Ian McEwan es uno de los escritores más brillantes de una generación de autores británicos que cuenta con nombres tan importantes como Martin Amis, John Banville, Graham Swift o David Mitchell. Es conocido sobre todo por la que puede considerarse su obra maestra "Expiación", llevada al cine en una correcta versión por Joe Wright en el año 2007.

A diferencia de la complejidad formal de "Expiación", donde una historia de amor imposible daba pie a un discurso acerca de la culpa, la guerra y sus terribles consecuencias, "Chesil Beach" es, en principio, una historia mucho más breve y sencilla. Pero esta apreciación a primera vista se disipa con su lectura, pues los temas de que se ocupa McEwan en esta narración son importantes y complejos.

El sexo de nuestros padres

La novela nos sitúa a principios de los años sesenta. A la Segunda Guerra Mundial ya se le puede mirar a cierta distancia, pero el recuerdo de la dureza de la lucha y las consiguientes privaciones aún permanece. Nos encontramos al comienzo de una época de cambios. La música de los Beatles, el acceso a las drogas y la proliferación del amor libre van a socavar los cimientos de una sociedad que todavía se rige en gran medida por la tradición victoriana.

Pero todo eso va a suceder en el futuro inmediato, pues los protagonistas de la novela "eran jóvenes, instruidos y vírgenes aquella noche, la de su boda, y vivían en un tiempo en que la conversación sobre dificultades sexuales era claramente imposible".

Precisamente "Chesil Beach" va a hurgar en la llaga de la falta de educación sexual de tantos jóvenes inocentes que, siguiendo fielmente el consejo de las autoridades religiosas y académicas, llegan vírgenes al matrimonio. En el caso de Florence y Edward, los protagonistas, sin ni siquiera haberse contemplado desnudos.

Vida conyugal y sexual

Los españoles de la época pueden dar testimonio de lo que significaba la represión sexual institucionalizada. En un libro publicado precisamente en el año en que transcurre la novela, 1962, titulado "Vida conyugal y sexual", escrito por Valentín Moragás Roger y el doctor Federico Corominas y publicado por la editorial Gassó Hermanos con censura eclesiástica del Reverendo Padre Ramón Castelltort, el doctor Garmendia de Otaola nos advierte en el prólogo:

"Basta reflexionar sobre sí mismo y mirar con ojos avizores el mundo circundante para cerciorarse de que el tema "sexual" (...) es peligroso, es fuego devorador, tentación inmediata, irresistible claudicación, principalmente allá donde han desaparecido la educación, la urbanidad, los buenos modales y, sobre todo, la moralidad".

Y después de tan prometedor comienzo, el libro dedica uno de sus capítulos a la exaltación de la virtud de la castidad:

"La castidad es el amplísimo horizonte en que se proyecta el ser humano en su vida de necesidades físicas, en su calidad de ser moral, que obra con miras a fines cuyo término se divisa muy lejos, en la ruta que marca la línea del progreso por que discurre la existencia del hombre y de la Humanidad, es un momento psicológico y biológico".

Después de una noche

Precisamente la educación sexual (o más bien la falta de ella), unido a la falta de comunicación con su madre (y algún ambiguo episodio con su padre), parecen ser los principales problemas de Florence, una mujer a la que el sexo le aterra y repugna a partes iguales. Su pareja ha conseguido tímidos avances en la lucha por conquistar su intimidad durante el noviazgo, pero, tal y como le exige la sociedad y el sentido común, espera a la noche de bodas para reclamar lo que considera suyo.

Si la sociedad exige abstinencia hasta la noche de bodas, a su vez espera que los novios cumplan perfectamente con su papel en esas horas. Dicha expectativa sólo puede acabar en desastre.

El sexo repugna a la iglesia y a la moral tradicional como algo nefando, como algo sucio que debe ser manejado por el hombre ante la pasividad de la mujer, no con el fín de obtener placer, sino principalmente para procrear. Aunque hoy día el problema de una información sexual sana, fiable y sin prejuicios para los jóvenes dista mucho de estar superado y en muchas ocasiones los conflictos se plantean en términos totalmente opuestos a los de hace cincuenta años, la situación ha mejorado bastante.

Una fábula sobre los males que acarrea la vergüenza

El sexo ha dejado de ser el demonio y aunque desde los púlpitos se sigue vociferando en contra de la "dictadura del relativismo y del hedonismo", dichas advertencias parecen risibles en boca de quienes tienen un auténtico problema en el seno de su propia organización, pues parece que la castidad a veces no produce efectos tan virtuosos como se predica.

"Chesil Beach" puede leerse pues como una fábula acerca de los males que acarrea la vergüenza a la hora de enfrentarse a hechos biológicos de los que ha desinformado a generaciones enteras tachándolos de inmorales o antinaturales. Un homenaje a las personas para las que el sexo ha sido un sufrimiento antes que un placer, a los que no han sabido resolver sus problemas conyugales, a veces de sencilla solución, por no estar la sociedad en su conjunto preparada para hablar de ello.

Como es sabido, la causa ha sido siempre un clima de represión generalizada que sólo las más recientes generaciones están logrando superar.