La saga espacial de Star Wars ha vuelto a echar mano del hiperespacio. Con la adquisición de Lucasfilm a manos de la voraz Disney (ya dueña de Pixar o Marvel). Los beneficiados podrían ser los fans más ávidos ya que tendrán una película al año durante 2015, 2016 y 2017… Se rompería la tradición de las dos trilogías anteriores (1977-80-83 y 1999-2001-2004). Pero no serán tres películas, sino cinco filmes: la tercera trilogía (Episodios VII-VII-IX y dos más intercaladas). Por ello los seguidores más exigentes tienen miedo a la calidad final del producto.

En la feria del cine CinemaCon que estos días se celebra en Las Vegas, Walt Disney Pictures reveló que sus planes son alternar las películas de la nueva trilogía con los anunciados 'spin-off' (películas secuela sobre personajes secundarios como Bobba Fett). Diesney tiene la caja registradora a punto. De eso no cabe ninguna duda, pero es de esperar que mime un producto con una base de seguidores tan fieles como numerosos.

Según informa ComingSoon los responsables de Disney y Lucasfilm señalaron que el Episodio VII llegará a los cines en verano de 2015 y que a partir de entonces cada verano habrá en los cines una película de la franquicia, alternando la nueva trilogía con películas centradas en el universo de algunos personajes.

Teniendo en cuenta esta alternancia, la nueva trilogía que iniciará JJ Abrams (conocido por su dirección y producción en Perdidos, Alias, el nuevo Star Trek o Misión Imposible: Protocolo fantasma) en verano de 2015 -y en cuyo guión ya trabaja Michael Arndt, ganador del Oscar por Pequeña Miss Sunshine- tendrá continuidad en el verano de 2017 con el Episodio VIII y finalizará en 2019 con el Episodio IX.

De esta manera Disney, que canceló hace unos meses el reestreno en 3D de las dos trilogías, se asegura un taquillazo anual. Las seis películas estrenadas de La Guerra de las Galaxias recaudaron más de 4.500 millones de dólares en taquilla (sin tener en cuenta el efecto de la inflación, que aumentaría considerablemente la recaudación de la primera trilogía.

¿Y ahora en qué punto están?

El pasado 26 de marzo no enterábamos de que J.J. Abrams aseguraba que a día de hoy no tiene un plan ni un enfoque definido para la nueva Star Wars que prepara para Disney. Siempre críptico y enigmático en relación a sus nuevos proyectos, Abrams recibió a la publicación en las oficias de su productora, Bad Robot, en Los Ángeles. En la entrevista habló de la nueva entrega de Star Trek, protagonista de la portada del último número de revista, e inevitablemente también de la próxima película de Star Wars que va a dirigir.

"No lo sé, estamos empezando. Así que esa es una gran pregunta para la que espero poder tener una buena respuesta para cuando sepa cuál es la respuesta. En este momento hay muchísimas más preguntas que respuestas", afirmó Abrams a la revista Empire al ser interrogado sobre el argumento el Episodio VII .

El director no dudó en comprar las dos sagas en las que está involucrado y señaló que aunque se trate de mundos totalmente distintos para él "no son tan diferentes". "Ambas tienen en común un punto de 'Oh, eso es muy emocionante'", señaló Abrams que reconoce que pese a que nunca fue un seguidro acérrimo de Star Trek como sí lo fue de Star Wars, fue capaz de sentir "una pasión visceral" e "indescriptible" por lo que estaba haciendo con el Enterprise y sus tripulantes.

"A pesar de que nunca fui un fan de Star Trek, me sentí como si hubiera una versión eso que me emociona y me gusta pensar: 'eso está bien, funciona bien y realmente quiero ver eso'", dice el director, guionista y productor que asegura que esa misma pasión es la que está experimentando ahora con La Guerra de las Galaxias: "Es un sentimiento parecido al que tengo con Star Wars. Siento que puedo identificar lo que estoy hambriento por volver a ver y este es un punto muy emocionante para arrancar un proyecto".

"Las películas, los mundos no podrían ser más diferentes, pero esa sensación es algo sorprendente que las dos tienen en común", insiste Abrams que también habló de cómo llegó al acuerdo con Disney y de su negativa inicial a hacerse cargo de la nueva Star Wars. “Mi reacción inicial fue pensar que yo estaba en la mitad del trabajo de la película de Star Trek y no podía ni planteármelo. Pero luego el tiempo pasó y avancé en la película hasta un punto en el que ya había hecho la mayor parte del trabajo más duro. Así que cuando me reuní con Kathy Kennedy (máxima responsable de Lucasfilm), simplemente empezamos a discutir y tuve la oportunidad de participar realmente en la conversación", afirma el director que confiesa que tras esta interesante y reveladora reunión fue corriendo a contárselo a su esposa Katie.

El factor Stven Spielberg

"Ese fue el comienzo", sentencia Abrams que también destaca la importancia de su admirado Steven Spielberg a la hora de tomar la decisión final. "Es curioso, porque he hablado con él sobre este tema resultó que él sabía todo lo que estaba pasando", apuntó.

Arndt, guionista de Toy Story 3, ganador de un Oscar por Pequeña Miss Sunshine y actualmente ocupado con la secuela de Los Juegos del Hambre, dispondría ya de un tratamiento de 40-50 páginas “y es probable que su nombre figure en el equipo final de guionistas del film”, según la revista Vulture. Al parecer Abrams y los responsables de Disney ya han leído y les ha gustado el planteamiento. Que la fuerza (y el sentido común) les acompañe.