La ciclotimia es un trastorno del humor similar al trastorno bipolar, aunque más leve, y que se caracteriza por oscilaciones del estado de ánimo que van de la hipomanía a la depresión. Hipomanía es el término que se emplea para describir un tipo de manía leve; un estado que la persona puede asociar a una sensación de bienestar e incluso a un alto nivel productivo. Visto desde fuera, amigos y familiares pueden percibir estas oscilaciones típicas del trastorno ciclotímico, sin embargo el afectado casi siempre negará que algo funcione mal. Este trastorno suele iniciarse entre los 15 y los 25 años. Es relativamente frecuente que la ciclotimia coexista con el trastorno límite de la personalidad.

Causas o etiología de la ciclotimia

El trastorno ciclotímico no parece obedecer a una única causa y afecta por igual a hombres y a mujeres. Por una parte está el factor hereditario, hecho comprobado mediante amplios estudios efectuados en gemelos, tanto dicigóticos como monocigóticos, y que viene a confirmar el elemento genético como una de las causas involucradas en el desarrollo de esta enfermedad. Por otra parte también hay que considerar ciertos aspectos psicológicos y sociales, como pueden ser algunos acontecimientos vitales, hechos traumáticos o ciertas condiciones de vida.

Diagnóstico de la ciclotimia

Para el correcto diagnóstico de la ciclotimia, tanto los síntomas hipomaníacos como los síntomas depresivos deben alternarse por un periodo no inferior a los dos años. Cabe señalar que los pacientes afectados por ciclotimia tienen una predisposición superior al 30% de acabar desarrollando un trastorno bipolar, sin embargo esta cifra se considera demasiado baja como para tomarla como manifestación temprana de un trastorno bipolar.

Puede decirse que el diagnóstico se sustenta en buena medida a través de los antecedentes que refiere el propio afectado. Paralelamente, el especialista procederá a sendos exámenes de sangre y de orina a fin de descartar otras patologías que puedan incidir en las fluctuaciones del estado de ánimo.

De todos modos hay que decir que la ciclotimia no suele diagnosticarse, bien porque el afectado no lo reconoce o bien porque, tal como apunta el especialista en la materia, Dr. Schwenk: “La ciclotimia es un diagnóstico muy raro que es ignorado, ya sea debido a que no tiene un impacto funcional considerable u otra comorbilidad psiquiátrica o médica que la sustituya”.

Síntomas de la ciclotimia

Los síntomas de la ciclotimia son a menudo opuestos según se encuentre en la fase hipomaníaca o depresiva. Entre los más habituales están:

  • Disminución o aumento de la energía y la vitalidad.
  • Euforia.
  • Irritabilidad.
  • Baja autoestima.
  • Falta de concentración.
  • Aislamiento social o aumento de la sociabilidad.
  • Mayor deseo sexual o desinterés en toda actividad placentera.
  • Actitudes poco realistas respecto de sus capacidades.
  • Juicio pobre.
  • Insomnio.
  • Derroche con el dinero.
  • Abuso de las drogas; sobretodo cocaína y alcohol.
  • Autonegación de los problemas.
  • Pesimismo u optimismo ligado a una autovaloración excesiva.
  • Comportamiento provocativo e intrusista.
  • Aumento de la locuacidad e ingenio.
Debido a estos síntomas, es muy habitual que las personas afectadas presenten serios problemas en sus relaciones de pareja, familiares y laborales.

Tratamiento de la ciclotimia

Para el tratamiento de la ciclotimia se pueden utilizar medicamentos antidepresivos, hacer psicoterapia o estabilizadores del estado de ánimo. Entre estos últimos, los que se utilizan con más frecuencia son el litio, muy habitual para tratar el trastorno bipolar y que también ayuda a los pacientes afectados por el trastorno ciclotímico, o los fármacos anticonvulsivos. Hay que indicar, no obstante, que la respuesta eficaz que se observa en los pacientes diagnosticados con trastorno bipolar no es tan contundente cuando se trata del trastorno ciclotímico. Por lo general, el tratamiento se basa en la combinación de psicoterapia, antidepresivos y estabilizadores.

Otros aspectos que pueden ser de gran ayuda son los grupos de apoyo, que al compartir las experiencias comunes y los recursos y estrategias de cada uno, sirven para aliviar y combatir algunos de los síntomas de la ciclotimia.

Las expectativas de superar completamente la enfermedad no son muy elevadas; requiere bastante tiempo, y no siempre se logra. Un porcentaje considerable terminará desarrollando trastorno bipolar, mientras que otros tendrán que convivir con una enfermedad crónica.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.