El dolor en cualquier parte de la cabeza es conocido medicamente como cefalea. Existen numerosas causas para este molesto signo, y en algunos casos tiene nombre propio, como cefalea tensional, migraña (o jaqueca) o neuralgia.

Cefalea tensional y migraña

Uno de los tipos de dolor de cabeza más frecuente se conoce como cefalea tensional. Su causa es, como indica su nombre, la acumulación de estrés o tensión en los músculos del cuello, cara y cuero cabelludo (debajo del cuero cabelludo existe un músculo llamado occipitofrontal que va desde la frente hasta la nuca). Se manifiesta como dolor en toda la cabeza con la sensación de opresión. A veces, en cambio, solo duele una mitad o la nuca. La migraña, en cambio, en producida por la dilatación de los vasos del cerebro (arterias y venas). No solo es un dolor pulsátil y agudo, sino que se acompaña de nauseas, vómitos y sensibilidad a la luz y los ruidos.

Neuralgia del trigémino y neuralgia de Arnold

Las neuralgias son alteraciones de los nervios, causadas probablemente por su compresión por un vaso en algún punto de su recorrido. El síntoma principal es un dolor agudo y muy fuerte que sigue el camino correspondiente del nervio afectado. El trigémino es la estructura nerviosa de la frente, ojos y mandíbula. El nervio de Arnold se encuentra distribuido en la nuca, en el cuero cabelludo y los músculos que se hallan encima del hueso occipital, por eso su neuropatía de llama neuralgia occipital o de Arnold. Las neuralgias no responden a los tratamientos tradicionales y sus síntomas casi siempre se vuelven crónicos.

Tratamientos caseros para el dolor de cabeza

  • Descansar en una habitación oscura con un paño fresco sobre la frente.
  • Colocar frío en la zona de dolor.
  • También recomiendan, mientras se pone hielo sobre la frente, meter los pies en agua caliente para comprimir los vasos de la cabeza y dilatar los de los pies.
  • Hacer presiones suaves con el dedo en la cara, sobre y debajo de los ojos, alrededor de las orejas, en las sienes. Esto se conoce como digitopuntura o shiatsu.
  • Masajear no sólo el cuero cabelludo sino también el cuello y los hombros (el trapecio es uno de los músculos que conecta la cabeza con los hombros y se tensiona con facilidad).
  • Oler esencias como lavanda, menta y jengibre. La aromaterapia es útil también si se frotan esas sustancias por la zona de dolor.
  • Presionar fuertemente el dedo gordo del pie, donde se refleja la cabeza para la reflexología.
  • Descubrir cuál es el motivo de preocupación y darle la verdadera importancia.

Cómo prevenir las cefaleas

  • Tomar el hábito de meditar o relajarse a menudo.
  • Si se usa la computadora, realizar frecuentes descansos y cuidar la postura.
  • Dormir las horas necesarias, intentando siempre mantener los mismos horarios.
  • Mejorar la alimentación incorporando suficiente vitamina B y magnesio.
  • Si se tienen problemas de estreñimiento, es importante atacar esa causa para sentirse mejor.
  • Hacer alguna actividad física, si es al aire libre, mejor.
  • Evitar consumir demasiado café, chocolate y embutidos.
  • De vez en cuando hacer un ayuno de desintoxicación, ingiriendo sólo agua, frutas y verduras frescas.
  • Intentar descubrir la causa del dolor: una situación, un ruido, un alimento particular. Y evitarlo.
  • Hacerse chequeos médicos generales y de la vista, para descartar otras patologías (como las neurológicas).
El dolor de cabeza puede ser muy molesto, pero es controlable si se sabe cómo prevenirlo y atacarlo a tiempo. Los remedios tradicionales como ibuprofeno, diclofenac o aspirina pueden complementarse o intercalarse con terapias alternativas, y se ese modo proteger al estómago y al hígado de estas pesadas drogas.