Para contribuir a una reducción del consumo total de energía en el sector del transporte, el primer paso es utilizar más el transporte público. Pero si no hay más remedio que utilizar el coche para desplazase, es importante saber que se puede conseguir un importante ahorro de dinero, a la vez que se ayuda al medioambiente al reducir también las emisiones de gases a la atmosfera y todo eso solo con aplicar una conducción más eficiente.

A continuación unas cuantas claves para conseguir una conducción más eficiente, proporcionando un mayor confort, un aumento de la seguridad y un menor coste de mantenimiento, entre otras muchas ventajas.

Cómo Arrancar el coche y circular de forma eficiente

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores diesel esperar unos segundos antes de iniciar la marcha.
  • Usar la primera marcha solo para el inicio de la marcha, y cambiar a segunda a los 2 segundos o a unos 6 metros aproximadamente.
  • En los motores de gasolina el cambio de marchas se debe efectuar entre 2000 y 2500 revoluciones.
  • En los motores diesel el cambio de marchas se debe efectuar entre 1500 y 2000 revoluciones.
  • Un solo coche a 4000 revoluciones hace el mismo ruido que 32 coches a 2000 revoluciones.
  • Cuando aceleramos poner la tercera marcha a partir de unos 30Km/h.
  • Cuando aceleramos poner la cuarta marcha a partir de unos 40Km/h.
  • Cuando aceleramos poner la quinta marcha a partir de unos 50Km/h.
  • Después de cambiar de marcha, acelerar ligeramente.
  • Circular con marchas largas y a bajas revoluciones siempre que sea posible.
  • En ciudad siempre que sea posible utilizar la cuarta y la quinta marcha siempre que sea posible, respetando siempre los límites de velocidad.Mantener la velocidad lo más uniforme posible.
  • Buscar fluidez en la circulación, evitando frenazos, aceleraciones bruscas y cambios de marcha innecesarios.

Cómo detener el vehículo eficientemente

  • Frenar de forma suave y progresiva con el pedal de freno y reducir de marcha lo más tarde posible.
  • Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha puesta en ese instante sin reducir.
  • Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan detener el coche sin reducir previamente la marcha.
  • En las paradas prolongadas de más de 60 segundos, es recomendable apagar el motor (Algunos modelos de coches, ya en el mercado, llevan incorporado un dispositivo para esos casos).
  • Conducir siempre con la distancia adecuada de velocidad y un amplio campo de visión que permita ver dos o tres coches por delante.
  • En el momento que se detecte un obstáculo o una reducción de velocidad en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.
  • En la mayoría de las situaciones, aplicar estos consejos de conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial. Pero obviamente existen circunstancias que requieren de acciones especificas para que la seguridad no se vea afectada.

Otros factores a tener en cuenta

  • A velocidades altas, por encima de los 100km/h, el consumo se multiplica.
  • Los accesorios exteriores aumentan la resistencia del vehículo al aire incrementado así el consumo de carburante. Por ejemplo una vaca portaequipajes cargada, puede incrementar el consumo de carburante hasta un 35%.
  • El uso de equipos auxiliares aumenta también el consumo, siendo el aire acondicionado el que más influye. La utilización del aire acondicionado incrementa el consumo de carburante en un 25%. Se recomienda que cuando se use, la temperatura en el interior del habitáculo sea de unos 23, 24 grados.
  • La conducción con las ventanillas bajadas provoca una mayor resistencia al movimiento del vehículo y por lo tanto un mayor esfuerzo y consumo del motor. Circular en coche con las ventanillas totalmente bajadas incrementa el consumo de carburante en un 5%.
  • El peso de los objetos transportados en el vehículo y el de sus ocupantes influye sobre el consumo de manera apreciable, sobre todo en los arranques y periodos de aceleración. Una mala distribución de la carga afecta además a la seguridad y aumenta los gastos de mantenimiento y reparación. Llevando 100Kg de peso suplementario en el vehículo en circulación, el incremento que sufre el consumo de carburante es de un 5%.
  • El mantenimiento del vehículo influye en el consumo. Siendo especialmente importante el buen estado del motor, el control de niveles y filtros y, sobre todo, una presión adecuada en los neumáticos. La falta de presión de 0,3 Bares (unidad para medir la presión) en los neumáticos, incrementa el consumo de carburante en el vehículo en un 3%.

Hábitos de conducción

Con una conducción eficiente todos salimos ganando, aumentando la seguridad vial, reduciendo la contaminación del aire y el ahorro de dinero a la hora de llenar el depósito. Todo esto depende de las personas y su forma de conducir, cambiando los hábitos pondremos nuestro granito de arena y ayudaremos a tener un mundo mejor.