La función de la comida es abastecer al cuerpo humano de los elementos que le son necesarios para su correcto funcionamiento, sin embargo cuando se deja de comer para obtener dichos nutrientes y la comida pasa a ser una vía de escape, puede presentarse el trastorno por atracón.

¿Qué es el trastorno por atracón?

Es un trastorno alimentario, caracterizado por episodios en los que se come en exceso en una pequeña fracción de tiempo, dando como resultado la sensación de pérdida de control.

A los afectados por esta enfermedad se les denomina comedores compulsivos, quienes, en algunos casos buscan compensar los atracones llevados a cabo mediante purgas, ejercicio o abstención de la comida. La población más afectada por este trastorno son las mujeres.

Orígenes del trastorno por atracón

Las causas que hacen que una persona sea comedora compulsiva son diversas, las más comunes son:

  • Eventos traumáticos en la infancia:
  1. Bullying.
  2. Pérdida de familiares cercanos.
  3. Conflictos familiares, principalmente entre los padres.
  4. Enfermedades físicas.
  5. Abuso sexual.
  • Dietas excesivas, tanto en cantidad como en rigor.
  • Sobrevaloración de la imagen corporal.
Independientemente de los antes mencionados, pueden existir otras causas por lo que siempre es necesario acudir a una evaluación con un especialista.

Síntomas en los comedores compulsivos

  • Dietas constantes que terminan fracasando.
  • Fantasear o planear futuros atracones.
  • Baja autoestima.
  • Avergonzarse de lo que se ha comido.
  • Ser perfeccionista y exigente, sobre todo con sus características físicas.
  • Promesas constantes de cambio que nunca se concretan.
  • Impulsividad.
  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
  • Sentimiento de alivio emocional a través de los alimentos.
  • Pensamientos extremos sobre la comida.
  • Depresión.
  • Ingesta de los alimentos más rápida de lo normal.
  • Los atracones se presentan por lo menos dos días a la semana.
  • Sensación de pérdida de control durante el atracón.
  • Horarios de comida desordenados.
  • Comer en muy poco tiempo, una cantidad excesiva, en comparación con la ingesta normal en esa misma cantidad de tiempo.
  • Alivio de tensión, estrés y ansiedad mediante la comida.
  • Comer sin hambre.
  • Culpabilidad después de comer o por pensar en comer.
  • Miedo de comer frente a terceros.
  • Perder el interés en hacer su vida diaria normal.
  • Comer a solas.
  • Creer que se trata de falta de voluntad para dejar de comer en exceso.

Consecuencias del trastorno por atracón

Debido a que los alimentos que suelen ingerirse durante los atracones son poco saludables, los comedores compulsivos pueden padecer:

  • Desnutrición.
  • Diabetes tipo 2.
  • Colesterol alto en sangre.
  • Alta presión sanguínea.
  • Enfermedades del corazón.

¿A quién acudir?

Al tratarse de un trastorno mental, en necesario acudir a tratamiento psicológico en un inicio, y en caso de ser necesario, con el médico psiquiatra, dependiendo de si basta con terapia o si se requiere tratamiento farmacológico.

El tipo de terapia más común es la congnitivo-conductual, que ayuda a corregir pensamientos o ideas distorsionadas sobre la imagen y el peso.

También se puede acudir a los grupos de autoayuda existentes, algunos son denominados Comedores Compulsivos Anónimos, como los de México y en España.

Preguntas para detectar atracones

Si se responde afirmativamente a alguna de estas preguntas, los psicólogos recomiendan buscar ayuda.

  1. ¿Tu manera de comer afecta tu salud física?
  2. ¿Has identificado episodios en los que ingieres gran cantidad de alimentos en muy poco tiempo, superando la cantidad normal de comida ingerida en el mismo período?
  3. ¿Has experimentado la sensación de pérdida de control al comer?
  4. ¿Tus atracones generan sufrimiento o sentimientos negativos?
  5. ¿Tu forma de comer afecta tu vida diaria?
  6. ¿Son frecuentes tus atracones?
En conclusión, cuando la comida deja de ser una forma más de disfrutar la vida y de obtener los nutrientes que el cuerpo necesita, para convertirse en una carga que genera sentimientos negativos, es necesario buscar ayuda profesional y cualificada para evitar otros males mayores.