El cine de verano es uno de esos espacios de ocio social que, instintivamente, nos conducen emocionalmente al pasado. Para el imaginario colectivo, los cines de verano tienen algo añejo, romántico, melancólico, como el residuo de un recuerdo entrañable que todos hemos disfrutado en otro tiempo, pero que ahora, en pleno en siglo XXI, no tiene hueco, no encaja, está fuera de lugar.

Y, sin embargo, el cine de verano se resiste a quedar relegado al pasado de nuestra memoria colectiva. O, al menos, así sucede en Valencia, donde con la llegada de los meses de calor muchas son las terrazas y las plazas que ofrecen a los ciudadanos la posibilidad de disfrutar del cine al aire libre.

Los grandes éxitos cinematográficos también son para el verano

Al igual que las bicicletas, los grandes éxitos cinematográficos también son para el verano. Al menos, ésta es la filosofía de la mayoría de cines que tienen pensado ofrecer su programación durante los meses de estío. “Harry Potter 7”, “Kung Fu Panda 2”, “Piratas del Caribe 4”, “Resacón 2” o “Cars 2” son algunos de los títulos que serán ubicuos en muchas de las salas de verano, ya sea ésta el Teatro Flumen o el Kinépolis Marina Real de Valencia, la terraza Lumiere de Alboraia, el cine de verano de Serra, el Olimpo de Tavernes de la Valldigna o la terraza pública de Burjassot.

Otros cines de verano, como es el caso de la terraza pública de L’Eliana, no se centrarán únicamente en las grandes producciones de Hollywood, sino que también ofrecerán al público algunos de los títulos más recientes del cine español y europeo, como “Al final del camino” o la italiana “Gomorra”. El objetivo de este ya clásico espacio de cine al aire libre, que lleva más de 30 años funcionando, es aunar en su programación los grandes éxitos de taquilla con el más arriesgado y muchas veces inaccesible cine de autor.

Por lo general, los precios de las entradas en los diferentes cines de verano oscilan entre los 5 y los 6 euros, y está permitido el acceso a la sala con tu cena “de sobaquillo”.

Cine negro en la Filmoteca d’Estiu

La Filmoteca de Valencia también se va este año de veraneo. Y, para ello, que no significa irse de vacaciones, sino adaptarse a las posibilidades que permite el clima estival, la Filmoteca se reubica temporalmente en los Jardines del Palau de la Música, donde se proyectará su programación de cine de verano.

La XII edición de la Filmoteca d’Estiu, que estará acotada entre el 29 de julio y el 28 de agosto, se centra en dos bloques temáticos fundamentales: por un lado, el ciclo Neo-noir, donde se hará una selección de los mejores thrillers americanos de los últimos años, y por otro lado un ciclo sobre las películas galardonadas en la última edición de los Premios Goya. De esta manera, los valencianos podrán disfrutar al aire libre de obras dirigidas por Scorsese, los hermanos Coen, Tarantino o Cronenberg y, al mismo tiempo, de los títulos españoles “Pa negre”, “La vida de los peces” o “El escritor”.

Todas las películas serán proyectadas en versión original. El precio de las entradas será de 3 euros, teniendo la posibilidad de adquirir un abono de 10 sesiones por 20 euros. Y, como novedad de este año, la Filmoteca pondrá a disposición del público una zona donde estará permitido fumar.

Los autocines son otra opción para las noches de verano

En verano, también se puede ir al cine en coche y disfrutar de la película sin bajarte de él. Es una manera alternativa de disfrutar de un espacio abierto, bajo un cielo nocturno, y al mismo tiempo no estar expuesto a las inclemencias meteorológicas que, en forma de inesperada lluvia o brisa demasiado fría, puede arruinarte tu noche de cine al aire libre.

En la provincia de Valencia existen tres autocines que funcionarán todo el verano: el Drive-In de Denia, el Autocine Star en El Saler y el Autocine El Sur, a las afueras de Elche.