¿Asesino por naturaleza o por Al Qaeda? Mohamed Merah acabará suicidándose. Después de asesinar a tiros a Imad Ibn-Ziaten, Abel Chennouf, Mohamed Legouad, al rabino Jonathan Sandler y tres niños judíos, le tocará probar su propia medicina. El muyahidín o yihadista, como prefiere llamarse, declara la Guerra Santa a la Francia de Sarkozy; y este le acorrala en su escondite. Otro terrorista que morirá a los 21 años en nombre de Alá. Au revoir, les enfants.

Frente Nacional de Marine Le Pen

Hasta la ultraderecha de Marine Le Pen se beneficiará de que este joven de origen argelino haya querido reivindicar a Palestina y Afganistán con un arma automática. Fueron tres veces que este sicario de Alá atacó, siempre sin miedo a las cámaras, y fueron tres veces que se acusó al Frente Nacional de estar detrás de estos crímenes. Un error que irritó a la extrema derecha que no se cansa por su parte de negar los crímenes nazis.

"Aux salauds" gritaban los ultraderechistas y calificaban de "cerdos" a todos aquellos que les señalaron como los verdaderos asesinos. Acostumbrados a sus esvásticas, pocos sospecharon que un sujeto de origen magrebí era el auténtico carnicero. En estas últimas horas del día, salga Mohamed Merah vivo o muerto de su escondite, el Frente Nacional intentará justificar su xenofobia.

Nicolás Sarkozy

A los 21 años Mohamed se siente husmeado por una jauría de perros después que la policía consiguió dar con él. Espera en el matadero antes de ser sacrificado por un presidente en capa caída. Las lágrimas de Sarkozy no le conmueven. No podrá despedirse de su madre que se rehúsa a hablar con él, ni de su hermano al que acusan de ser de Al Qaeda y desde cuyo ordenador buscó a su primera víctima. En resumen, toda una familia de inmigrantes nacidos en Francia vista como una amenaza para las Fuerzas Armadas.

Sarkozy por poco lloró en el funeral de los tres militares; pero los Le Pen tienen todo para aderezar esta noticia, salvo por un pequeño detalle: Las primeras víctimas fueron musulmanes también y pelearon por el bando francés.

Fue esto precisamente lo que le hizo convertirse en un asesino. Harto de verles servir a un país que nunca fue el suyo y que permite que las mujeres se exhiban como reses en una carnicería. Así como quien cambia el rollo de una cámara, se dio el tiempo de cargar el arma y perforó la cabeza de aquellos "cerdos".

Mohamed Merah, terrorista islámico

Au cul de sac. Así llaman los franceses cuando se está en un callejón sin salida. A Mohamed Merah le siguieron la pista por el IP de su ordenador desde que decidiera matar a sangre fría a tres soldados franceses de origen magrebí, un rabino y tres niños del colegio judío. Sin arrepentimiento y con la frialdad de quien se corta las uñas de los pies. La marca del asesino. Duerme bien, toma la siesta y sal a pelear.

Imad Ibn-Ziaten y el 11- M

Sin pensárselo dos veces, Mohamed se hizo cazador este 11 de marzo. Sí, el mismo día en que Al Qaeda cumplía 8 años de poner 11 bombas en los trenes de Atocha. "War, war,war. Everywhere is war". Entonces se citó con Imad para comprar una moto. O al menos esa fue la excusa. Le estampó un balazo en la cara y le pidió que se quedara con el cambio.

Abel Chennouf y Mohamed Legouad

Si en México se juegan las presidenciales en medio de un terremoto, en Toulouse un yihadista, nacido en Francia y de madre argelina, interrumpe las presidenciales y no se sabe cuáles serán las consecuencias. Decían que tenía 24, después 23, y finalmente 21 años.

Parece que cuánto más jóvenes, los asesinos tienen más ese nervio, ese desenfado, ese descaro por ir en búsqueda de sangre fresca. Si son menores sus víctimas, se considera que se compra un perfume caro. El segundo asesinato fue frente a un cajero automático y una anciana se interpuso. Gentilmente Mohamed sacó a la mujer del campo de tiro y disparó sobre los otros dos. No buscaba herirla aunque esta no paraba de gritar como una loca del susto. Todo un boy scout... y un estúpido principiante.

¿Acaso las cámaras no estaban allí para que la policía hiciera un identikit del asesino? Solo le quedará el suicidio, comenta un experto. ¿Acaso no sospechaba que había dejado demasiadas pistas? Después de hacerle la autopsia, la policía buscaba a través del ordenador de Imad con qué ordenadores este había tenido contacto. Así descubrieron sus planes. Hoy Mohamed pensaba matar a otros dos policías.

Jonathan Sandler: Matanza en el colegio judío

De entregarse, los interrogatorios serán largos. La tortura será un medio de persuasión y de paso el gobierno israelí le llevaría a los tribunales como pasó con Adolf Eichmann. Este lunes último se puso enfrente de un colegio judío y se puso a disparar frenéticamente como quien intenta sacar melodías a una guitarra. Bam, bam, bam. En su mente no había nada turbio en exterminar a tres niños menores de cinco años. Después de todo,Timothy McVeigh activó un coche bomba enfrente de varias guarderías. La lógica de ambos era esta: Si quieres matar a una fiera, empieza por el nido.

Suicidarse parece la mejor opción. ¿A qué espera la policía para entrar? ¿Qué tanto hay que conversar con el asesino de la moto ? ¿Hay algo que él pueda exigir? ¿Qué tiene el gobierno que aun no haya conseguido este terrorista? Ya volaron su coche a primeras horas de la mañana adelantándose a un posible ataque y ya se apoderaron de su cámara. Esa con la que tomaba fotos de sus asesinatos.

En Leganés, después de las bombas de Atocha, sus camaradas volaron todo un edificio antes de rendirse. Para evitar una despedida a lo grande, la policía quiere su cabeza, y quizá estudie su cerebro en un laboratorio. Ganará las elecciones quién se tome primero una foto con este trofeo