Clint Eastwood es ya, sin haberse retirado, un mito del cine. Pero es mucho más que eso. Es un hombre de cine, hecho a sí mismo película tras película, y un tipo que esconde muchos aspectos de interés. Eso es lo que recoge ‘Clint Eastwood. Una retrospectiva’, el libro que Richard Schickel ha escrito para explicarnos qué supuso para él cada uno de los títulos en los que participó, como actor, como director o en la piel de ambos.

Biografía de Schickel

Mientras que Eastwood no necesita presentación, Richard Schickel es algo más desconocido. Es un periodista norteamericano, crítico de cine para la revista Time y autor de numerosos libros, entre ellos, la biografía de este mismo director, publicada en 1996. También ha realizado numerosos documentales incluyendo ’Clint Eastwood: 35 films, 35 years in Warner Bros.’, incluido en la última edición americana en DVD de su filmografía.

‘Clint Eastwood. Una retrospectiva’, libro ilustrado editado en España por Blume al precio de 29,90 euros, no es una biografía al uso. Es, como explica el autor en su nota final, “el relato apasionado de la carrera de un buen amigo”. Hay en él apuntes biográficos, apuntes necesarios, pero siempre relacionados con lo que el cine y cada una de sus películas supuso para él.

El libro cuenta con más de 200 fotografías personales, de rodaje y de promoción de todas las películas de Eastwood, por lo que supone un documento gráfico de valor incalculable para ir comprobando su evolución personal prácticamente año a año. El volumen se completa con la ficha técnica de todos los títulos en los que participó como actor y como director, incluso aquellos primeros filmes en los que apenas aparecía en pantalla.

Desde ‘Rawhide’ hasta ‘Invictus’

Tras una presentación general que trata de explicar quién es Clint Eastwood, qué significa el cine para él y él para el cine, Schickel inicia un retrato más exhaustivo de lo que fue cada una de las películas del cineasta norteamericano. El primer capítulo abarca sus primeros filmes y la serie que le dio a conocer, ‘Rawhide’ y a partir de ‘Por un puñado de dólares’ (Sergio Leone, 1964) cada título hasta ‘Invictus’ (2009) tendrá un capítulo.

Sin ser muy extenso debido a que la fotografía ocupa un lugar importante en ese libro, tampoco se trata de un simple análisis de las películas. Lo que Schickel intenta es explicar qué representó cada título en la vida de Eastwood, como cineasta pero también como persona. Son constantes las alusiones a las expectativas que tenía el actor antes de cada rodaje o las explicaciones de por qué falló o triunfó una película.

Con esas impresiones, tanto del autor (no olvidemos que presume de conocer al sujeto de este trabajo biográfico) como del propio Eastwood (a través de entrecomillados extraídos de viejas entrevistas y de otras hechas específicamente para este libro), se va configurando poco a poco el retrato de casi cinco décadas de cine, las que lleva en activo el director de ‘Sin perdón’, ‘Bird’, ‘Mystic River’ o ‘Los puentes de Madison’.

El hombre detrás de 'Harry el sucio'

Y es ahí donde este libro se desmarca de las biografías más habituales de una estrella de cine. El conocimiento íntimo de su protagonista y la ausencia de autocomplacencia u ocultamiento de los fallos de una película (Clint Eastwood es un genio, pero ha hecho malos filmes, y en el libro se reconoce) hacen de su lectura un ejercicio fascinante, casi necesario para abordar el cine de quien se consagró en Hollywood dando vida a ‘Harry el sucio’.

El único punto negativo que tiene el libro se apunta ya en sus páginas. Es que la eterna juventud de Clint Eastwood ya ha hecho que se quede viejo. Con el estreno de ‘Más allá de la vida’ (en España el 21 de enero de 2011), a esta obra ya le falta un capítulo, ojalá el primero que analice los muchos filmes que todavía le queden por rodar a este mito del séptimo arte.

‘Clint Eastwood. Una retrospectiva’ es un libro ideal para los apasionados de su cine. Pero también para todos aquellos que quieran aprender sobre cine con mayúsculas.