Todo parecía indicar que esta noche iba a ser una fiesta para el Bayern de Múnich. Había eliminado al todopoderoso Real Madrid en las Semifinales, la gran Final se disputaba en su estadio el Allianz Arena, y su oponente Chelsea llegaba al partido con cuatro bajas muy importantes como lo son Terry, Meireles, Ramires y el defensa Ivanovic. Todo listo para que el equipo bávaro consiguiera el que sería su quinto máximo trofeo europeo de clubes.

Pero en fútbol nada está escrito, ni nada se gana por anticipado, y la sorpresa saltó esta noche en el césped del equipo dirigido por Judd Heynkes, que por otro lado confirma un año bastante negro al haber perdido también la bundesliga y la Copa de Alemania con el Dormunt, y ahora no pudiendo hacerse con el único título que podía ganar y con el que podía salvar una mediocre temporada.

También se confirma con esta derrota una vez más que el equipo que organiza la Final, nunca la gana.

El Bayern de Múnich llevó la iniciativa durante toda la Final Champions League 2012

El único consuelo que le puede quedar al Bayern es que fue el equipo que más buscó la portería contraria con sus centrocampistas y laterales como Lahn, impecable todo el partido, y con sus volantes Rouben y Ribery, y que más posesión de balón tuvo disfrutando de bastantes ocasiones. Fue quien de verdad buscó la victoria y se mereció mucho más.

El Chelsea, en cambio, se encerró atrás todo el partido, de forma muy ordenada, seria y concentrada, y no quiso la pelota más que para alejarla de su puerta o para salir en rápidos contragolpes con hombres como Mata, Drogba y Lampard. Hizo lo que para muchos es antifútbol y de esta forma jugó sus bazas.

El Bayern logró el 1-0 en el minuto 81, tras centro de Schweinsteiger al que no llega Mario Gómez y Muller remata ganándole la espalda al lateral Cole. Un gol poco estético, quizá poco digno de una Final, pero que le daba momentáneamente la ansiado Copa. Para remediarlo Di Mateo sacó al campo a Fernando Torres.

Poco después llegaría el sueño de los bávaros se convertiría en pesadilla. En el 88 empató el marfileño Drogba -que fue el mejor de su equipo- de un cabezazo imparable a córner sacado por Mata. En el único saque de esquina chutado por los ingleses, por 16 que lanzó el Bayern, fueron superefectivos.

Penalti fallado en la prórroga por Bayern de Múnich Final Champios League 2012

En el minuto tres de la primera parte de la prórroga el árbitro pitó un penalti muy dudoso de Drogba sobre Rivery. Y posiblemente aquí estuvo la Final para los alemanes si el portero Cech no hubiera parado el tiro de Rouben. A esas alturas no se pueden cometer errores, y el Bayern lo pagó bien caro.

Se llegó a la lotería de los penaltis. En las caras de los alemanes se veía más nerviosismo que en la de los ingleses.

Para el Bayern marcaron Lahn, Mario Gómez, el portero Neuer, y falló Olic. Para el Chelsea marcaron David Luiz, Lampard, Cole, y falló Mata. E igualados, falló Schweinsteiger y después marcó Drogba, el hombre del partido sin duda y de la competición este año, dando la primera Champions League para su club.

El Chelsea se vengaba así de aquella Final de Champions de 2008 que perdió también en los penaltis ante el Manchester United.

Por fin su presidente Abramovic conseguía el trofeo que tanto deseaba y por el que ha invertido tanto dinero en este club, desde que en 2003 lo comprara. Desde entonces ha gastado 1000 millones de euros.

Nadie apostaba por este equipo al marcharse su entrenador Vilas-Boas a mitad de temporada y hacerse cargo de él Di Mateo, y resulta que ha cerrado el año con dos trofeos: la copa de Inglaterra y la Champions League.