El clopidogrel es un medicamento que actúa inhibiendo la agregación plaquetaria; esto es, impidiendo la unión de las células de la sangre encargadas del proceso de coagulación. Como antiagregante oral, el clopidogrel posee un mecanismo de acción semejante a la triclopidina, aunque con menos efectos secundarios y con la particularidad de que no es necesaria la monitorización hematológica rutinaria.

El clopidogrel está indicado para la prevención de episodios arterioscleróticos como el infarto de miocardio, el ictus o la muerte vascular en aquellos pacientes con un historial reciente de accidentes cerebrovasculares.

Efectos secundarios del clopidogrel

Como ya se había indicado, los efectos secundarios del clopidogrel son poco frecuentes, sin embargo pueden llegar a ser importantes, razón por la que conviene tenerlos en cuenta. Los más habituales aparecen en forma de hematomas, hemorragias nasales, hemorragias gastrointestinales, dolores abdominales, indigestión o diarrea. También los mareos, el vértigo o efectos en la piel pueden aparecer ocasionalmente. Más raramente puede provocar ciertas afecciones en el hígado o en las vías biliares.

Contraindicaciones del clopidogrel

El clopidogrel está especialmente contraindicado en aquellas personas que padecen hemorragias patológicas, tales como hemorragias gastrointestinales, retinales o intracraneales.

Lo mismo que sucede con cualquier antiagregante plaquetario, el clopidogrel deberá utilizarse con suma precaución en aquellos pacientes con riesgo de hemorragia, bien sea debida a un trauma, a cirugía o a cualquier otra circunstancia. En el caso de someterse a cirugía debe tenerse presente que si se está en tratamiento con clopidogrel deberá suspenderse el mismo 7 días antes de la operación. Igualmente se obrará con precaución en aquellas personas con úlcera péptica o con disfunción hepática.

Dosis de clopidogrel

En aquellos pacientes que han sufrido un infarto de miocardio reciente –hasta un máximo de 35 días–, un infarto cerebral –hasta un máximo de 6 meses– o padecen una enfermedad arterial periférica, la dosis de clopidogrel a administrar será de 75 mg. al día.

Cuando se trata de un síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST o en pacientes tras la intervención coronaria percutánea, la dosis de clopidogrel, combinada con AAS, se iniciará con una carga de 300 mg. a la que seguirán dosis de 75 mg. al día combinadas con 75 a 325 mg. de AAS durante un periodo máximo de 12 meses.

En el caso de un infarto de miocardio agudo con elevación del segmento ST, la dosis inicial de carga será de 300 mg. en combinación con AAS, a la que seguirán dosis de 75 mg. al día durante un periodo mínimo de 4 semanas. En las personas mayores de 75 años se iniciará el tratamiento sin la dosis de carga.

El clopidogrel no está recomendado en niños salvo en casos excepcionales en que el médico lo considere necesario. Se recomienda tomar clopidogrel siempre a la misma hora todos los días, acompañado o no de alimentos.

Clopidogrel en el embarazo y la lactancia

En la actualidad no hay estudios suficientes como para determinar si tiene efectos indeseables en el embarazo o la lactancia. Ciertos estudios con animales han demostrado que se excreta en la leche materna, pero se desconoce en el caso de los humanos. Se recomienda interrumpir el tratamiento en el caso de la lactancia si ello es posible o, de lo contrario, suspender la lactancia.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.