No todos los conductores han pasado por esta desagradable experiencia, pero estar preparados para reaccionar ante un accidente de circulación es fundamental. Actuar con diligencia y precaución evitará males mayores y si en el accidente, seamos o no culpables, no existen lesionados, deberemos centrar nuestra atención en minimizar, al máximo, las consecuencias del siniestro.

Pasos a seguir inmediatamente después del accidente

  1. Siempre que sea posible hay que retirar el vehículo de la zona de circulación y situarlo en lugar seguro para no producir nuevos accidentes, manteniendo encendidas las luces de emergencia para avisar de su presencia.
  2. Antes de descender del vehículo hay que colocarse el chaleco reflectante.
  3. Si el vehículo debe permanecer inmovilizado (por ej. hasta que llegue la grúa), colocar los triángulos a unos 50 metros en ambos sentidos. Desconectar el contacto o la batería si hay peligro de incendio (pérdida de combustible, aceite...).
  4. Comprobar si se han producido derrames de aceite, combustible, etc... señalizándolos y, si es necesario, pedir la colaboración de testigos o transeúntes para cubrirlos con arena o tierra. Si es de noche, utilizar las luces del vehículo para iluminar o señalizar y, si es necesario, pedir la colaboración de otros conductores para hacerlo.
  5. Solicitar ayuda a los cuerpos de seguridad correspondientes si el contrario plantea dificultades para asumir su responsabilidad o para facilitar su datos o los de su seguro.

Declaración Amistosa o Parte Europeo de Accidente

Es un modelo de impreso para la declaración de siniestros de automóviles que se implantó en España el 1 de junio de 1987 y que se caracteriza por ser común para todas las entidades aseguradoras y para todos los países de la Comunidad Europea.

Está formado por dos hojas iguales unidas que permiten que lo escrito sobre la primera se copie en la segunda y que, una vez completadas, deben separarse para que cada uno de los conductores entregue su hoja a su compañía aseguradora. Ambas tienen el valor de original, aunque siempre es conveniente que el conductor inocente se quede con la primera página.

Es muy importante que el impreso sea firmado por los conductores en la parte inferior ya que la firma conjunta en una sola declaración implica una versión única del accidente, eliminando los problemas que surgen cuando cada conductor facilita una versión distinta del siniestro.

Datos a rellenar en el momento del accidente

Todos aquellos elementos que aparecen en el anverso del Parte Amistoso y que hacen referencia a los vehículos intervinientes, los propietarios y los conductores de los mismos, sus respectivas aseguradoras y los daños sufridos por los vehículos implicados, concretamente:

  1. Fecha del accidente.
  2. Lugar del accidente.
  3. Víctimas.
  4. Daños materiales distintos a los de los vehículos “A” y “B”.
  5. Testigos del accidente.
  6. Asegurado.
  7. Datos del vehículo: marca, modelo y, especialmente, la matrícula.
  8. Nombre de la Aseguradora y número de póliza.
  9. Conductor, con su dirección y su número de telefono.
  10. Punto de choque. En el dibujo de cada vehículo tiene que indicar con una flecha, el punto de choque inicial.
  11. Daños apreciados.
  12. Circunstancias.
  13. Croquis. Debe dibujar los vehículos identificándolos con las letras “A”, “B”, “C”... o con las matrículas e indicar el sentido de la marcha de cada uno de ellos.
  14. Firma de los conductores.

¿Y sí no se está de acuerdo sobre quién es el culpable?

En estos casos la única forma de resolver el asunto y atribuir la responsabilidad a un conductor u otro es a través del atestado levantado por los agentes de la autoridad (caso de que exista); de las pruebas o testigos que cada parte aporte para demostrar su versión de los hechos o de informes elaborados por expertos (peritos) que demuestren que el accidente se ha producido de un modo u otro.

Muchas compañías de seguros han firmado acuerdos que afectan a los tipos de accidentes más comunes y que están dirigidos a solucionar las consecuencias económicas de los mismos con la máxima agilidad.

El vehículo contrario se da a la fuga

  • Si el vehículo contrario se ausenta del lugar del accidente, lo primero que debe hacer es anotar correctamente la matrícula, marca y modelo del vehículo. Esto permitirá posteriormente, obtener los datos del propietario (a través de la Dirección General de Tráfico) y del asegurador (a través del Consorcio de Compensación de Seguros).
  • Posteriormente, hay que solicitar el auxilio de los agentes policiales o municipales.
  • También debe recoger los datos de los testigos presenciales del accidente (nombre y apellidos, dirección, DNI y teléfono de contacto) que puedan declarar acerca de lo ocurrido, de modo que si el contrario niega su intervención en el accidente o da una versión distinta de los hechos, se pueda, mediante la declaración de los testigos, demostrar la realidad de lo ocurrido.
Nunca firmar en blanco la Declaración Amistosa, ni dejar que otro conductor rellene ambas partes. Una vez firmadas y separadas las hojas, no modificar los datos del anverso, ni añadir nada nuevo porque invalidaría el parte. Finalmente, se debe presentar la copia ante el mediador o la aseguradora a la mayor brevedad posible.