Conducir ofrece una gran libertad para desplazarse dentro de la ciudad, para viajar y, sin duda, tener el carnet resulta un plus a la hora de buscar trabajo, ya que cada vez son más las empresas que lo exigen. Sin embargo, el proceso para conseguir el permiso de conducir es complicado, largo y bastante costoso. Lo mejor antes de ponerse manos a la obra es tener claros los pasos para obtener el carnet de conducir, lo antes posible y sin sustos.

Lo primero que tienes que tener claro es que apuntarse a una autoescuela, es prácticamente imprescindible; lo mejor es elegir la que esté más cerca de tu casa, instituto o lugar de trabajo, ya que te dará menos pereza asistir. Existe mucha oferta de autoescuelas, por lo que es conveniente que compares tarifas y hagas cuentas. La mayoría ofrece paquetes que incluyen la matrícula, la preparación del ejercicio teórico y un cierto número de clases prácticas.

La edad mínima para obtener el carnet de conducir son los 18 años. Sin embargo, los jóvenes pueden prepararse el teórico al finalizar los 17 y presentarse incluso el mismo día en que cumplen la mayoría de edad.

El examen teórico de conducir

El examen teórico consiste en 30 preguntas tipo test, de las que sólo se pueden fallar 3. A priori, puede sonar sencillo pero es un examen exigente que no sólo pone a prueba los conocimientos del aspirante, sino también su destreza en hacer este tipo de exámenes.

Las autoescuelas proporcionan material de sobra para ir bien preparado. Además de asistir a las clases de teoría que ofrezcan en la autoescuela, es importante hacer tantos test de conducir como resulte posible, ya que muchas preguntas del examen tienen truco y resultará mucho más sencillo si has visto preguntas similares con anterioridad.

El tiempo estimado para sacarse el teórico de conducir, si le dedicas una media de entre una hora y hora y media al día, es de un mes o mes y medio.

Para presentarse al teórico, hay que presentar esta documentación a Tráfico (DGT):

  • 4 Fotos carné
  • Certificado médico de la Comunidad Autónoma donde uno vaya a examinarse (cuesta unos 30 euros aprox.)
  • Fotocopia del DNI, pasaporte o tarjeta de residencia
  • Pagar las tasas de tráfico. En caso del carnet B (coche) son 76,60 €.
Estas tasas dan derecho a presentarse 3 veces. Si apruebas el teórico a la primera, tendrás dos oportunidades en el práctico (sin tener que renovar las tasas) y, si apruebas el teórico a la segunda, tendrás una sola convocatoria para el práctico. Si necesitas presentarse más veces, tendrás que volver a abonar los 76,60 euros.

Es importante comentar que la DGT está planificando un cambio del tipo de examen teórico para hacerlo más complicado. Por lo que, si estás pensando en sacarte el carnet, hazlo cuanto antes.

El examen práctico de conducir

Una vez superada la fase teórica, llega el momento de enfrentarse a los mandos de un coche. Al contrario que en otros países, donde la familia tiene libertad para enseñar a los jóvenes a conducir, en España existe una legislación muy estricta con este punto: está completamente prohibido conducir sin carnet, aunque sea una zona sin tránsito e incluso en compañía de una persona con carnet. Las multas son altísimas, llegando incluso a penas de cárcel.

Por ello, no queda otro remedio que dejarse enseñar por un profesor de conducir titulado con un coche homologado. En este sentido, las autoescuelas tienen el monopolio práctico de enseñar a conducir. Las clases suelen tener una duración de 45 minutos, aunque es habitual coger clases dobles para poder experimentar en zonas más alejadas, como autopistas, pueblos, etc. El precio de las clases varía según la provincia pero suele rondar entre los 25 y los 35 euros por clase (de 45 minutos). En algunas provincias, el precio se dispara hasta los 40.

El promedio de clases que se deben recibir antes de presentarse al examen varía según las personas y resulta imposible predecir en principio cuánto tiempo va a llevar. Es en esta fase del proceso de obtener el carnet de conducir, donde los aspirantes a conductores invierten una gran cantidad de dinero.

El examen del práctico es el momento clave, en que todo el dinero y el esfuerzo invertido cobran forma a través de un "apto" o un "no apto". Dicho examen tiene una duración de entre 15 y 25 minutos, en los que el examinador ofrece al candidato una serie de indicaciones para poner a prueba sus destrezas y reflejos. El profesor se sienta en el asiento del copiloto y el examinador, atrás, tomando notas de lo que aprecia. Es importante no obsesionarse con el examinador, ya que podemos perder concentración en la carretera. Entre las maniobras que nunca suelen faltar en un examen, están:

  • Incorporación a una autopista.
  • Adelantamiento.
  • Cambio de marchas, incluso 5º.
  • Entrada en poblado (semáforos, ceda el paso, stop, etc.).
  • Aparcamiento.
  • Entrada en rotondas.
La mayoría de los examinadores no destacan por su simpatía durante el examen, por lo que es mejor que te ciñas a sus indicaciones y te olvides del resto.

Si suspendes el examen de conducir, tendrás que seguir abonando las tasas de tráfico, contando que, cada vez que pagas, tienes derecho a presentarte dos veces.

Tengo el carnet

El momento de obtener el carnet de conducir es un punto y a parte en la vida de una persona. Eso sí, ahora llega el momento de ser consciente de la responsabilidad que esto implica; no te olvides de poner la "L" en tu coche y respeta todas las normas que aprendiste durante el teórico.

Si quieres obtener el permiso de conducir internacional, dirígete a la sede de la DGT más cercana para solicitarla. Suelen tardar un mes en entregártelo y tiene una validez de un año. Eso sí, para alquilar un coche en la Unión Europea, no lo necesitas. Sólo para hacerlo fuera de ella.