Chelsea logra establecerse como líder de la Liga Premier gracias a dos goles de Didier Drogba, lo que significa tener una ventaja de dos puntos sobre Manchester United, y mejor aún, extiende la ventaja que tenía con el tercer lugar, y rival de este encuentro Arsenal, de quien ya se aleja por nueve puntos teniendo trece fechas por disputarse.

Antes del Clásico

La edición número 146 del clásico más antiguo de Inglaterra, Chelsea - Arsenal, era un partido clave para la carrera por el título, ya que desde hace varias temporadas la tabla de posiciones no estaba tan cerrada como en esta ocasión. Chelsea había dejado ir puntos entre semana contra Hull City, mientras que Arsenal había perdido estrepitosamente contra Manchester United 3-1 en el Emirates Stadium.

Los pronósticos estaban en contra de Arsenal pues no había podido ganarle a Chelsea en las últimas ocasiones. Incluso en el anterior encuentro en su estadio, tuvieron una contundente derrota de 3-0 en donde la prensa los catalogó como "Hombres vs Niños", cuestionando la estrategia de Arsène Wenger, técnico de los cañoneros, de mantener en su plantilla jugadores muy jóvenes, muchos de ellos inexpertos.

Arsenal con la posesión, Chelsea con la eficiencia

El partido comenzó muy revolucionado para los gunners, quienes, a diferencia de su partido contra United, decidieron no prestarle el balón a los blues y hacer su estilo de juego característico, pasando los balones por el capitán Cesc Fábregas y dejando a Andrey Arshavin como único punta. Los avances no se dejaron esperar; sin embargo bastaron sólo 8 minutos para que el nativo de Costa de Marfil, Didier Drogba, mandara el balón al fondo después de un cabezazo de John Terry.

Los gunners no bajaron la guardia y siguieron atacando, pero era tanto su desboque al frente que al minuto 23, en un mortal contragolpe y a un pase preciso de Frank Lampard, Drogba anotaba su gol número 22 de la temporada y número 12 que le anota al equipo del norte de Londres en los últimos 10 partidos, y pudo ser un hat trick del africano, pero el travesaño le negó la oportunidad.

Por su parte, Arsenal no dejó de luchar todo el partido, a pesar de carecer de centro delanteros y habilitar a Arshavin en esa posición. Tanto Fábregas como Alexander Song estuvieron recuperando balones en media cancha. Sin embargo, las ilusiones rojas estaba plantadas en el regreso a la titularidad de Theo Walcott, quien no aportó mucho al frente y del que poco se le ha visto desde la lesión de hombro que lo dejó sin jugar varios meses.

En la segunda mitad, Wenger recurrió a su ya mejorado Nicklas Bendtner, Emmanuel Eboue y Tomas Rosicky, quienes fueron un revulsivo y adelantaron las líneas teniendo más llegada por los costados. Aun así con ganas y lucha, Arsenal se mostró sin variantes, teniendo como principal llegada una jugada a balón parado a cargo de Cesc Fábregas quien disparó al arco por debajo de la barrera y creó una melé que concluiría con el balón en manos del portero Petr Cech, que en bastantes ocasiones quitó esperanza alguna a los gunners de descontar en el marcador, el cual se quedaría igual hasta el silbido final.

Reacciones de Wenger y Ancelotti

Después del partido, Arsène Wenger, técnico del Arsenal, felicitó a Chelsea por la victoria pero no consideraba que hubiera una demostración de fútbol, pero sí de eficiencia.

"Tienes que felicitar a Chelsea. No obtuvimos una demostración de fútbol pero fueron muy eficientes, y al final del día, eso es lo que ha hecho la diferencia" señaló el técnico francés, quien estuvo contento con el despliegue de su equipo y consideró que tuvieron un gran espíritu y gran actitud. "Ellos defendieron muy bien y creo que fuimos un poco desafortunados con una o dos decisiones del árbitro. Tuvimos montañas de posesión y no pudimos convertirlas en gol".

En cuanto al técnico del Chelsea, Carlo Ancelotti, estuvo muy agradecido con su delantero estrella Didier Drogba, con su portero Petr Cech por su excelente actuación y su defensa central y capitán John Terry, quien pagó con creces el apoyo de la multitud concentrada en Stamford Bridge.

"Quería abrazar a cada jugador porque fue un juego difícil y había presión. Fue una gran motivación para nosotros porque queremos ganar la Liga Premier, queremos ganar trofeos".

Respecto a los comentarios de Wenger, señaló que el Arsenal tuvo más la posesión que ellos, pero eso no es fútbol. Fútbol es atacar y defender al igual que mantener la posesión cuando se necesita.

"Hicimos un trabajo fantástico por 90 minutos y fue una gran actuación. Algunas veces tienes que mostrar juego ofensivo y otras veces tienes que defender" apuntó Ancelotti.

Números del Clásico de Londres

En datos obtenidos por la página oficial de Chelsea, el primer juego entre estas dos escuadras se registra en el mismísimo Stamford Bridge en noviembre de 1907 con victoria de los blues 2-1 sobre los gunners y fue vista por 55.000aficionados.

Chelsea sólo ha perdido en tres ocasiones en los últimos 114 partidos en casa y dos de ellos fueron contra Arsenal, en febrero de 2004 y la temporada pasada.

Son 172 juegos los que han disputado en todas las competencias en donde Arsenal ha ganado 69, Chelsea 52 y ha habido 51 empates.

Arsenal lleva sin ganar ningún trofeo 1.721 días, mientras que han transcurrido 251 días desde que Chelsea ganó la FA Cup.