Muchas veces nos vemos sumidos en la monotonía de una relación duradera o simplemente lo que antes encadenaba un suceso lleno de chispa y alegría ahora parece que ni resucita una leve sonrisa... Sin embargo, ocurre que en otras ocasiones estamos comenzando y planeando una nueva conquista, los temores, las dudas "¿y si quizás nos equivocamos?" nos llevan a la conclusión de buscar un buen consejo. ¿Qué creen que pueden hacer por mejorar su relación? ¿O cómo piensan que será mejor empezar para declarar su amor? Esto es lo que nos lleva a replantearnos nuestra forma de conquista.

Pasos sencillos para avivar la llama de la pasión (o al menos su interés)

  1. Halágala: (aunque sin exagerar, lo bonito que luce su cabello, lo guapa que está…). Un buen consejo es parecer natural, no pasarse ya que no sonaría espontáneo como debería sino a disco rayado. Así solo parecerá que a cada mujer se le dice lo mismo y que la chica es solo “una más”.
  2. No exagerar ni alabarse a uno mismo: por muy “showman” o ligón que uno sea no se debe explicar un relato sobre todas las mujeres que están “loquitas” por uno. Además de ahuyentar a la otra persona, queda ridículo. Conclusión: la chica pensará: es un creído o es un “negado” y no tiene otra forma de presumir que esta… Es mejor hacer ver el atractivo que presumir de “boquita”.
  3. Acompáñala a ir de compras: nadie se resiste a buen cumplido, un mimo o a una buena conversación y si la acompañas a ver sus complementos o ropa favorita ¡mejor que mejor! Una ventaja: podrías aconsejarla sobre lo que te gusta para su nueva imagen, ¡se admiten combinaciones! A ver si logras hacer una de su agrado...
  4. Admite sus consejos: porque ella si está contigo es porque le interesas o te quiere, dale una oportunidad y escúchala y si tiene razón admite sus consejos y no te hagas de rogar.
  5. No seas monótono con tu aspecto: está bien cuidarse y asearse, con un equilibrio (sin llegar a ser un sucedáneo de hombre de las cavernas y sin convertirse en un metrosexual exagerado y empedernido). Se admiten cambios y sorpresas con el vestuario; como el estilo de los chicos de “Queer eye for the straight guy”… Sí, señores; adaptar el estilo según lo que quieras expresar como ellos. Sport, moderno, clásico, atrevido, seductor, elegante…
  6. Respeto: con un poco de esta esencia se consigue uno de los ingredientes del brebaje de la felicidad en la pareja y en cualquier otro tipo de relación. Porque es lo principal.
  7. ¡Una sorpresa!: de vez en cuando, hazle saber lo mucho que te importa, llevándola a un lugar distinto, regalándole un pequeño detalle o da paso a la improvisación. A veces, la aventura sana será el preludio de un momento de risas y encanto.
  8. Un roce inesperado y coqueto: un leve roce coqueto e inesperado, como tomar su mano o tomarla de la cintura, que suene natural le hará saber que aún te preocupas por ella.

Pasos que nunca deberás cometer a una potencial pareja o conquista

Obviamente, se omiten los engaños (¿para qué mentir si tarde o temprano sabrán la verdad?), ocultarle los detalles de esa cita pura con tu ex (y que no llegó a nada), omitir la charla de tus deseos sexuales más lascivos (al menos en las primeras tres citas), los cotilleos insanos con tus amigos/as, la prepotencia (¿quieres que piense que eres un egocéntrico?), la amabilidad fingida, la crueldad, ironía, la tacañería excesiva (vale que estemos en tiempo de crisis, pero privarla de su sábado ¿crees que está bien?) amén de fingir que te gustan sus amigos o familia.

Con todo, lo recomendable para sobrellevar una relación estable y su monotonía es el amor continuo y sobre todo la paciencia. En las relaciones que están a punto de comenzar es bueno conservan una dosis de chispa y frescura (incluso una porción de sinceridad y confianza) para que estas lleguen a buen puerto. Con todo, ¡mucha suerte! y feliz lectura...