Cada mañana frente al espejo, las mujeres nos preguntamos primero qué ponernos y segundo cómo maquillarnos de tal manera que combine con la ropa. Algunas mujeres aplican siempre el mismo maquillaje, sin importar qué ropa están usando. La idea es romper con esa monotonía y sacarle provecho al maquillaje, para lucir mejor.

Por lo general usamos siempre el mismo rubor y variamos entre algunos labiales, intentando acercarnos al que se vea mejor. El elemento que más nos hace dudar, es la sombra de ojos, que es justamente lo que más se nota.

Kits de maquillaje para todas las ocasiones

La solución que parece obvia es usar una sombra del mismo color que el vestido, lo cual no es tan fácil y no siempre es lo más conveniente. Si optamos por usar el mismo color, nuestra apariencia puede resultar muy monocromática, recargada y hasta aburrida.

Si nuestra ropa es de colores variados, lo más indicado es tener como mínimo dos juegos de maquillaje en cuanto a rubor, labial y sombras. Se necesita una sola base, que ha de ser lo más parecida al color de la piel, no más clara ni más oscura, a menos que se desee crear un efecto especial. Sobre la base, polvos traslúcidos para fijar y quitar brillo. Si se prefiere, se puede cambiar la base por polvos compactos, pero nunca aplicar ambos o creará un efecto máscara.

Los dos juegos se armarán teniendo en cuenta que los colores se clasifican en dos grupos: colores cálidos, dentro de los que predominan los tonos tierra, y colores fríos. Ya sea que se trate de una vestimenta casual, un conjunto formal o un vestido de fiesta, la fórmula es la misma: combinar colores cálidos con cálidos y fríos con fríos.

Clasificación de los colores

Aunque la generalidad es que cada color se ubica en una de las dos categorías, todos los colores pueden tener algunos tonos dentro de la gama contraria, debido al fondo del mismo. Los colores fríos tienen una base o fondo azul dentro de su composición, mientras que los cálidos tienen un viso hacia el amarillo.

Colores fríos

  • Blanco - Negro - Gris - Plata.
  • Amarillos claros (pastel).
  • Rosados - Fucsia.
  • Lilas - Morados.
  • Rojo Clavel - Rojo pasión - Rojo oscuro - Vino tinto.
  • Verde fuerte - Verde pastel - Verde medio - Verde azul.
  • Azules (claros y oscuros).
  • Ciruela - Mora.

Colores cálidos

  • Beige - Marfil.
  • Café (toda la gama).
  • Mostaza - Miel - Caoba.
  • Anaranjado - Rojo anaranjado - Rojo encendido - Borgoña - Coral.
  • Dorado - Amarillo fuerte - Amarillo dorado - Amarillo quemado.
  • Salmón -Terracota - Bronce - Camel - Ladrillo.
  • Durazno - Zanahoria.
  • Lima - Verde limón.
  • Azul brillante (amarilloso).
Con base en esta clasificación, los colores indicados para la ropa de tonos fríos son: rubores rosados (todas las intensidades); labiales rojo clavel, rojo pasión, rojo oscuro, fucsia, rosados, vino tinto; sombras verdes, azules, moradas, lilas, gris, negro, blanco. Cualquiera de estos tonos se puede combinar, por ejemplo un vestido azul puede armonizar con sombras de la misma gama de azules, pero también con lilas, morados, rosa, verde, negro y gris.

Cómo arreglarse para tener buena imagen

Lo primero es analizar primero qué clase de atuendo luciremos (que depende de la ocasión) y luego sí, decidir si nos maquillamos con la misma gama de colores u optamos por tonos que contrasten.

Por ejemplo, si vamos a usar un vestido morado en una fiesta de noche, se verá muy bien usar sombra morada, intensa y tal vez con un poco de brillo. Pero si hablamos de un atuendo para ir al trabajo, de compras o a un almuerzo, se verá mejor si llevamos en los ojos colores suaves como lila, rosado o gris.

El maquillaje para la ropa de colores cálidos será: un rubor coral, salmón o terracota; labiales también corales, anaranjados, rojo anaranjado, rojo encendido y café; sombras beige, mostaza, naranja, cafés, dorado, salmón, zanahoria, verde limón. Todas estas tonalidades son más similares y fáciles de combinar. En toda ocasión se puede llevar cualquiera de los tonos aunque sea del mismo color que el vestido; lo que se debe variar es su intensidad, dependiendo de si es una ocasión formal, romántica o casual.

Si no se está segura del grupo al que pertenece un tono, como los labiales rojos que se ubican repartidos en ambas categorías, se puede aplicar a manera de prueba primero con ropa azul oscuro y luego con naranja, que son colores fuertes y bien definidos; habiendo determinado con cuál de los dos coordina mejor, establecer el grupo al que pertenece.

Los toques finales

Respecto a maquillaje complementario como la pestañina y el delineador de ojos, el negro es un color que actúa como neutro y combina con todos los tonos. Los demás colores a usar deben ser similares a la sombra, para resaltar la mirada.

Los accesorios también son importantes y se debe saber combinarlos. La plata y el oro blanco van bien con la ropa de colores fríos; la bisutería dorada luce mejor con los tonos tierra. Así te verás fantástica.