Llegó la Navidad, y con ella las cenas y banquetes. En esta época del año solemos comer más que de costumbre. Y es que no se puede pensar en las fiestas sin pensar en comida.

Las gambas, langostinos, arroces, cerdo y pavo son los protagonistas de la mesa navideña. La comida condimentada y el exceso de bebidas alcohólicas provocan consecuencias negativas en nuestra salud. No se trata de engordar unos kilos de más, sino de trastornos y dolencias estomacales.

¿Quién no se ha indigestado luego de una copiosa cena navideña? Esa sensación de que quieres explotar, apenas te puedes mover o respirar. La indigestión es un trastorno transitorio que se produce en el estómago cuando el exceso de comida impide una correcta asimilación de los alimentos.

La enciclopedia médica Medline Plus la describe como “una sensación vaga de malestar abdominal, que incluye gases, acidez gástrica, sensación de llenura y náuseas”.

¿Qué provoca la indigestión?

La mayoría de los casos de indigestión son provocados por los atracones de comida, el exceso de grasa, las bebidas alcohólicas y la ansiedad.

Comunmente forzamos al cuerpo al comer de más. Y las reacciones de nuestro organismo son variadas a la hora de intentar hacer la digestión.

Reconoce los síntomas de la indigestión

Los síntomas varían de una persona a otra, pero los más comunes son:

  • Sensación general de malestar.
  • Dolor abdominal.
  • Ardor en el esófago, o en lo que se suele llamar "la boca del estómago".
  • Gases.
  • Náuseas.
  • Cuando se produce indigestión crónica, la lengua suele secarse y se percibe mal aliento.

Consejos para evitar la indigestión

Lo más recomendable es tener moderación a la hora de servirse comida. Si usted suele padecer de problemas digestivos, aléjese de los alimentos picantes o muy condimentados.

Destine tiempo para comer sin apuros, y evite las agitaciones durante y después de las comidas. Asimismo, se recomienda masticar bien los alimentos, así evitará que el estómago tenga que generar más ácidos de los que necesita para digerir.

Ingiera alimentos ricos en fibra para ayudar al tránsito intestinal, y sea comedido con la carne roja.

Remedios para aliviar la indigestión

Existen en el mercado una gran variedad de antiácidos que se pueden conseguir sin prescripción médica, que previenen o alivian los síntomas del malestar estomacal.

También puede probar con infusiones u otros remedios caseros que sirven como digestivos:

  • Tomar una infusión de manzanilla, perejil, menta o anís.
  • El té de jengibre ha sido un remedio milenario para los malestares estomacales.
  • Coma varios trozos de piña antes de cada comida. Las enzimas proteolíticas que contiene ayudan al proceso digestivo.
  • Beber sorbos de agua caliente, y sentarse a descansar en un lugar con aire fresco. Es importante que no se acueste, ya que esa posición puede empeorar el reflujo de gases.
  • Para bajar la sensación de llenura, tome un té de orégano.
  • Mastique unas semillas de hinojo para aliviar la indigestión provocada por haber comido en exceso.
  • Hierva dos tazas de agua y añada un manojo de cilantro. Deje a fuego medio por 10 minutos. Tome después de comer.
  • El plátano maduro es un antiácido natural, además es muy bueno para aliviar la inflamación estomacal.

Visite al médico

Consulte con su médico si la indigestión persiste por varios días, o los síntomas empeoran. Esto puede ser indicativo de problemas serios de salud como úlceras pépticas, hernias en el esófago o hasta cáncer estomacal.

La mejor solución es la prevención, y sobre todo escuchar las advertencias que nos manda el cuerpo. No insista en comer más si ya está lleno, y evite alimentos que en el pasado le hayan sentado mal.