El "Código de barras genético" se desarrolla merced a una novedosa técnica que permite analizar de forma rápida y barata el ADN de las plantas y los animales. Los expertos adelantan que este sistema, desarrollado en la Universidad Guelph de Canadá, permitirá avanzar de forma importante en la lucha contra muchas enfermedades y controlar el contrabando de especies.

El ADN, que se halla en todos los seres vivientes, es una molécula compleja que contiene todas las instrucciones genéticas para que un organismo se desarrolle. El ADN de un ser humano es más complejo que el de un gusano, pero es similar al de un ratón.

La tecnología del código de barras ADN parte del análisis de una mínima parte de un gen de la mitocondria de una célula animal, que permite diferenciar con exactitud las distintas especies. Sólo se necesita una pequeña muestra de tejido (con un miligramo es bastante), el coste de su análisis es reducido (entre 2 y 3 dólares) comparado con el de otras parte del genoma y se puede concluir en apenas dos o tres horas.

En África, la tecnología del código de barras genético podría ayudar en la lucha contra la venta ilegal de carne de animales protegidos. En Estados Unidos, uno de los usos de esta técnica será determinar con exactitud las especies de productos pesqueros importados al país. En Brasil, y como caso concreto, el código de barras ha permitido identificar como pertenecientes a especies protegidas los 58 huevos que un contrabandista intentó sacar del país en el 2003.

Otra de las aplicaciones será determinar si los cargamentos de madera que son objeto de comercialización entre países corresponden o no a especies arbóreas protegidas.

Preservar la biodiversidad

La doctora Patricia Escalante, directora del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) defiende que el código de barras será una herramienta fundamental para preservar la biodiversidad y luchar contra enfermedades. "México es uno de los cinco países del mundo con más biodiversidad, es muy importante tener inventarios de su flora y fauna y mejores herramientas para su control y regulación. Vimos en este proyecto muchísima promesa" afirma Escalante.

En definitiva, los científicos están utilizando esta nueva tecnología del ADN para descifrar misterios de la misma forma que los detectives lo utilizan para resolver crímenes.

Nuevas especies

Científicos de la citada Universidad de Guelph, junto con colegas de la Universidad Rockefeller, el Instituto Smithsoniano, el Servicio de Fauna y Flora Canadiense y el Museo Real de Ontario, han identificado genéticamente 15 nuevas especies de aves en Estados Unidos y Canadá, prácticamente indistinguibles para los ojos y oídos humanos.

Los investigadores aseguran que a escala global, el Código de barras genético puede ayudar a distinguir a entre 500 y 1.000 especies adicionales de aves.

Una vez sea completada la base de datos de los códigos de barras ayudará a identificar a plantas o animales indeseables en los alimentos. También puede contribuir a reconstruir las cadenas alimenticias identificando a los alimentos en el estómago de sus consumidores, y puede ayudar a las ciencias botánicas identificando las raíces extraídas de capas del suelo.

Biblioteca

Según algunos expertos, una biblioteca estandarizada de códigos de barras ayudaría a que más personas sean capaces de identificar especies, ya sean abundantes o raras, nativas o invasoras, y será un importante recurso en los esfuerzos para preservar la biodiversidad tanto local como global.

El trabajo puede asimismo conducir a equipos portátiles de análisis de ADN para la identificación instantánea de especies, destinados a casos en los cuales no es posible o conveniente identificar especies por sus formas, sonidos o colores.