La experiencia investigadora de Sir Ken Robinson, en recursos humanos, desarrollo e innovación, han hecho de él una de las figuras más eruditas en temas de creatividad.

Informe Robinson

La Secretaria de Estado británica publicó en 1999, ”Todos nuestros futuros: creatividad, cultura y educación”, más popularmente conocido como el “informe Robinson”, resultado de su labor al frente del comité consultivo nacional sobre la educación creativa y la cultura.

Dicho informe, publicado en el Reino Unido, realiza una investigación exhaustiva de la importancia de la creatividad tanto a nivel educativo como económico.

Sus libros y conferencias abren nuevas perspectivas al desarrollo en el mundo de la educación y la economía.

El elemento: cómo encontrar tu pasión puede cambiarlo todo

En su producción literaria cuenta con títulos como “El elemento: cómo encontrar tu pasión puede cambiarlo todo” y “Fuera de nuestras mentes: aprende a ser creativo”. Sir Ken Robinson defiende que la creatividad es una cualidad intrínseca del ser humano.

Cada persona está dotada de una gran fuerza imaginativa que la hace capaz de resolver todo tipo de situaciones. La creatividad es el motor que permite avanzar a la humanidad, enfrentarse a nuevos retos, descubrir, o inventar.

Cada persona recurre a la creatividad, en su día a día, al solucionar un problema matemático, al llevar las cuentas de la casa intentando encontrar los productos al mejor precio, o cuando se resuelven situaciones sociales y profesionales. Todo ello necesita la elaboración de ideas fluidas, originales y diferentes.

Todos somos creativos, en diferente grado. Para que emerjan todas las posibilidades, de cada uno, entran en juego algunos conceptos que se amalgaman entre sí: encontrar “el elemento”, pasión, esfuerzo y capacidad de riesgo.

El elemento, según Ken Robinson

Cada ser goza de facilidad o atracción para una función determinada. Así, un mismo individuo puede ser caótico en la conducción y al mismo tiempo extraordinariamente ágil para resolver problemas matemáticos.

La clave está en descubrir cuál es nuestro elemento, aquel en el que, según Robinson, nos “encontramos como pez en el agua”.

Nuestra vocación: aquello que nos motiva y a lo que no nos importa dedicarle horas y horas de trabajo.

Las personas que se dedican a una profesión para la que tienen aptitud e interés son más creativas, motivadas y efectivas trabajando. El trabajo se convierte en fuente de enriquecimiento personal y no resulta difícil entregarse a él en cuerpo y alma.

Pasión y esfuerzo

Una vez descubierto el elemento, el paso siguiente es dedicarle tiempo y esfuerzo.

Los grandes artistas o investigadores, por ejemplo, no han sacado sus creaciones de la nada. Sino que, por lo general, sus producciones son fruto de horas de esfuerzo y dedicación. Practicar resulta fundamental para avanzar.

Un ejemplo, Leonard Bernstein descubrió su elemento cuando, siendo un niño, sus padres guardaron el piano de sus vecinos. El propio Bernstein declara que descubrió, en ese momento, que le apasionaba en gran medida dicho instrumento.

Sin embargo, para hacer de la música su profesión, y sacar el máximo provecho de su creatividad, fueron necesarias largas horas dedicadas al estudio del piano con aplicación y trabajo duro.

Capacidad para arriesgarse

El último punto para desarrollar al máximo la creatividad, que se esconde dentro de cada ser humano, es la capacidad para aventurarse.

En su famosa conferencia “Las escuelas matan la creatividad”, el investigador, hace especial hincapié en la necesidad de errar.

Para resolver aquellas situaciones más complicadas hay que perder el miedo a equivocarse porque cada error nos lleva a nuevas ideas para solventarlo.

La investigación científica está plagada de pruebas y errores que pautaron el camino para llegar a la solución correcta.

Los niños no nacen con el miedo a equivocarse. Sin embargo, las escuelas fomentan la idea de que cometer errores es inapropiado, de ello se desprende que los niños vayan perdiendo su capacidad creativa a medida que avanzan en la escuela.

Creatividad y talento

Para ser más creativo la clave está en descubrir el talento que hay en el interior de cada uno.

“Cuando las personas están en su Elemento establecen contacto con algo fundamental para su sentido de la identidad, sus objetivos y su bienestar. Experimentan una revelación, perciben quiénes son realmente y qué deben hacer con su vida”. Sir Ken Robinson: “El elemento: cómo encontrar tu pasión puede cambiarlo todo”.