Hace pocos días que las mujeres sauditas hicieron uso de sus derechos como personas y tomaron las calles de Arabia Saudí al volante de sus coches. Una de las muchas prohibiciones dictadas por los religiosos del país es la de que las mujeres no pueden conducir. Con esto se demuestra el intento de apertura al mundo que las mujeres musulmanas profesan en el país. Algunas mantienen el silencio, pero otras no pueden pasar indiferentes ante la prohibición de libertad y comienzan con una pequeña manifestación al volante, mostrando vídeos en Youtube e incluso, con la publicación de un libro.

Este es el caso de Rajaa Alsanea y su libro Chicas de Riad, con el que a pesar de estar orgullosa de ser saudí, quiere enseñar al mundo occidental una cara distinta de la vida en Arabia Saudí. Como ella misma indica al principio de su texto, espera que tras leerlo uno piense que se trata de una sociedad islámica muy conservadora y que, aún viviendo bajo el dominio de los hombres, “las mujeres tienen esperanzas, planes, determinación y sueños”.

Las mujeres saudíes son las protagonistas

Así, la joven autora cuenta, en forma de correos electrónicos que envía a sus seguidores semanalmente, la historia de cuatro amigas suyas que viven en Riad, capital de Arabia Saudí. El lenguaje que utiliza es totalmente inteligible y las historias, basadas en hechos reales, muestran claramente cómo, aún siendo de una clase social elevada, las mujeres sufren una gran discriminación en casi todos los ámbitos de la vida, en los que se incluyen la familia, el empleo, la toma de decisiones en el hogar, la educación o simplemente la amistad. Sin embargo, la autora asegura que estas mujeres “se van abriendo camino poco a poco”, en el que mantienen los valores buenos de su religión y su cultura, pero en los que a la vez pueden introducir algunos cambios.

Sadim, Kamra, Michelle y Lamis son las protagonistas de esta novela y quieren vivir y ser felices a pesar de todo, pero no pueden hacerlo porque es algo prohibido para las mujeres saudíes. Las jóvenes lo intentan con todas sus fuerzas y la trama se convierte en una comedia trágica que conmocionará y llamará la atención de todos sus lectores. A través de sus páginas se adentrarán en la vida de estas cuatro amigas que luchan diariamente por sobrevivir dentro de unas costumbres sumamente estrictas para el sexo femenino.

Pero ellas, como cualquier otra mujer occidental, también se enamoran, también estudian y hacen todo lo posible por trabajar y hacer de su vida un mundo mejor en el que vivir. Aunque el camino que deberán recorrer para conseguir la felicidad es mucho más arduo y con duros obstáculos que sortear.

Prohibido en Arabia Saudí, pero triunfante en la esfera internacional

Basada en situaciones reales que las mujeres musulmanas sufren diariamente, este libro ha sido prohibido en Arabia Saudí, pero ello no le ha impedido el triunfo y la enorme venta de ejemplares en once países del mundo, creando una fuerte polémica y discusión entre las capas intelectuales y políticas del mundo árabe. Además, ha llegado a ser descrito por el prestigioso Financial Times como “El diario de Bridget Jones y Sexo en Nueva York en el mundo árabe”.

Con un poco de más recato y decoro, Rajaa Alsanea hace de este libro unas hojas en las que el amor, el despecho, los engaños y la amistad se encuentran a flor de piel influyendo en la vida de las mujeres saudíes como lo harían en la vida de cualquier otra mujer en el mundo.