistador durante el diálogo. La pulcritud, la puntualidad y la vestimenta adecuada son las bases principales para el éxito.