Las últimas tendencias en estética consiguen que, además de comer este ulce alimento, podamos disfrutarlo en el cuerpo, su untuosidad, su calidez, a la misma vez que aprovechamos sus beneficios terapeúticos sin tener miedo a los kilos. El chocolate, con su placer inocente y natural está servido.

Composición del cacao

Esencialmente, el cacao es un alimento que resulta de mezclar dos productos derivados de las semillas del cacao: la manteca del cacao, que es materia grasa; y la pasta del cacao, que es una materia sólida, con el azúcar.

Con esta base y añadiendo o mezclando otros ingredientes, la gama de productos comestibles que pueden ofrecerse son múltiples: desde la simple y tradicional tableta de chocolate negro, a los más sofisticados bombones, pasando por dulces, tartas, turrones o piruletas con variadas formas; siempre puede encontrarse una variedad que seduce hasta el punto de caer entregada en sus brazos inexorablemente.

Centros de belleza y spas

Los centros de belleza y spas donde se aplican nuevas tendencias ya usan el cacao con fines estéticos a la vez que terapeúticos, asegurando un mayor grado de bienestar gracias al contenido de sustancias que producen un aumento de endorfinas y un alto grado de antioxidantes. Cada vez hay más profesionales en el mundo de la estética que aseguran que esta terapia actúa sobre el sistema nervioso como antidepresivo y anti estrés, retrasa el envejecimiento de la piel, dejándola tersa y suave, a la vez que activa la euforia.

Masaje de chocolate

Sea cual sea la razón, es una delicia recibir un masaje de chocolate, tanto si queremos regalarnos un capricho diferente como si estamos deprimidas; tenemos la estima por los suelos, conseguimos esa cita especial que tanto deseábamos o solo queremos sentirnos excitantes además de conseguir una piel tersa y perfumada recuperando el buen humor.

Este tipo de terapia se realiza como un masaje corporal completo con aceite al chocolate. Tiene una duración de unos 45 minutos, actuando como relajante y al tiempo revitalizante de la piel. Su acción, combinada con la del masaje te producirá una sensación de relax muy grata. Una ducha y una buena crema hidratante al cacao finalizarán la sesión.

Envoltura de chocoterapia

Pasos del tratamiento:

  1. Primero se realiza un peeling corporal o exfoliación para eliminar las células muertas. Limpia nuestra piel y la deja respirar.
  2. Después, se extiende una fina capa de chocolate por todo el cuerpo y se tapa con un plástico durante 20 minutos. En muchos centros añaden también una manta eléctrica para abrir los poros y favorecer la absorción de los componentes nutritivos y revitalizantes.
  3. Se retira el chocolate y se espera a que la piel esté seca. Entonces se realiza un masaje de drenaje por todo el cuerpo con una crema de chocolate y naranja que permite descongestionar la piel y ayuda a eliminar líquidos.
Cuando la sesión termine notarás una sutil y notable diferencia: te sentirás con mejor humor, además de relajada y guapa a la misma vez que una sensación muy reconfortante.

Mantequilla de cacao para pieles irritadas

La mantequilla de cacao tiene propiedades antioxidantes, se encuentra como aditivo a los jabones, cosméticos o champús. Es además un emoliente natural que lo hace idóneo para lociones y bálsamos para los labios. Se pude mezclar con manteca de karité obteniendo unos resultados aun mejores.

Este tratamiento resulta excelente para realizarlo en casa y conseguir buenos resultados, suavizar la piel de tu cuerpo y aliviar la piel irritada. Hay pastillas de mantequilla de cacao que se pueden encontrar en parafarmacias y herbolarios o, aún mejor, existen sencillas recetas para poder hacerla tú misma y añadir el aceite esencial que prefieras.

Otros productos de cacao

También se completa la gama de productos, con cremas exfoliantes, loción para el cuerpo, limpieza de la piel, mascarillas faciales, jabones o cacao hidratante barra de mantequilla. Y parece que la lista se alarga y sus adeptos crecen cada día... ¿te apuntas?