El e-commerce continúa creciendo en Latinoamérica y el mundo, a la par de la consolidación de los nuevos medios de comunicación e información. En el caso de España, datos del 2009 revelan igualmente el aumento en los niveles de comercio digital u online; pero queda mucho por hacer para igualarlo a los de otros países desarrollados, y para consolidarlo como vía moderna y segura de comercialización global.

Para lo cual no hay otro camino que aprovechar las herramientas que interactúan hoy en el universo de la Web 2.0, surgidas como consecuencia del irreversible proceso de avance tecnológico e innovación; en especial las llamadas redes sociales que solamente la más popular, Facebook, acapara en EE UU más tiempo ya del que los cibernautas ocupan en otras opciones como Google –YouTube incluido- o Yahoo.

La Internet 2.0 y las nuevas estrategias de gestión empresarial que impone

Lo cual no es un paso automático. Impone de hecho el mismo esfuerzo de adaptación que el mundo en general y las personas en particular, vienen teniendo con los nuevos sistemas de comunicación e información en los últimos años, por el simple y elemental hecho de no quedar rezagados.

Como dice Rafael Bonelly, director de estrategia digital y marketing social de NCA & Asociados, ello significa ir "mucho más allá, es un cambio fundamental en la forma en que las empresas han de afrontar su manera de hacer negocios"; en especial en el ámbito de las ventas y el marketing, que tiende a volverse cada vez más interactivo para adaptarse al cambiante, participativo e interrelacionado mundo digital de las redes sociales.

Las cuales, por el simple hecho de congregar de forma online a cientos e incluso millones de personas, destaca especialmente por constituir un potencial gran mercado al que dirigir estrategias empresariales innovadoras, con las que obtener resultados satisfactorios desde un punto de vista económico, social y ambiental.

La red social reforzará el comercio de las tiendas ‘online'

Actualmente existen muchos elementos que revelan el fuerte apuntalamiento que las redes sociales pueden suponer para el fortalecimiento y consolidación del comercio electrónico en España y el mundo.

En el primer caso:

  • La publicidad online creció un 13,5% en el primer semestre de 2010, con una facturación de 152 millones de euros equivalentes al 11,6% de su mercado publicitario.
  • España se encuentra entre los cinco primeros países del mundo en uso de redes sociales.
  • Siete de cada diez españoles no resiste la tentación de entrar a su perfil cada vez que se conecta a la “red de redes”.
  • El impulso hacia las nuevas tecnologías y la innovación que supone para la economía hispana la Ley de Economía Sostenible.
En el segundo:

  • En EEUU, los internautas empiezan a ocupar más tiempo en una red social que en otras opciones como Google, YouTube música o Yahoo.
  • La edad promedio de los usuarios es de 37 años, lo que significa que tienden a ser personas independientes económicamente hablando, no mayormente estudiantes o universitarios como cuando surge la red social digital.
Como complemento está el aumento del nivel de comercio electrónico, incluso en el actual período de crisis económica; ya que muchos consumidores acuden cada vez más a portales de venta online, por la posibilidad de comparar con facilidad alternativas de precios de servicios o productos nuevos o de segunda mano. O el hecho de que el 70% de las transacciones presenciales, están precedidas de consultas informativas vía Internet.

Cómo afianzar el comercio internacional digital o electrónico

Con todo, queda superar las trabas que rodean todavía al mundo de las operaciones mercantiles electrónicas; destacando entre ellas los persistentes problemas en las conexiones, o la preocupación por los pagos de las compras virtuales.

Y la agremiación empresarial resulta igualmente vital, destacando en España entes como la Federación Española de la Economía Digital (FECEMD); además de campañas de concienciación, difusión o educación tendientes a hacer de las nuevas tecnologías en general y las redes sociales en particular, un instrumento que coadyuve cada vez más al desarrollo de negocios rentables, sostenidos y responsables.