El ritmo rápido de la vida moderna lleva aparejado la disminución del tiempo libre, y a veces es complicado para alguien que trabaje conocer a nuevas personas. ¡Que no cunda el pánico porque internet facilita mucho las cosas! No sólo permite comprar ropa o negociar una hipoteca, sino que ha abierto un mundo de posibilidades para gente que hace unos años lo hubiera tenido un poco complicado para relacionarse por diversos motivos, como la timidez. La red ha supuesto toda una revolución social.

Aunque hace unos años, casi nadie usaba internet, y el que lo hacía lo llevaba en absoluto secreto, hoy en día es bastante habitual conocer a parejas que se han conocido en chats, o webs especializadas en encontrar pareja, es decir que puede funcionar... Lo utilizan personas de todas las edades y niveles socioculturales, y aunque trae consigo alguna desventaja, también tiene muchas cosas buenas.

Consejos y recomendaciones: la importancia de no tener prisa

En realidad, y a pesar de las particularidades de internet, lo cierto es que se deben seguir unas pautas muy similares a las que se tendrían en cuenta en la vida real. Lo más importante a tener en cuenta es que las prisas no son buenas. En internet se tiende a ir a toda velocidad, cuando se conoce a alguien en un chat, o web, éste/a casi siempre presiona para organizar una cita cuanto antes, y posteriormente a ir más allá a cien por hora.

Sin embargo, si lo que se pretende es establecer una relación duradera, es imprescindible invertir mucho tiempo. No conviene dar por supuesto nada. Siempre que se conoce a alguien por primera vez se dan por supuesto cosas que posiblemente no tengan que ver con la realidad. Existe una gran mayoría de personas que buscan una relación efímera y rápida por la red, que también ha revolucionado los encuentros sexuales. Por eso conviene asegurarse de que la otra persona busca lo mismo que tú, para que ninguno de los dos quede decepcionado.

La principal ventaja de internet es que permite conocer a personas muy distintas, por lo que finalmente es posible que demos con alguien con quien tengamos afinidad. Lo importante no es tanto que se compartan los mismos gustos y aficiones –aunque eso ayuda mucho– sino que se establezca cierta conexión. Y esto sólo nace con paciencia, tranquilidad y buenas dosis de comunicación.

Escuchar a los demás

No es fácil saber cómo es alguien por los datos que percibimos de él a través del ordenador. Curiosamente, personas con las que nos hemos llevado muy bien a través del correo electrónico y en conversaciones de chats, resultan distantes lejanas y poco interesantes en persona. Esos chistes que tanta gracia nos hacían resultan posteriormente aburridos... O al revés... No se puede saber a ciencia cierta cómo es alguien en persona a través de la imagen que da en la red. Para empezar, se tiende a idealizar a todo el mundo, y es posible que luego nos llevemos una gran decepción.

Sí que se puede, lógicamente, discriminar un poco. Si conocemos a alguien ultragrosero y machista que claramente no nos va a interesar jamás, es fácil llegar a la conclusión de que no es necesario conocerle en persona. También es frecuente encontrar a personas valiosas, comunicativas y educadas, pero que por razones inexplicables no nos interesan nada. La química nace o no, no se sabe por qué. Es mejor no forzar la máquina, pues seguro que encontrarán a alguien con quien conecten mejor.

Cuidado con los timadores. Existen muchos dispuestos a sacar tajada de que en internet se puede encontrar a gente que está muy sola. Cuidado con quienes te piden dinero con la excusa para coger un avión e ir a verte.

Otros consejos: mantén una actitud positiva

Cuando buscamos pareja tendemos a evaluar y a examinar al contrario (¿es exactamente lo que buscamos?) pero nos olvidamos algunas veces de revisarnos a nosotros mismos. Y esto puede derivar en que cuando encontremos a la persona indicada, éste salga huyendo. Conviene asegurarse de muchas cosas, pero sobre todo de que nuestra actitud es positiva.

Por ejemplo, existen personas en la red que acaban de salir de una relación, y tienen todo tipo de prejuicios, problemas y frustraciones que descargan en quienes acaban de conocer. Huye de estos, y asegúrate de que tú no eres así. Si sientes algún tipo de rencor por tu noviazgo anterior, quizás no estés preparado para buscar una nueva pareja y conviene dejar pasar el tiempo.

Sitios donde buscar

El amor nace en los sitios más inesperados. Muchas veces surge espontáneamente en un foro en el que intercambiamos impresiones, o en una reunión de visitantes habituales de cualquier web. A veces nos enamoramos antes así que en un sitio especializado en buscar pareja. Sin embargo, webs como Meetic, Match.com o Friendscout24 pueden ser bastante útiles. Su principal virtud es que permiten buscar a la carta a la persona según nuestros gustos, ver sus fotos, charlar con ellos, y además, encontraremos gente que en principio está predispuesta a encontrar pareja.

En cuanto a los chats, suelen ser más visitados por quienes buscan relaciones esporádicas. Funcionan mejor aquellos chats temáticos, sobre cine u otras actividades, que proporcionan a los interlocutores una excusa para hablar de algo. Casi todo el mundo suele acudir a canales de su ciudad, como #Madrid o #Barcelona en IRC, por aquello de la proximidad geográfica. Y es que el amor puedes encontrarlo en cualquier parte, pero si te pilla lejos tendrás que mudarte donde él o ella esté, o que sea esta persona la que esté dispuesta a cambiar de residencia.