La cetirizina se emplea para tratar los síntomas asociados a los procesos alérgicos, tales como el polen de las plantas, el polvo, los animales domésticos, mohos u otros agentes alergénicos. Este fármaco también se emplea en el tratamiento de la urticaria aunque no puede prevenirla, al igual que tampoco puede hacerlo con otras reacciones alérgicas de la piel. La cetirizina actúa inhibiendo la acción de la histamina.

¿Qué es la histamina?

La histamina es una molécula derivada de la histidina que se almacena en células –llamadas mastocitos– de los tejidos del organismo. Cuando el cuerpo interpreta que hay una sustancia extraña se libera la histamina a través de los mastocitos. Es entonces cuando la histamina se asocia a los receptores H1 para inducir un incremento en el flujo sanguíneo, así como la producción de otras sustancias químicas que actúan en esta respuesta alérgica. A partir de ahí tienen lugar los típicos síntomas relacionados con las alergias, como la inflamación de la piel o las vías respiratorias, el escozor en los ojos, la nariz o la piel o la congestión nasal. La cetirizina alivia dichos síntomas al bloquear la acción de la histamina.

Dosis de cetirizina

La dosis que se administrará de cetirizina irá en función de la edad del paciente. Así pues, en el caso de los adultos o en niños mayores de 12 años, la dosis que se administrará será de 1 comprimido al día en una sola toma. También se podrá administrar como solución oral o en forma de gotas. La dosis no sobrepasará los 10 mg. diarios.

Para niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años la dosis será la mitad: 5 mg. administrados en una sola toma. Por lo que respecta a los niños entre 2 y 6 años puede administrarse la misma dosis de 5 mg. repartidos en 2 tomas. Cuando se trate de niños de menos de 2 años, la dosis recomendada será de 2.5 mg. al día.

En todos los casos, si se presentan algunos efectos adversos, puede dividirse la dosis en 2 tomas a fin de minimizar dichos efectos. Cuando esté presente alguna enfermedad del riñón o del hígado deberán administrase solo la mitad de las dosis que se correspondan con la edad y, en todo caso, antes será conveniente consultarlo con el médico, lo mismo que debería hacerse cuando los síntomas persisten o empeoran.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la cetirizina

La cetirizina puede causar algunos efectos adversos que, en caso de agravarse o perdurar más de lo razonable, habrá que informar al médico. Entre los más habituales están:

  • Somnolencia.
  • Sequedad en la boca.
  • Fatiga.
  • Dolores estomacales.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
Pueden darse otros síntomas mucho menos comunes pero que, en contrapartida, puede revestir una mayor gravedad, como puede ser la dificultad a la hora de masticar o tragar. Si aparece este síntoma u otros no descritos hay que comunicarlo de inmediato al médico.

La cetirizina está contraindicada para todas aquellas personas que presenten hipersensibilidad al principio activo de la cetirizina o a cualquiera de sus otros componentes. También deberá prestarse una especial atención en aquellos pacientes que sufren ataques de asma o los que padecen enfermedades relacionadas con el hígado o el riñón. Este medicamento está contraindicado en combinación con el alcohol, con otros medicamentos depresores del sistema nervioso, con teofilina y con anticoagulantes orales.

La cetirizina con el embarazo y la lactancia

Aunque no existen los estudios suficientes como para determinar los posibles riesgos que supone la administración de cetirizina durante el embarazo, se aconseja no tomarlo si existen otras alternativas mejores. Teniendo en cuenta que la cetirizina es un fármaco que se excreta en la leche materna, y el potencial riesgo que ello entraña, la recomendación es suspender la administración de este fármaco o bien dejar la lactancia. En cualquier caso se recomienda consultar con el médico para optar por la alternativa más adecuada.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.