El conocer la manera en que una corriente corta las rocas sedimentarias permite predecir con cierta seguridad el comportamiento futuro de la vía fluvial.

Los ríos se clasifican de acuerdo con la situación de su cauce con relación a posición de las capas sobre las que corren.

Clasificación de los ríos

Hay uno que se denomina río consecuente, que es aquel que sigue la pendiente original del terreno. Estos ríos tienen en general un cauce estable, pero pueden sufrir capturas o ser desviados notablemente en su curso al presentarse accidentes geológicos.

El río subsecuente es aquel en el que el cauce se ha establecido paralelamente al rumbo de los estratos. Su escurrimiento es prácticamente normal al cauce del río consecuente. Sus cursos tienden a formar valles alargados, paralelos a otros adyacentes. Sus cauces son bien definidos y poco variables y las condiciones del subsuelo varían poco a lo largo de su curso en tramos grandes.

La Geología ayuda en la clasificación

El río obsecuente está definido donde el cauce se establece perpendicularmente al rumbo y en sentido contrario al echado en las capas.

Otra clasificación es el río resecuente, que es un cauce perpendicular al rumbo de las capas con la corriente en el mismo sentido del echado de los estratos.

Los ríos obsecuentes y resecuentes presentan en general cursos de longitud restringida y sinuosos. Al llegar a su etapa de madurez son sumamente divagantes y frecuentemente son elementos activos en piraterías. Las condiciones del subsuelo para cimentaciones pueden cambiar notablemente en cortos tramos.

El estudio del subsuelo se complementa con otras ciencias

Los ríos insecuentes son escurrimientos poco estables y en general pueden encontrarse cortando formaciones recientes o rellenos. Sus cauces se encuentran mal definidos en la mayoría de los casos. Las cimentaciones que están cerca o sobre estos escurrimientos deben estudiarse casi siempre a través de la mecánica de suelos.

Y finalmente están los ríos superimpuestos, denominados así cuando el curso de estos desgastan una capa superficial de acarreo manteniendo su curso al llegar a erosionar el basamento. Su cauce se puede considerar como muy estable, ya que generalmente el subsuelo será rocoso, permitiendo cimentaciones firmes.

El agua (del latín aqua) es el elemento que más abunda en la Tierra y la convierte en la más común de las substancias, pero por sus propiedades combinadas, la hacen a su vez la más exclusiva.

Se dice que el hombre es un esclavo del agua: si se niega a un ser humano su alimento, podrá vivir durante semanas, pero si se le quita el agua, la muerte sobrevendrá en término de días, solo la falta de aire lo aniquilaría más pronto.