Residir en Ciudad Juárez, perteneciente al Estado de Chihuahua, se ha convertido en los últimos años en un auténtico infierno. Es un campo de batalla en donde las bandas de narcotraficantes ajustan cuentas entre sí, o luchan contra la policía.

Las mujeres son asesinadas o desaparecen en extrañas y macabras circunstancias. Los niños son secuestrados como garantía para el pago de deudas de ilícitos negocios. La corrupción salpica a políticos y miembros de las fuerzas de seguridad, y ya no se puede confiar en nadie.

Problemas económicos causados por el narco en Ciudad Juárez

Pertenecer a uno de los cárteles de la droga es, para la mayoría de los jóvenes, la alternativa más rápida y eficaz a la hora de iniciarse en el mundo laboral. Pueden encontrar puestos como los de cobrador del impuesto por supuesta protección a restaurantes, vigilantes de determinadas calles y vías, transportista de mercancías ilegales y demás actividades irregulares.

La extorsión y la propia violencia en sí generada por estas bandas ha provocado que muchos establecimientos y comercios de la localidad cierren, siendo cada vez menos los que allí se atreven a resistir.

Muertes por el narcotráfico en México

Los tiroteos entre bandas rivales y sus balas perdidas han provocado en numerosas ocasiones la muerte de inocentes. Además, en su lucha contra la policía, han asesinado a más de un centenar de agentes en el pasado año.

Desapariciones y asesinato de mujeres en Ciudad Juárez

Un gran número de mujeres ha desaparecido en las proximidades de esta ciudad y solamente, en el año pasado, se contabilizaron 306 jóvenes asesinadas. Los cuerpos encontrados de las víctimas, revelan que se les ha ejercido una crueldad sexual extrema antes de su muerte. Mutilaciones, rostros desfigurados y zonas quemadas son prueba de ello.

Se ha estudiado la posibilidad de la existencia de uno o incluso de varios asesinos en serie en la zona, pero evidencias físicas en algunos cadáveres, de haber sufrido violaciones tumultuarias, hace que se sospeche de mafias responsables de la trata de blancas o del tráfico de órganos para trasplantes.

Las autoridades mexicanas buscan una solución

Desde hace varios años, las autoridades han intentado poner freno a esta espiral de violencia, sin lograr su objetivo. Se cambió a 3.000 policías presuntamente corruptos, por 16.000 agentes, entre soldados y agentes federales.

La Procuraduría General de la República (PGR), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) o incluso el mismísimo FBI, han sido algunas de las instituciones que han trabajado sobre el terreno, con escasos o nulos resultados.

Los expertos sugieren una política de integración similar a la de Medellín

La ciudad colombiana de Medellín puede ser tomada como un paciente que en el pasado presentó similar sintomatología y que ahora parece estar recuperándose. La política de integración que allí se adoptó, se caracterizó por una mayor inversión en el espacio público, en educación y en programas de desarrollo social.

No cabe duda que la persecución del crimen y su castigo, unido a la total reconstrucción social desde la educación y los valores, serán las claves para que Ciudad Juárez pueda gozar de la tranquilidad que reinó antaño.

Película Inhale, caracterización de la problemática criminal en México

Inhale es la última película dirigida por el islandés Baltasar Kormákur, en la que un Fiscal de Estados Unidos llegará hasta donde haga falta para lograr el ansiado trasplante que su hija necesita. Arriesgada por lo explicito de su contenido, presenta una buena caracterización de la problemática que se vive en la zona norte y fronteriza del país.