Conseguir que una editorial se interese por el libro de un escritor novel no es una tarea sencilla. Por suerte, cada vez más escritores demuestran que internet permite saltarse este paso, y que la autoedición es una buena forma de comenzar a publicar. Muchos han conseguido colarse entre los más vendidos e incluso han logrado que la ansiada editorial acabe llamando a su puerta.

Cómo editar un libro electrónico

El primer paso es, por supuesto, escribir un libro. Los libros pueden ser de temática muy variada, desde novelas a ensayos de autoayuda. Una vez escrito, llega el momento de editar. Para ello, es recomendable utilizar un programa de edición de libros electrónicos, que facilitará, sin duda, la tarea. Algunas de las plataformas de venta que se mencionan más adelante tienen sus propios programas de edición, pero siempre es recomendable hacerlo en un sistema aparte, para así poder aprovechar el mismo fichero para los diferentes sitios de internet.

Uno de los más conocidos y completos, además de gratuito, es Calibre. Este programa permite crear índices para facilitar la lectura, añadir una portada y guardar el archivo en los formatos que necesites.

Cómo comercializar un libro electrónico

Hay una multitud de posibilidades para comercializar un libro electrónico. Bubok fue una de las primeras plataformas que apareció en España para autoeditar libros y es una de las que más ha crecido gracias a su flexibilidad. Permite publicar libros sin coste alguno para el escritor tanto en formato electrónico como en papel. El autor tiene además el control total sobre el precio del producto, aunque en el caso del papel, el precio mínimo corresponde a los costes de impresión y distribución.

Ofrece muchos servicios adicionales, como la posibilidad de crear vídeos promocionales, obtener datos de registro para el libro o la creación de portadas y maquetas profesionales. Estos servicios son de pago. Además, ahora tienen un acuerdo con algunos de los principales distribuidores, como Amazon, Casa del Libro o Agapea, para poder vender los libros a través de sus plataformas.

Amazon es uno de los distribuidores más populares en Estados Unidos y su Kindle Direct Publishing ya está disponible en castellano desde que abriera su filial en España. La principal ventaja de Amazon es su gran poder de distribución, especialmente si el autor entra en las listas de los más vendidos. Sin embargo, Amazon se queda con un 30 por ciento del precio del producto, por lo que las ganancias por cada libro pueden ser menos interesantes, aunque esto puede compensarse con una mayor cuota de ventas. Otro de los conocidos es ibook Store, utilizado principalmente en los dispositivos Apple.

Recursos para mejorar la difusión de un libro digital autoeditado

Las plataformas de venta de libros electrónicos suelen facilitar la tarea, pero a menudo no son efectivas por sí mismas para maximizar la difusión de la obra. Para ello, el propio autor tiene que hacer el marketing.

Una buena manera de hacerlo es a través de un blog, donde el autor puede ir subiendo extractos, materiales extra u otros relatos que le hagan ganarse un público fiel. Las redes sociales también son buenas aliadas, especialmente Twitter y Facebook.

Consejos para autoeditar un libro electrónico

  • Es mejor no hacer nada complicado. Muchos lectores de libros electrónicos aún no son capaces de interpretar elementos complejos, y eso puede arruinar el ebook. Lo principal es la lectura y hay que centrarse en ello.
  • Demasiadas fotografías pueden suponer un inconveniente a la hora de descargar el libro y de leerlo de manera fluida. Además, hay que tener cuidado de que las fotografías seleccionadas puedan ser utilizadas de forma libre para obtener ingresos ya que si no, estaríamos quebrantando los derechos de autor.
  • Subirlo a la mayor cantidad de plataformas posible.
  • Conseguir un número de registro internacional ISBN. Algunas de las plataformas lo exigen, otras no, pero siempre es recomendable para que pueda ser encontrado más fácilmente y para que su autor quede legalmente reconocido.