El coche de caballos es un vehículo de tracción animal. El animal comúnmente utilizado para este fin era el caballo, aunque también se podía usar mulas, burros y bueyes.

Breve historia del coche de caballos

El coche de caballos empezó a utilizarse por las familias adineradas españolas en el siglo XVI para pasear, asistir a una celebración o fiesta y cazar. Fue tal la proliferación de este vehículo que en el siglo XVII se publicaron algunas leyes para prohibir el uso de este carruaje a determinadas personas.

Un ejemplo es la pragmática del rey Fernando III que dice así: "Que persona alguna de cualquier estado, calidad y condicion, pueda hacer ni mandar hacer coche de nuevo sin licencia del Presidente del Consejo. Que nadie pueda andar en coche de rua en ninguna ciudad, villa ó lugar de estos reinos, sin licencia de S. M. Pero permitimos, que las mujeres puedan andar en coche, yendo en ellos destapadas y descubiertas, de manera que se puedan ver y conocer; con que los coches con que anduvieren sean propios y de cuatro caballos y no de menos: y permitimos que las dichas mujeres puedan llevar en sus coches á sus maridos, padres, hijos y abuelos, y las mujeres que quisieren, yendo destapadas, y yendo las dueñas del coche con ellas; y entiéndase que en los de sus amas puedan ir las hijas, deudas ó criadas de aquella familia, aunque ellas no vayan dentro, y tambien permitimos que los hombres que tuvieren licencia nuestra para andar en coche, pueden llevar en ellos á los que quisieren yendo ellos dentro."

Después con al aparición del vehículo a motor el coche de caballos casi ha desaparecido, sólo se emplea como motivos turísticos y para ocasiones especiales: exposición de enganches en las ferias y el paseo de caballos en el real de la feria.

Tipos de coches de caballos

Existen diferentes clases de carrozas.

Dependiendo de la forma del carruaje:

  • Carretela es una carroza que utilizaba la gente pudiente como los nobles y la aristocracia para pasear. Se caracterizaba porque el asiento del cochero era desmontable y la suspensión era en sopandas.
  • Milord o Simón es un carruaje que en un principio sólo lo usaban las familias pudientes. La capota se desmonta, transformándose en un cabriolé y la suspensión es de ballestas elípticas.
  • Faetón se caracteriza porque el asiento del cochero esta más elevado que la parte trasera. Se empleaba para pasear y para ir de caza.
  • Tilbury es un carro que tiene una caja suspendida por sus siete ballestas. Se utilizaba para desplazarse por caminos.
  • Dog cart este vehículo se fabricó mucho durante el siglo XIX. Se empleó como un coche deportivo para las cacerías de la nobleza.
  • Buggy este coche es de origen americano. Se parece a la carroza modelo Faetón con la diferencia que las dos o cuatro ruedas son más finas y de gran diámetro, la caja es más pequeña y ligera, y la suspensión es de ballestas de siete láminas.
  • Omnibus es un vehículo con capacidad para siete u ocho personas y una cesta en el techo para el equipaje. Se empleó como diligencias, es decir, fue el antecesor del actual autobús.
  • Landó era un coche muy pesado, pues se fabricaban con un sólido chasis soportado por abrazaderas de cuero, y además, tenía el inconveniente que la capota no se abría totalmente.
Dependiendo de los enganches del carruaje:

  • Limonera cuando entre dos varas se engancha el caballo.
  • Tronco, es decir, dos caballos son enganchados al juego delantero del vehículo.
  • Tándem cuando un caballo va a la limonera y otro delante con los tirantes enganchados a las puntas.
  • Tresillo es el tiro de dos caballos enganchados en tronco y delante otro enganchado al juego delantero.
  • Cuarta cuando dos pares de caballos son enganchados en tronco.
  • Media Potencia cuando cinco caballos son enganchados, dos en tronco y las otros tres delante en potencia o troica.
  • Cinco a la larga, es decir, cinco caballos son enganchados, dos pares a la cuarta y el último delante.

Club de Enganches de Andalucía

El Club de Enganches de Andalucía es una asociación que persigue la promoción del uso del coche de caballos. Este club esta situado en la ciudad de Sevilla, y en sus instalaciones cuentan con un museo de carruajes.

El coche de caballos tuvo su máximo apogeo en una época, donde todavía no se había inventado los vehículos a motor. Hoy en día, no existen muchos carruajes, ni carrozas pues sólo se pueden ver en ocasiones especiales: una boda. Aunque también se pueden admirar las diferentes clases de carrozas en el museo de carruajes de Sevilla.