Un drama y un documental con historias dramáticas, eso son "La vieja de Atrás" y "Rent Boys" que si bien tratan temáticas bastante diferentes, tiene a la soledad y el desamparo como eje conector.

"La vieja de atrás"

La soledad en dos etapas bien marcadas de la vida y la necesidad de establecer vínculos con quienes nos rodean y, hasta incluso, comparten el mismo piso en el edifico. Esto es lo que les pasa a Rosa y Marcelo, los protagonistas de "La vieja de atrás", quienes acomplejados por la falta de compañía en sus vidas deciden vivir juntos impulsados por dificultades económicas y, claro, afectivas.

Adriana Aizenberg se pone en la piel de una anciana necesitada de una charla diaria, le ofrece al joven universitario caracterizado por Martín Piroyansky residir en su casa. La necesidad de terminar sus estudios, convertirse en médico para no volver a su La Pampa natal y la falta de dinero para poder pagarse el alquiler, terminan en la convivencia del adolescente con la octogenaria.

¿Tragedia o comedia?

Con escenas logradas y diálogos acertados, el drama se convierte en comedia ante los reclamos ilógicos de Rosa y se vuelve tierna ante el desesperado intento de Marcelo para construir una vida social en la gran ciudad.

Sin embargo, la historia no es más que el retrato de una situación sin un conflicto contundente ni un desenlace emocionante y a varios puede resultarles desde denso a aburrido. Incluso se introduce un romance frustrado de Marcelo que nada hace al relato, ni aporta al tema del film.

La actuación de Aizenberg se destaca pero Piroyansky permanece con su rostro inmutable sin importar la escena que se interprete.

De esta forma, "La vieja de atrás" se convierte en una película que retrata un aspecto de la vida de estas dos personas, que por un tiempo conviven para sentirse más o menos cercanas a alguien.

"Rent Boys"

Las desgarradoras biografías de hombres que se prostituyen en Berlín y las causas y consecuencias que los llevaron a esa desesperada forma de supervivencia desde los 11 y 12 años. Eso es lo que devela el documental "Rent Boys", de Rosa von Praunheim, quien reconstruye las dramáticas vidas de quienes venden su cuerpo a cambio de escasos euros en esa ciudad del mundo desarrollado.

Historias desgarradoras

Mediante el testimonio en primera persona del alemán Daniel, un joven de 28 años que aún hoy ejerce la prostitución y en cuyo pasado figuran vivencias de crueles y repugnantes maltratos familiares, el virtual protagonista del film articula su historia junto con la de los rumanos Ionel y Romica, el bosnio Nazif y el alemán René, que poseen pasados marcados por el horror.

De esta forma, los 88 minutos tocan temas actuales y controvertidos como las drogas, el abuso sexual, la pedofilia, la homo y xenofobia, el maltrato infantil, la pobreza, la exclusión y la marginación que estos jóvenes hombres padecieron a lo largo de su existencia y que los llevó a vender sus cuerpos.

Con poco... mucho

Rosa von Praunheim demuestra que con una cámara y una delicada edición se puede construir un film atrapante, no sólo por la novedosa temática que aborda, sino también por las incógnitas e inquietudes que despierta en los espectadores.

Las historias de vida se superan una a la otra y la combinación de esas vivencias con la participación de la ONG Sub-Way –camino subterráneo- aportan datos e información vital para entender una problemática que no se circunscribe a unos pocos casos sino que se ha constituido en una verdadera problemática social en Berlín, marcada por las enfermedades de transmisión sexual y una forma de vida plagada de escenas que van desde lo denigrante hasta la violencia extrema.

Escasa información

Sin embargo, no brinda información suficiente para establecer si esas escenas se repiten en otras ciudades europeas, a cuántas personas involucra y si existe alguna política que permita otorgarles mejores oportunidades a esos hombres que, lejos de disfrutarlo, padecen ese modo de .vivir

Así "Rent Boys" se constituye en una documental que denuncia una realidad propia de un país subdesarrollado en el primer mundo y dejará al público sacudido y con ganas de saber más.